El policía que deshizo el viaje de ‘La Manada’

24.10.2021 | 01:28
Pablo, investigador de la Policía Foral, en una investigación de los móviles y en el recorrido de Pamplona a Pozoblanco.

puso rostro al imposible. El policía foral cuenta cómo halló a la víctima de pozoblanco. FUE POR Un lunar en una foto entre un millar, UN GOLPE DE SUERTE lo que llevó a ella

Era un reto capitular. "Para tirar del hilo, solo teníamos un trozo de vestido de una chica, que era lo que se veía en un vídeo grabado en una noche de fiesta y dentro de un coche. Al principio parecía algo imposible, y no pregunté cuánto tiempo podía invertir en averiguarlo, porque en ese momento no sabes el éxito que van a tener las pesquisas que realizas". Quien habla es Pablo, desde 2015 agente de la Brigada de Delitos contra las Personas de la Policía Foral, que se encarga de las investigaciones de homicidios, asesinatos, desapariciones de alto riesgo y agresiones sexuales sin autor conocido.

¿Por qué Pablo se hizo cargo de este asunto? Porque se trataba de un hecho delictivo –"era un abuso sexual de libro" que había aparecido en el rastreo de teléfonos de los integrantes de La Manada, detenidos el 7 de julio de 2016 en Pamplona acusados de violar a una joven en un portal de la calle Paulino Caballero. En aquel momento, al ser arrestados, los propios procesados entregaron sus móviles y dieron su consentimiento para que se analizara el contenido de los mismos. Los vídeos que grabaron al violar a la joven en sanfermines resultaran una de las pruebas mayúsculas para confirmar su condena. Pero, a raíz de aquello, el juez instructor número 4 de Pamplona ordenó que se investigaran todos los hechos delictivos que pudieran encontrarse en los dispositivos.

Y en la galería de imágenes del teléfono de Antonio Manuel Guerrero, el encausado que era miembro entonces de la Guardia Civil, apareció otro vídeo, con indicios de tratarse de "un abuso sexual de libro", según Pablo, del que nada se sabía entonces. Y el policía foral, comisionado por el juez y sus instructores, comenzó a desenmarañar aquello. "En primer lugar me encargaron que individualizara la conducta de cada uno de los acusados en los vídeos que grabaron en Pamplona durante la agresión sexual. Para ello analicé los terminales de los cinco. Y traté de identificar todos los actos que realizaba cada uno de ellos. Luego reproduje los audios que se escuchaban en esos vídeos, donde se veía una agresión sexual de libro. Aquello no era un jolgorio.

Para darse cuenta del trabajo que eso supone, recuerdo que solo uno de los móviles tenía 135.000 archivos y, por ejemplo, Whatsapp es solo uno de esos 135.000. En ese análisis descubro en el móvil del guardia el vídeo de la que ahora sabemos es la chica de Pozoblanco. Pero entonces no sabíamos nada, ni dónde era aquello, ni quién era y ni siquiera cuándo se grabó ese vídeo. Y es que una investigación de móviles de este tipo es muy compleja, es como encajar un puzzle, no puedes encajar una pieza suelta con otra. Para construir el puzzle había que ir a las tripas de los metadatos, que es la información que genera una imagen o un vídeo en el momento en el que tú lo retratas o lo grabas.

El problema en este caso fue que los metadatos que me ofrecía el vídeo no eran los buenos, no eran las fechas que buscaba. Y eso ocurría porque el guardia civil había cambiado de móvil en fechas recientes. A partir de ahí rastreé aquellas grabaciones y pude dar con lo que me parecía que era la fecha correcta". Primer bingo. Pablo trataba ahora de desmigar el resto de incógnitas.

Primero buscó las fiestas que se pudieran haber celebrado en pueblos cercanos al lugar de residencia de La Manada. Encontró que aquel 1 de mayo de 2016 se había celebrado la feria de Torrecampo (Córdoba) e inició "batida por todas las fotos públicas" que se hubieran generado de aquel evento. Encontró el perfil de un fotógrafo dedicado a fotografías festivas que tenía gran cantidad de material. Y luego descubrió el perfil de Facebook de una caseta festiva en la que aparecía un millar de imágenes de aquella noche. "Fue ahí cuando entra en juego el factor suerte. Solo teníamos un trozo de vestido. Y, de todo ese montón de fotos que había, solo en una veo a una chica con un vestido que se corresponde con el que llevaba la chica del coche. Trato de fijarme en lo que lleva la chica. La pulsera, el reloj, un lunar...".

Y sigue el factor suerte porque Pablo escudriña luego las decenas de likes que, por ejemplo, tenía esa foto colgada en la red social. Y en uno de los perfiles privados que había dado un click de me gusta a esa foto "se veía a lo lejos, en su foto de perfil, a una chica con un lunar". Pablo acelera la investigación. Está a punto de dar con el paredero de alguien que resultaba casi impensable. La joven utilizaba un nombre que, más o menos, podía coincidir con su identidad real.

Y un día, ya con un posible nombre, contacta con la Policía Local de Pozoblanco para solicitarles un contacto de esta joven. No explica el motivo. En aquel momento era secreto de sumario todo este asunto. Solo el juez y los investigadores sabían de lo que hablaban. Pablo llama por teléfono. Al otro lado le contesta una chica que "de primeras se queda flipada. Al principio piensa que es una broma. Pero cuando le digo que le llamo por lo que pudo ocurrir en mayo en Torrecampo rompe a llorar. Empieza a decir "lo sabía, lo sabía, ya lo dije...." Y me cuenta que tuvo un problema con un chico, que apareció desnuda en un coche, y que creía que la habían violado y que la habían pegado.

En aquel momento, me dice, se lo contó a varias personas y nadie le creyó. Como estaba convencida de lo que había pasado, incluso me dice que había guardado el vestido que llevaba y que se había hecho fotos de los hematomas con los que amaneció. Le dije que podía denunciar lo ocurrido y fue súpervaliente desde el principio. Repetía que quería denunciar por ella y por todas las chicas que les pudiera ocurrir una situación similar. Pero a su vez ella temía que no la creyeran, como le había ocurrido antes, y que iba a estar en desventaja".

La historia de la investigación, resumida aquí en apenas 200 líneas, supone horas de trabajo sin descanso. Solo así pudo el policía dar incluso con el punto kilométrico exacto de la carretera en el que se grabó el vídeo de Pozoblanco. Pendiente siempre de que cualquier informe pueda aportar algo más. Pablo vive esos días de actividad álgida casi enclaustrado. "Por entonces no veo nada, ni la tele, ni la radio, ni la prensa. Me abstraigo de todo y me facilitan el trabajo al máximo. No tengo ni presiones, ni injerencias de ningún tipo, y además creo que trabajamos de la mano de los jueces de instrucción de Navarra que hacen una labor impresionante. Son buenísimos, pero no solo para las víctimas, también para defender las garantías y derechos de los investigados, y así se vio en este caso".

Entregado al cometido, el agente recuerda que "la clave" para esclarecer los hechos la aportó curiosamente el móvil de Ángel Boza, el único condenado de La Manada de sanfermines que no estaba presente en los hechos de Pozoblanco. En el móvil de Boza aparecía un grupo de Whatssapp, El veranito, del que el resto de procesados bien no formaban parte o se habían borrado. Pero a ese grupo fue al que El Prenda envió el vídeo del abuso sexual en el coche al regresar de Torrecampo a Pozoblanco.

Alguno de los integrantes de ese grupo de chat hicieron entonces comentarios que sirven para abundar en los indicios de abuso sexual. Eran observaciones groseras pero en las que se decía "viene de follarse a la Bella Durmiente" o "qué le habéis echado, ¿cloroformo?". Pablo recuerda que su labor de investigador se basa "en la objetividad, sin hacer interpretaciones. Pero los comentarios de esos espectadores del grupo de Whatsapp corroboraban lo que yo estaba viendo. Si yo veo que es blanco, el resto ve blanco, seguramente va a ser blanco".

El investigador y otro compañero de la Policía Foral cierran una cita con la víctima de Pozoblanco. Bajan allí y durante horas, hasta la 1.30 de la madrugada, se entrevistan con la joven para conocer todos los pormenores de que le ocurrió. "Nos encontramos a una chica que estaba hecha polvo, que trata de llevar todo esto en secreto, de manera discreta y que muestra mucha confianza en nosotros. Tuvo una confianza total. Pero también le advertimos de todo lo que va a suponer este proceso. Ella asumía ya desde antes de que contactara que era una víctima y lo que quería era hacer ver que lo que pasó fue verdad". En aquel momento, Pablo también conversa con varios testigos a los que la víctima había relatado en su día sus preocupaciones. "Todos sabían de lo que hablábamos, de aquel episodio de Torrecampo.

Entonces también le tomamos un mechón de pelo que enviamos a Toxicología para conocer si podía haber resto de sustancias tóxicas que se pudieran haber utilizado. Así nos asesoraron expertos en la materia", explica Pablo. El agente recuerda que en el caso de La Manada en Sanfermines quedó fuera del enjuiciamiento, por decisión de la Audiencia Provincial, los Whatsapps anteriores y posteriores a los hechos. Así que apenas se pudo cuestionar por la burundanga que mencionaban en los Whatsapps para traer a Pamplona y tampoco se aludió al hecho de que en algunas imágenes se les viera consumir una sustancia que pudiera ser popper que, por ejemplo, sirve para deshinibir esfínteres, obtener placer sexual y que puede explicar la ausencia de lesiones en agresiones sexuales.

Pablo dice una frase que sirve como colofón a su trabajo investigador. "Después de este tiempo, es como si hubiera estado con ellos, como si me hubiera metido en el maletero del coche de La Manada el día que salieron de Sevilla, pasaron por Barcelona y San Sebastián y llegaran a Pamplona. Porque en ese viaje dejaban constancia absolutamente de todo lo que hacían". A Pablo le molesta que los condenados "vinieran a Pamplona con una idea equivocada de los sanfermines, como si esto fuera Sodoma y Gomorra. No son lo que ellos esperaban que fueran. Aquí, a la Policía Foral se nos ha tratado como si fuéramos los malos de la película, como si quisiéramos condenarles a toda costa, y nosotros solos nos dedicamos a esclarecer los hechos delictivos que cometieran, con el aval del juez que permitió investigar Pozoblanco".

"Boza, el único que no estaba en Pozoblanco, fue la clave para hallar el vídeo. Era el único que estaba en el grupo al que lo envió 'El Prenda"

"Al principio solo tenía un trozo de vestido en un vídeo. Luego vi el mismo vestido en una foto entre mil en Facebook"

"Estuvimos horas hablando en un hotel de Córdoba con la chica. Estaba hecha polvo y temía que nadie la volviera a creer"

pablo

Policía foral

Pablo es desde 2015 agente de la Brigada de Delitos contra las Personas de la Policía Foral, y se encarga de investigar hechos delictivos

El investigador se citó con la víctima de Pozobanco, y entrevistó a la joven durante varias horas para conocer todo lo que ocurrió

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa