Liga de Naciones

El gol manda

españa, con Merino titular y Oyarzabal desde el minuto 58, acusa una preocupante falta de puntería que le condena a la derrota dos años después

14.10.2020 | 01:15
El portero ucraniano desbarata una ocasión de gol del txuri-urdin Mikel Oyarzabal. Foto: Efe

Ucrania1

España0

UCRANIA Bushchan; Karaváev, Zabarnyi, Mykolenko, Sobol; Sydorchuk (Kovalenko, m.60); Makarenko, Shaparenko; Yarmolenko, Zubkov (Tsygankov, m.65); y Yaremchuk.

ESPAÑA De Gea; Jesús Navas, Sergio Ramos, Pau Torres, Reguilón; Rodri, Mikel Merino (Dani Ceballos, m.46), Canales (Dani Olmo, m.73); Adama Traoré, Ansu Fati (Ferrán Torres, m.58) y Rodrigo (Oyarzabal, m.58).

Gol 1-0, m.76: Tsygankov.

Árbitro Pawel Gil (Polonia).

Estadio Olímpico de Kiev. 10.495 espectadores.

España perdió un partido un año y once meses después, la primera derrota en la Liga de Naciones y de su historia ante una Ucrania repleta de bajas, que castigó con un tanto de Tsygankov la falta de un goleador que premiase un dominio improductivo de la Roja. Los jugadores de la Real Mikel Merino, que jugó la primera pate, y Mikel Oyarzabal, que salió en el minuto 58, volvieron a participar.

Luis Enrique no tiene un 9 puro, un matador de área. Asegura que prefiere tener más variantes de jugadores con perfiles variados para llegar al gol, pero un solo tanto a favor en sus tres últimos partidos invitan a explorar la búsqueda de un punta referencia. Encuentra nuevos registros en una evolución del estilo del éxito, dando paso a las dos últimas sensaciones de la selección. Ansu Fati asentado como titular con 17 años y Adama Traoré como futbolista de perfil diferente aportando desborde continuo pegado a la cal.

Al dominio abrumador de posesión, España le añade variantes. Por el camino debe encontrar un rematador, porque con Adama se asegura una superioridad física insultante sobre su marcador y centros buscando un goleador.

Había perdonado España dos claras en el primer cuarto de hora. Ucrania, unida ante las bajas, demostró carácter en la lucha y una idea clara. España y Ucrania se fueron al descanso, donde los cambios de Luis Enrique buscaron refresco en un físico que se apagaba ante un rival encerrado. Faltó velocidad en la posesión y nuevamente acierto en los últimos metros. Rodri, Oyarzabal, Adama y Ferrán Torres tuvieron sus opciones.

Fue cuando España recibió el mazazo. De un saque de puerta en largo, con fútbol directo. La visión de Yarmolenko, Jesús Navas enganchado sin tirar el fuera de juego y De Gea en tierra de nadie. Tsygankov firmaba el tanto de la proeza y España caía con Ramos como jugador más peligroso en área rival. El empate de Alemania convertía en mal menor la derrota. Las dos selecciones se jugarán el pase a la fase final en Sevilla. Hasta entonces se debe aprender una lección.