irailak 5

Las bicicletas no son para este verano

'Call me by your name'. La bucólica estampa del filme italiano no se ha visto este año por Donostia y muy pocos han cogido la bici para pasear.

05.09.2020 | 00:40
Un cliente recoge una bicicleta de alquiler con la que recorrer Donostia en su vacaciones.

No ha sido un buen año para las empresas de alquiler de bicicletas en Gipuzkoa. La ausencia de turistas extranjeros ha provocado la caída de una experiencia propicia para el verano. Los paseos por Donostia han sido un paréntesis que ha salvado la temporada para muchos negocios, pero las rutas por el territorio han sido "un desastre absoluto". A pesar de ser un deporte al aire libre, el COVID-19 ha lastrado las salidas fuera de la ciudad.

"El alquiler ha bajado mucho, los turistas extranjeros no se han animado a venir y son los que más utilizan la bicicleta en verano", cuenta José Amaya, de Bike Rental de Donostia, donde las familias de otros puntos del Estado y hasta de Gipuzkoa se han convertido en los clientes que habitualmente no lo suelen ser: "Gente que nunca la usa se anima a cogerla en Donostia porque es un sitio propicio para ello".

En la capital guipuzcoana es donde menos han sufrido la caída de turistas, pero tampoco ha sido para tirar cohetes. "Ha sido un verano mejor de lo que creíamos, porque en mayo teníamos mucho miedo de lo que iba a pasar. Aún así, se ha notado el bajón, sobre todo la última semana de agosto", señala Iñigo Zubia, de la también donostiarra Basque Epic.

Los bidegorris de Donostia se llenan cada año de extranjeros que conocen la ciudad sobre dos pedales a lo largo de los meses estivales. Esta icónica estampa ha mutado este año a turistas más cercanos "que no han querido salir de la ciudad". "El problema es que los que son de aquí, ya conocen todo y no necesitan de nosotros", apunta Zubia.

"El verano ha sido un desastre absoluto", afirma Beñat Oronoz de la empresa hondarribitarra Basque by Bike, especializada en rutas de montaña y deportivas por Euskadi y que ya da por finalizada la temporada. "El 99% de nuestros clientes son extranjeros y este año no han venido. Habremos trabajado en salidas solamente diez días. En otoño todavía solemos tener gente, pero este año lo damos por cerrado", señala.

Para esta empresa, que no cuenta con servicio de alquiler de bicicletas de paseo, la clientela estadounidense e inglesa es su principal fuente de ingresos. Una ausencia este verano que no han podido suplir con el mercado estatal y vasco. "La gente de aquí no se anima. Al que le gusta el deporte ya conoce las rutas que hay. Ha sido un año raro y esperemos que la situación vaya mejorando", añade Oronoz.

Similar situación han vivido en Basque Epic, donde únicamente han podido llevar a cabo cuatro tours: "No han funcionado. La gente que ha alquilado este año lo ha hecho para ir a su bola y descubrir sola la ciudad y los pueblos de al lado".

más que bicis Estas malas cifras llegan a pesar de ser una actividad propicia en pleno COVID-19. "Que sea al aire libre y en unión con la naturaleza es una gran oportunidad para que la gente se anime. Tenemos clientes que la han usado para viajar por la ciudad y no coger el transporte público y evitar así juntarse con más gente", señala Amaya.

"Nosotros así lo vemos y muchos turistas se animan a irse a otros lugares con ellas, pero sin gente, sin turistas, el problema sigue estando ahí", explica, por su parte, Zubia, quien no las tiene todas consigo de cara a los próximos meses: "La situación no parece que vaya a cambiar mucho". "Es una pena porque tenemos la costa, Navarra... muchas posibilidades saliendo desde Hondarribia. Son las principales rutas que nos piden", añaden desde Basque by Bike.

Pero no solo de bicicletas al uso viven estas empresas. Las de montaña, las eléctricas cada vez más utilizadas y hasta los patinetes son parte de su día a día. A pocas se les ha podido quitar el candado este verano. "Tenemos de todo. La gente cada vez pide más y actividades diferentes, pero estamos en una época difícil", observa Zubia.

De entre ellas, el patinete eléctrico es el que más está dando que hablar en los últimos tiempos. "En dos años, lo hemos visto crecer mucho. Empezó como un medio alternativo y ahora es un transporte para ir al trabajo más que de paseo", explican desde Bike Rental, donde sí que han pasado un verano repleto de hacer reparaciones de estos aparatos. "La gente los usa para su día a día. No hay que pensar en aparcamientos ni en el tráfico y mucha gente los prefiere", añade.

De este modo, está claro que las bicicletas, al menos las de alquiler, no han sido para este verano. Está por ver si el dicho finalmente se transforma con los patinetes eléctricos.

"El 99% de nuestros clientes son extranjeros. Habremos trabajado en salida solo diez días"

Beñat Oronoz

Basque by Bike

"Ha sido mejor de lo que creíamos, porque en mayo teníamos mucho miedo de lo que pasase"

Iñigo Zubia

Basque Epic

"La gente se anima a coger la bicicleta en Donostia porque es una ciudad propicia para ello y se puede visitar tranquilamente"

José Amaya

Bike Rental