A España solo le vale la victoria

liga de naciones se juega en casa ante Alemania una plaza en las semifinales (20.45 horas, La 1)

17.11.2020 | 02:50
Luis Enrique, ayer en el estadio de La Cartuja en el entrenamiento de la selección. Foto: Efe

ESPAÑA-aLEMANIA

ESPAÑA Unai Simón; Sergi Roberto, Sergio Ramos, Pau Torres, Reguilón; Koke, Canales, Mikel Merino, Fabián; Gerard Moreno y Morata.

ALEMANIA Neuer; Ginter, Süle, Koch, Max; Goretzka, Kroos, Gündogan; Sané, Werner y Gnabry.

ÁrbitroAndreas Ekberg (Suecia).

EstadioLa Cartuja de Sevilla.

Hora/tv20.45/La 1.

Sevilla/Berlín – España y Alemania pugnarán hoy, en el estadio de La Cartuja de Sevilla (20.45 horas, La 1) por el primer puesto del Grupo 4, el único que da acceso a jugar las semifinales del torneo ante el resto de campeones de grupo de la Liga A.

El combinado teutón hizo los deberes el pasado sábado ante Ucrania (con doblete de Timo Werner y un gol de Leroy Sané) y ahora lidera el grupo, por lo que le basta hoy el empate ante La Roja.

España, que partirá con Mikel Merino en el once, llega al encuentro tras empatar ante Alemania (1-1) en el partido de la primera vuelta, ganar y perder con Ucrania (4-0 y 1-0) y ganar y empatar con Suiza (1-0 y 1-1).

Ahora vuelve a encontrarse con un rival que ha cumplido, junto a España, con su condición de ser favorito al pase y que no pierde ante La Roja desde la semifinal del Mundial de Sudáfrica en 2010, ya que después se vieron otras tres veces con un triunfo alemán en un amistoso en Vigo (0-1), una igualada (1-1) en otro amistoso en Düsseldorf y el empate (1-1) del pasado septiembre en Stuttgart en esta fase de la Liga de Naciones.

Luis Enrique tuvo un ensayo el pasado miércoles frente a los Países Bajos (1-1) y el sábado, frente a Suiza, volvieron al equipo algunos de sus pesos pesados, aunque la sucesión de lesiones no ha cesado desde que se hizo pública la lista de convocados –Jesús Navas, Ansu Fati, Gayá y, ahora, Busquets–.

Alemania llega al duelo contra España con la posibilidad de reforzar el proceso de renovación que ha impulsado Joachim Löw, que ha prescindido de tres campeones del mundo –Müller, Boateng y Hummmels– para rejuvenecer el equipo.