Cisma en la montaña vasca

La destitución de los técnicos de la Euskal Selekzioa ha provocado la ruptura entre la Federación y los corredores, que han renunciado a continuar en el equipo

09.01.2022 | 00:39
Corredores de la Euskal Selekzioa de carreras de montaña, en una de las pruebas. Foto: N.G.

Donostia 2022 abrirá una nueva etapa para la selección vasca de carreras de montaña. Durante el pasado mes de diciembre, los desencuentros entre la Federación Vasca y los anteriores seleccionadores, Asier Arregi y Gaizka Barañano, desembocaron en la destitución de los técnicos y, en protesta por estos ceses, los 18 corredores que integraron el combinado vasco en 2021 optaron por renunciar a la selección si no se les restauraban sus cargos. Sin mediar ninguna negociación, la directiva de la Federación decidió pasar página y nombrar a unos nuevos seleccionadores que, si los antiguos integrantes no cambian de opinión, tendrán que construir desde cero un nuevo equipo.

En un comunicado publicado el día 11 del mes pasado, los corredores de la Euskal Selekzioa explicaron que "las discrepancias con la nueva directiva de la Federación Vasca de Montaña han tenido una decisión inesperada en los últimos días. Los seleccionadores Gaizka Barañano y Asier Arregi han sido despedidos de sus respectivos puestos. Nosotros, los corredores de la selección vasca, no estamos en absoluto de acuerdo con la decisión tomada". "Ha sido un honor vestir esta camiseta, pero mientras esta directiva siga, los corredores que hoy formamos la selección vasca, renunciaremos a correr con la selección si no cambia su decisión. Es una gran pena que este proyecto, creado a lo largo de tantos años, se ponga patas arriba en tan poco tiempo".

La Federación Vasca, por su parte, ha preferido no explicar sus decisiones para no echar "más leña al fuego", al entender que extenderse en esta cuestión no beneficia a nadie. La ruptura entre la directiva y los componentes del equipo de carreras de montaña no parece tener solución.

Nueve meses de desencuentros


El despido de los seleccionadores Gaizka Barañano y Asier Arregi fue la culminación de meses de desencuentros entre los dirigentes de la Federación Vasca y la Euskal Selekzioa. Arregi recuerda que "la nueva junta directiva empezó en marzo", y desde entonces se produjeron "un cúmulo de cosas que han dado como resultado la situación que tenemos ahora".

El exseleccionador explicó a NOTICIAS DE GIPUZKOA que "nada más entrar, dijeron que el presupuesto no daba para la Copa del Mundo. Todos los presupuestos, todos los acuerdos y los compromisos con los corredores se adoptaron antes de que entrara esta junta. No veíamos viable decirles a los corredores que no iban a competir a esas alturas de temporada. Los seleccionadores personalmente lo pasamos muy mal. Pero eso lo solventamos. Marcamos nuestra postura. Esos presupuestos ya estaban cerrados antes de que entrasen".

Los integrantes de la selección tampoco entendieron los despidos del responsable de comunicación y el de las redes sociales. Arregi considera que "a lo largo de la temporada, tanto la Euskal Selekzioa como los corredores no han tenido ninguna visibilidad en los medios de comunicación, con todo lo que eso supone".

Otra decisión que asombró al equipo fue la ruptura en julio del acuerdo de patrocinio con un comercio de Beasain que surtía de material a los corredores: "Estábamos encantados con la ayuda que nos daba, que era el 50% de descuento en todo el material, como zapatillas, mochilas, bastones, relojes...". En lugar de eso, "la directiva propuso dar a los corredores tres pares de zapatillas para lo que quedaba de temporada. Para muchos, esa ayuda fue insuficiente. Además, aparte de zapatillas, los corredores consumen mucho más material que no estaba cubierto".

Los desencuentros entre la directiva y los seleccionadores también acabaron afectando a la gestión del equipo: "La junta directiva nos propuso mandar a corredores a las carreras de la Copa del Mundo que quedaban, y se hizo con muy poco plazo y con planificación deportiva nula. Pretendían que los corredores corrieran cuatro carreras en cuatro fines de semana seguidos. Intentamos llegar a un acuerdo con la directiva, y lo que hizo fue convocar a tres corredores ajenos a la Euskal Selekzioa. Fue una falta de respeto a nuestro trabajo y a los corredores".

Arregi relata que "el último desencuentro fue que nos dijeron que convocásemos a todos los corredores posibles para la última carrera de la Copa del Mundo. Con su visto bueno, llamamos a doce corredores, y a cuatro días de la carrera nos dijeron que tenían que ser seis, los que más posibilidades tuviesen de hacer podio. Nos pareció otra falta de respecto y, en mi opinión, demuestra incompetencia por su parte. Estuvimos por plantarnos, y al final accedieron. Durante toda la temporada, ellos apretaban y nosotros defendíamos la postura que habíamos acordado con los corredores y con la junta directiva anterior".

El despido

Pese a las tensiones con la directiva, la Euskal Selekzioa obtuvo "muy buenos resultados". Arregi recuerda que "Asier Larruzea ganó la Copa de España y metimos otros tres corredores en el Top Ten. En la Copa del Mundo, Ander Iñarra fue cuarto en la clasificación general, Larruzea fue sexto, y Mayi Mujika fue quinta y ganó una carrera".

El técnico relata que "a principios de temporada estábamos cuatro seleccionadores, Iñaki Uribe-Etxebarria, Ibai Beloki, Gaizka Barañano y yo, porque son un montón de carreras y de corredores. Es un trabajo bastante grande y, encima, voluntario. Después de la situación vivida, Ibai e Iñaki no aguantaron más y dejaron el cargo. Yo estaba dispuesto a seguir. En nuestra última reunión fuimos a plantear ciertas condiciones de cara a 2022, y lo primero que pusieron en la mesa fue nuestra destitución. Deportivamente, no había ninguna queja. Nos comentaron que entre la junta y los selecionadores faltaba feeling". "Creo que este año hemos sido una figura incómoda para ellos. Han querido cambiar el proyecto que había hasta ahora y lo único que hemos hecho ha sido pelear por ese proyecto, porque creo que la visibilidad de la selección y los resultados nos avalan. Ahí ha sido donde hemos chocado".

El cese se produjo el 9 de diciembre, y dos días después los corredores hicieron pública su renuncia a la selección. Posteriormente, la Federación publicó los criterios necesarios para formar parte de la selección vasca de carreras de montaña. Y es que la directiva había acusado a la Euskal Selekzioa de ser "un grupo de amigos". Arregi responde que le "hace gracia" esa acusación. "En los últimos cinco años han ido a la selección 62 corredores. Eso no es un grupo de amigos. Por suerte, es un equipo de corredores de elite que luego se han hecho amigos. Sus resultados les avalan. Esos criterios que quieren implantar como algo novedoso ya los habíamos cumplido. El motivo real de nuestra destitución era que faltaba feeling, eso es lo que nos dijeron".

La Federación nombró a continuación a Arrate Bastida y a Aideko López de Arbina como nuevos seleccionadores y designó un comité de carreras de montaña para velar por un nuevo proyecto cuyas líneas maestras serían "la transparencia, la igualdad de oportunidades y la paridad". La comisión está compuesta por los dos seleccionadores, una representante de la Federación –Mireia Trigueros– y cuatro asesores: el corredor Oier Ariznabarreta –campeón de la Copa de España en 2019–, Iosu Juaristi y Joseba Usabiaga –vinculados a la organización de carreras–, y Iokin Garai.

El futuro


Arregi explica que la renuncia de los componentes de la selección vasca "es un movimiento de los corredores. Habíamos intentado mantenerlos al margen de nuestra relación con la directiva, pero ha habido cosas de las que se han enterado. Creen que viendo el rumbo que está tomando esta junta, van a tener un futuro bastante incierto".

El antiguo seleccionador no es optimista sobre el futuro del equipo: "Me da pena el rumbo que pueda tomar todo esto, porque detrás hay un trabajo de 20 años y se ha conseguido dar un nombre y una presencia de nuestro equipo a nivel internacional. Tengo miedo de que en poco tiempo todo esto se vaya a perder". Por la historia de la Euskal Selekzioa han pasado varios de los mejores corredores vascos, como Maite Maiora o Aritz Egea, que hoy en día compiten para equipos punteros del circuito internacional. Arregi cree que la Federación "quiere hacer algo parecido a lo que había, pero sin estar nosotros. Los corredores no van a ceder. Irán otros corredores, pero en 2021 los mejores de Euskal Herria que no competían en equipos privados estaban en la selección. Tendrán que buscar otros, y no somos tantos. A ver qué nivel pueden demostrar".

 


noticias de noticiasdegipuzkoa