Iñigo llopis observa avances

El nadador donostiarra, plata en los Juegos paralímpicos, cree que “poco a poco” el deporte paralímpico “se va acercando” al olímpico

10.09.2021 | 00:34
Iñigo Llopis posa junto a La Concha con su medalla de plata obtenida en los Juegos de Tokio. Foto: Arnaitz Rubio

donostia – El nadador paralímpico donostiarra Iñigo Llopis cree que "poco a poco" el deporte paralímpico "se va acercando" al olímpico en "repercusión" y reconocimiento, algo que ha vivido en primera persona gracias al apoyo recibido en las últimas semanas. "El deporte paralímpico se va haciendo más famoso, tenemos mas repercusión, la gente ya nos está empezando a conocer y estoy muy agradecido con eso", recalcó.

Llopis, medalla de plata en los 100 metros espalda categoría S8 de discapacitados físicos, compareció ayer en rueda de prensa en Donostia junto con el consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria, para comentar el éxito logrado en Tokio, donde el nadador donostiarra fue el único representante vasco que obtuvo una presea en la cita olímpica.

Durante el acto, un homenaje por su concurso en los Juegos, el nadador agradeció el apoyo recibido por las instituciones a través de la fundación Basque Team y la Federación Vasca de Deporte Adaptado y también reflexionó sobre el avance del deporte paralímpico en la sociedad, en la que se percibe mayor reconocimiento y difusión de sus competiciones. Asimismo, Zupiria felicitó a Llopis y ensalzó el trabajo de los deportistas paralímpicos.

El atleta donostiarra, por su parte, se mostró satisfecho por los resultados obtenidos en Tokio, donde consiguió una medalla de plata y tres diplomas olímpicos, y fijó su próximo objetivo en el verano del siguiente año, que será cuando se dispute el campeonato del mundo en Madeira (Portugal). Si bien, admitió que su mirada a largo plazo se sitúa ya en París, que será la sede de los próximos Juegos en 2024.

Llopis recordó cómo le afectó el confinamiento, unos meses en los que no pudo nadar y se limitó a ejercitarse en un garaje convertido en gimnasio, lo que le resultó duro porque dijo no estar acostumbrado a dejar de nadar más de diez días.

El día antes de poder salir de casa y nadar de nuevo en aguas de la bahía de La Concha, se sintió como "cuando era txiki e iba a venir el Olentzero, con el gusanillo, nervioso". "Disfruté mucho de volver a nadar, de volver a La Concha", confesó.

"Ha sido un ciclo complicado", reconoció, al tiempo que rememoró que su participación con 17 años en los Juegos de Rio, en 2016, resultó una experiencia muy provechosa, que le ha ayudado a competir mejor. Por último, manifestó que ahora se tomará unas semanas de vacaciones para volver a los entrenamientos en octubre, cuando comenzará a preparar el mundial del próximo año.

Además de la medalla de plata y los tres diplomas logrados por Llopis en las finales de 4x100 metros estilos y libres, y en los 400 metros libres, también consiguieron diplomas en el país japonés Asier García, David Mouriz y Agurtzane Eguiluz, en baloncesto; Rakel Mateo, en triatlón; Higinio Rivero, en paracanoe; Nahia Zudaire, en natación, e Iker Sastre, en tenis de mesa.

"El deporte paralímpico se va haciendo más famoso y estoy muy agradecido con eso"

iñigo llopis

Nadador

noticias de noticiasdegipuzkoa