En aislamiento los dos vigilantes del hospital de Navarra a los que escupió un positivo en covid

UGT exige una reunión con el Gobierno foral ante el incremento de las agresiones en el ámbito sanitario

08.03.2021 | 18:42
Edificio de Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra.

La detención de un hombre, positivo por covid, que agredió y escupió a dos vigilantes de seguridad en Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra ha provocado críticas a la inseguridad en las instalaciones sanitarias.

El sindicato UGT ha denunciado la agresión y ha solicitado una reunión con el Gobierno foral para reclamar "más personal y más medios de defensa ante un problema que se produce cada vez con mayor frecuencia".

El agresor dio positivo en covid, por lo que los vigilantes, que tuvieron que ser atendidos, se encuentran en aislamiento al igual que los policías forales que intervinieron para protegerlos, indica la UGT en una nota, en la que explica que la agresión se produjo cuando los vigilantes llamaron la atención al agresor por aparcar en un lugar reservado a personas con discapacidad.

UGT señala que este tipo de agresiones "se ha incrementado y es cada vez más frecuente" desde que se inició la pandemia, y critica la "escasez de personal para prestar con garantías este servicio de vigilancia y la falta de medios de los vigilantes para defenderse de este tipo de comportamientos agresivos".

Por todo ello, el sindicato solicita una reunión con responsables del Departamento de Interior y con directivos del Complejo Hospitalario de Navarra para abordar este problema y adoptar las medidas necesarias.

Detención


Un varón treintañero fue detenido el sábado en el Complejo Hospitalario de Navarra, tras agredir y escupir, siendo positivo por covid, a los dos vigilantes de seguridad del centro, cuando estos le solicitaron que retirase su vehículo de la plaza para personas con discapacidad en la que había aparcado. Además, se resistió a la patrulla de seguridad ciudadana que intervino, por lo que fue detenido y trasladado a comisaría, según informó la Policía Foral, desde donde también se confirmó que el agresor se enfrenta cargos de resistencia, resistencia grave y agresión a la autoridad.

El motivo del altercado se originó, según declaró uno de los guardias del CHN, cuando a las 9.30 horas de la mañana le pidió al individuo que se retirara de la plaza de minusválidos. "Tenía la mirada en alto y me pregunto si yo era policía. Le contesté que no, que soy el vigilante del complejo hospitalario, y subió la ventanilla haciendo una peineta", señaló uno de los guardias.

Después de aquello, el profesional llamó a la Policía Foral, pero mientras estaban esperándoles, el agresor trató de huir. "En ese momento le pedí que esperara, y bajó la ventanilla. Su reacción fue escupirnos agua y tirarnos una botella, y me empezó a lanzar puñetazos desde el coche". En ese momento, relata que trataron de entrar al coche y reducirle, y que finalmente el agresor salió del vehículo.

"Me lanzó puñetazos a mí y a mi compañero. Salió del coche como un toro. Tuvimos que sacar las defensas y le intentamos reducir y ponerle los grilletes, pero no hubo manera", aseguró. En ese momento, el hombre detenido les gritó que era positivo por covid-19, mientras les escupía en la cara. "Tuvo la desfachatez de venir con covid. Para mí lo que hizo es como un intento de homicidio. Los dos guardias estamos vacunados gracias a Dios". Tras un momento, llegaron dos efectivos forales, quienes a duras penas les ayudaron a esposarle. Estos vigilantes, que acabaron con diversas contusiones, manifestaron su gratitud con los policías: "Diariamente gracias a ellos salimos adelante".