El Eibar tampoco brilla a domicilio

novena jornada El conjunto armero, con un gran dmitrovic, logró rescatar un punto en el campo de un huesca que generó más oportunidades de gol

07.11.2020 | 23:46
Dmitrovic, cuya actuación fue clave en el empate, se dispone a atajar un balón ayer, durante el partido en Huesca. Foto: Efe

tarjetas

Melero López. Amonestó a los locales Insua (m. 89) y Doumbia(90+3).

goles

0-1, m. 38: Burgos. 0-2, m. 67: Rafa Mir.

alineación

1. Dmitrovic

22. Alejandro Pozo

4. Oliveira

2. Esteban Burgos (m. 74)

23. Anaitz Arbilla

10. Edu Expósito

6. Sergio Álvarez

24. Kevin Rodrigues (m. 65)

14. Takashi Inui

25. Bryan Gil (m. 86)

17. Kike García (m. 74)

Banquillo

13. Yoel (p.s.); 21. Pedro León (m. 86); 8. Diop (m. 74); 19. Kadzior; 20. Correa; 16. Olabe; 11. Soares; 12. Muto (m. 65); 3. Bigas (m. 74); 9. Sergi Enrich; 5. Martínez; 7. Quique.

alineación

25. Andrés Fernández

19. Pedro López

4. Insua

18. Siovas

11. Javi Galán

24. Borja García (m. 79)

5. Mosquera (m. 92)

17. Mikel Rico (m. 92)

9. Rafa Mir

6. Sandro (m. 79)

7. Ferreiro (m. 82)

9ª jornada de liga

Estadio El Alcoraz. Sin espectadores.

Árbitro Melero López (Comité Andaluz).

Banquillo

1. Álvaro; 21. J.Carlos (m. 79); 26. Nwakali (m. 92); 15. Ontiveros (m. 79); 2. Doumbia (m. 92); 10. Gómez; 3. Maffeo; 16. Luisinho; 20. Seoane; 8. Eugeni; 14. Pulido; 23. Escriche.

Eibar

Huesca

1-1

incidencias

Partido jugado en El Alcoraz, sin público en las gradas.

donostia – El Eibar tampoco logró brillar ayer lejos de Ipurua. El conjunto armero, que aún no ha logrado ganar en su campo, viajó a Huesca con un alentador último precedente a domicilio, la victoria en el Sánchez Pizjuán. Sin embargo, los de Mendilibar solo pudieron sumar un punto en El Alcoraz, cosecha que siempre resulta positiva pero que exige ser acompañada por triunfos en casa. Ganó el Eibar en Sevilla hace quince días, pero desde entonces ha perdido en casa contra el Cádiz y ha empatado en Huesca, completando una trayectoria con la que siempre resultará difícil poner tierra de por medio respecto a la zona peligrosa de la tabla. No deja de ser el sino de los azulgranas en Primera, sufrir para continuar en la categoría. Pero no es menos cierto que el equipo ha perdido respecto a otras temporadas esa fiabilidad que parecía garantizarle siempre dejar a tres rivales detrás.

Ayer, en El Alcoraz, el Huesca desaprovechó las numerosas oportunidades que tuvo ante un Eibar sustentado por su guardameta, Marko Dmitrovic. El conjunto de José Luis Mendilibar aprovechó los problemas del conjunto altoaragonés para arañar un punto en un partido en el que el gran protagonista fue su portero, que salvó a su equipo de una clara derrota con sus paradas, porque los locales tuvieron oportunidades de sobra para haber vencido. Al equipo de Miguel Angel Sánchez Michel le faltó efectividad, algo que sí tuvo el Eibar, que, apoyado en una actuación estelar de su portero, fue capaz de marcar con apenas un par de oportunidades.

Ambos equipos disputaron una primera parte con el guion esperado, un Huesca dominador llevando el peso del partido y siendo dueño del balón y un Eibar esperando para robar y salir con velocidad a la contra. El plan le funcionó mejor a los locales en un principio ya que las llegadas sobre la portería eibarresa fueron casi constantes poniendo a prueba la solidez del meta serbio Marko Dmitrovic, que se convirtió en el gran protagonista con sus paradas providenciales.

El conjunto aragonés llegaba con cierta facilidad al área rival, especialmente por el carril izquierdo con el lateral Javi Galán y ponía centros muy peligrosos que hacían sufrir a la defensa armera. Las ocasiones se acumulaban para los hombres de Michel, incluso con un gol anulado, con remates ajustados y con especialmente tres muy claras con Dmitrovic como gran salvador en los minutos 26, 32 y 36. En esta última ación, el meta realizó dos paradas casi a bocajarro a disparos de Sandro Ramírez y Mikel Rico, para que en la tercera intentona fuera Oliveira el que salvara bajo palos un nuevo remate de Rico.

El conjunto altoaragonés veía cada vez más cerca el gol pero dos minutos después de esta triple oportunidad, y en la única opción clara de su rival, el Eibar se puso por delante en un córner en el que los dos centrales visitantes fueron protagonistas, Paulo Oliveira prolongando un balón de espuela y el argentino Esteban Burgos remachando en boca de gol. Las cosas se le complicaron a los propietarios del terreno cuando a poco de comenzar la segunda parte el colegiado señaló penalti sobre Paulo Oliveira que, tras ser revisado en el VAR, se anuló dando un respiro a los locales.

El equipo de Michel, a diferencia del primer periodo, no encontró en los primeros minutos el camino al área vasca y apenas inquietó el arco foráneo. El juego rápido y fluido del primer periodo había desaparecido y el Eibar no sufría y además impedía que los oscense tuvieran el balón en su poder. Sin embargo, a partir de la media hora volvió a producir con claridad y tras sendos cabezazos de Rafa Mir y Borja García que salieron lamiendo el poste, el primero acertó en otro testarazo picado en el minuto 67 restableciendo la igualdad en el marcador que finalmente permaneció porque ninguno fue capaz de volver a crear peligro.