Temblor o cosquilleo

Danel Elezkano y José Javier Zabaleta reafirman su condición de líderes del Parejas al derrotar a un gran Ezkurdia y Tolosa en el Labrit de Iruñea

08.01.2022 | 21:07
Danel Elezkano ejecuta un remate ante la atenta mirada de Joseba Ezkurdia.

No existe temblor que cambie el rumbo de Danel Elezkano y José Javier Zabaleta. Un terremoto es un cosquilleo en las plantas de los pies de los gigantes. No hay escala Richter que valga.

Ni siquiera un buen partido de este sábado de los colistas, Joseba Ezkurdia –magistral, agresivo, arriesgado– y Xabier Tolosa, que ha bajado en la recta final, ha interrumpido la dinámica de martillo pilón de los líderes.

SEIS TANTOS DE ZABALETA

Ha resuelto el de Etxarren, que terminó seis tantos, con una dejada en la punta digna de youtube. Para enmarcar. Belleza en bucle. Una y otra vez. Ha sido el final de una remontada y un partido a contrapelo, de menos a más, en el que la ambición de Ezkurdia les ha puesto contra las cuerdas.

Se han revuelto a partir del 13-12 para poner su velocidad. Han abierto la fábrica. Mala cosa para los colorados, derrotados, sí; pero meritorios. Se ha acabado la gasolina colorada y se ha abierto la espita del triunfo azul.

LÍDERES EN SOLITARIO

Campeones en curso del Parejas, la apuesta de Aspe por reeditar combinación lleva camino de repetir el paseo militar de la liguilla de cuartos de final de la pasada campaña. A estas alturas de la película, Elezkano II y Zabaleta tenían una hoja de servicios calcada: siete victorias y una sola derrota.

Entonces fue a manos de Peña II-Albisu, finalistas a la postre; en la presente edición, fueron Altuna III y Martija los que dieron buena cuenta del vizcaino y el navarro, que refrendan con eficacia la vitola de favoritos que se les puso en la parrilla de salida, hace dos meses.

LA DERROTA DE ZALLA

Son líderes en solitario y aventajan en dos puntos a Laso-Imaz y Altuna III-Martija; además, tienen a tres a Irribarria-Rezusta, dos pegadores que parecían llamados a discutirles la punta de lanza, y a Urrutikoetxea-Aranguren.

De hecho, la victoria de Altuna III-Martija sobre Irribarria-Rezusta de este viernes en Zalla, un 22-12 inapelable en el que el amezketarra estuvo soberbio, favorece aún más sus intereses, pues los bombarderos zurdos quedan lejos.

EZKURDIA, PROTAGONISTA

Ezkurdia ha asomado con la certeza de que el tren del play-off para entrar en las semifinales quedaba muy lejos. Inspirado e incisivo, ha sido el absoluto catalizador del inicio del compromiso.

A Zabaleta le ha costado entrar en el primer tramo. Es diésel. El de Arbizu, en cambio, ha estado soberbio. Protagonista. Se ha abrochado a su capacidad de exploración para abrirse paso ante la adversidad. El navarro y el guipuzcoano han estado 3-0, 5-3, 8-5 y 10-7.

Ha sido monumental la dejada en la punta que puso el 6-4. El Labrit se ha levantado para aplaudir la genialidad de Joseba.

A pesar de las distancias, los líderes no se han desnortado y el partido se ha ido endureciendo (582 pelotazos en total, siendo Ezkurdia el más activo con 167, 47 más que su zaguero). Ha habido abrazos en los cartones diez, once y doce. A pesar de Ezkurdia, un gran Ezkurdia.

LA REVUELTA

Con el 13-12, un buen derechazo de Tolosa, ha venido la revuelta. Con Elezkano II-Zabaleta no valen medias tintas. El zaguero de Anoeta ha acusado el cansancio de medio partido domando a un purasangre.

Se le han caído un derechazo y un sotamano y el guion ha dado la vuelta. Lo clásico: pegada y remate. Lo clásico: martillo y hoz. Lo clásico: Zabaleta y Elezkano II.

Se han ido al 13-18 y solo dos errores del etxarrendarra y un voleón de Joseba han cambiado el signo. Al final: 16-22 y la sensación de que los campeones son casi intocables. Richter pierde la escala. ¿Temblor o cosquilleo?

noticias de noticiasdegipuzkoa