mirarte

Tras su reapertura, el Koldo Mitxelena dedicará su primera muestra a Don Herbert

La exposición se centrará en sus litografías, práctica que el fallecido artista transmitió durante tres décadas en Arteleku

24.05.2020 | 01:19
Don Herbert durante la presentación de la exposición ‘Mano Lenta 1975-2010’, que tuvo lugar en la Ganbara del Koldo Mitxelena en 2010.

donostia – Comienza a aclararse la programación de las instituciones culturales del territorio. Mañana el Koldo Mitxelena Kulturunea (KMK) comenzará a recibir los ejemplares que quedaron en manos de los usuarios antes del confinamiento.

Es el primer paso en el proceso de desescalada del centro que seguirá con la reactivación de los préstamos con cita previa el próximo 1 de junio y que permitirá el acceso a su interior el 15 de ese mes. Será esa la fecha en la que el centro iniciará la reanudación de su programación cultural, en la sala de exposiciones situada en el sótano.

De hecho, los responsables del Koldo Mitxelena se encuentran ultimando la primera muestra de este verano que estará dedicada al pintor y litógrafo Don Herbert, figura muy vinculada con el extinto Arteleku y que falleció el pasado mes de febrero a los 77 años de edad.

Está previsto que se inaugure el 1 de julio y permanecerá en el ala izquierda de la sala de exposiciones del KMK hasta mediados del mes de septiembre. Durante los próximos meses en este espacio, de una superficie aproximada de 400 metros cuadrados, las exposiciones convivirán con charlas y conferencias, mientras la sala de actividades y la Ganbara permanezcan cerradas al público.

Herbert, nacido en Detroit (EEUU), fue desde 1987 y hasta 2014 responsable del Taller Litográfico de Arteleku. Precisamente, la exposición buscará explorar la relación profesional entre el artista y la institución foral. Aún más, la muestra busca ser un primer "homenaje" a Herbert, algo que hasta la fecha no ha podido darse, ni por parte de la sociedad ni de las instituciones competentes en cultura del territorio, debido a la situación derivada por el COVID-19.

Así lo explica el diputado de Cultura, Harkaitz Millán, que marca esta exposición como "un tímido pistoletazo de salida de la programación cultural" del Koldo Mitxelena en un intento por volver a una normalidad que aún no se divisa del todo en el horizonte.

"No es casual que sea Don Herbert. Las circunstancias exigen quizás hacer introspección sobre lo que hemos sido y poner en valor lo que tenemos", subraya Millán, que explica la relación "especial" que mantenía el pintor y maestro litógrafo con la Diputación a través de su trabajo en Arteleku: "Es una referencia para las personas que vivieron aquel proyecto y también para quienes quizá lo echen en falta".

Dos años después de licenciarse en Bellas Artes en el Otis Art Institute de Los Ángeles, en 1973 Herbert viajó a Madrid después de haber tenido relación con el artista José Luis Balagueró. Aunque ya había tenido un primer acercamiento al mundo de la litografía en la costa oeste de EEUU de la mano de Kenneth Price –trabajó como asistente en su estudio–, fue en Madrid donde profundizó en esta práctica artística al incorporarse al taller del Grupo 15.

Una década después, en 1983, asentado ya en el Estado, fundó el grupo artístico La Banda con el canario Manuel Padorno y el holandés Francis Warringa, y cuatro años después comenzó con sus talleres en Arteleku, al principio a caballo entre Madrid y Donostia, pero finalmente asentándose en 1991 en la capital del territorio, lugar en el que establecería una gran relación con la galería Altxerri y también retomaría el vínculo con artistas como Vicente Ameztoy, al que conoció en su etapa madrileña.

Patrimonio artístico No es la primera exposición que el KMK dedica a Herbert. Hace diez años el centro organizó en la Ganbara una muestra dedicada a su faceta como pintor, compuesta por 25 lienzos y que se tituló Mano Lenta 1975-2010. José Ángel Artetxe, comisario de aquella, definió al creador como un artista comprometido con su arte pero "huidizo" en lo social. "Poco complaciente con nadie y quizá menos consigo mismo, divide sus días entre la litografía y la pintura", escribió el también crítico de arte en el catálogo razonado de aquella muestra de la Ganbara.

Pero en esta ocasión, la exposición que acogerá el Koldo Mitxelena no se centrará en su pintura, sino que, "para rendir un completo homenaje", estará dedicada a su otra vertiente, la de la litografía. Además, las obras procederán de Gordailua. No en vano, el Centro de Colecciones Patrimoniales de la Diputación es el principal archivo en el que se guarda su trabajo.

Millán considera que esta exposición puede ser un buen punto de partida para poner en valor el patrimonio que, en ocasiones, queda "escondido" a la población. "Esta es una primera exposición, pero creo que tenemos todavía mucho patrimonio artístico que hay que poner en valor y en circulación", explica el diputado, que apuesta por reforzar una línea de trabajo en favor de la divulgación de estos fondos y de su acercamiento a la ciudadanía.

Aunque la exposición gire en torno a la figura de Don Herbert, no se ceñirá exclusivamente a la faceta de creador, sino que explorará su labor como maestro, dado que muchísimas personas pasaron por el taller en el que enseñaba la técnica de la litografía tradicional.

En este sentido, se exhibirán unos 100 trabajos que, además de piezas producción propia del estadounidense, incluirán también ejercicios y producciones de artistas en el taller, junto con otros elementos que ayudarán a entender todas sus facetas.

Don Herbert, fallecido el pasado febrero, fue el responsable del Taller de Litografía de Arteleku entre 1987 y 2014

La exposición, que se inaugurará a principios de julio, se compondrá de obra litográfica procedente de Gordailua