Coronavirus en Euskadi | Un tercio de los pacientes covid en UCI son menores de 40

"Hay jóvenes que, sin tener patologías previas, van mal", avisan desde el Hospital de Cruces

04.02.2021 | 01:01
Una sanitaria atiende a un paciente con coronavirus en la UCI.

donostia – Uno de cada tres pacientes ingresados en las UCI vascas por covid-19 tiene menos de 40 años, según indicó ayer el jefe de servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital de Cruces, Alberto Martínez, quien alertó de que el perfil de los pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos es "más joven" que el ingresado en marzo de 2020.

"Hay un grupo de pacientes, incluso jóvenes, que, sin tener patologías, previas van mal. No sabemos por qué unos van mal y otros no tienen síntomas", dijo, para incidir en que "el 30-35% de los pacientes ingresados en las UCI son de 40 años para abajo".

En declaraciones a Radio Euskadi, Alberto Martínez aseguró que en el Hospital de Cruces (Bizkaia) están "en disposición de abrir nuevas UCI en cuanto sea necesario". Este centro hospitalario acaba de habilitar dos zonas para pacientes no covid que necesiten cuidados intensivos. "Estamos viviendo un incremento diario de ingresos en unidades de críticos", explicó.

Aunque tienen una previsión "que no es buena" y se mostró "preocupado" por el incremento" en las hospitalizaciones, el jefe de servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital de Cruces recordó que Euskadi en "un nivel de contingencia tres sobre cinco", por lo que "todavía hay margen de actuación".

Desde marzo del año pasado arrastran un incremento de un 30% de camas de críticos: "Los recursos de estas nuevas UCI son los mismos que el resto de las UCI: bombas, respiradores... la garantía de tratamiento es igual", aseguró.

En el Hospital de Cruces tienen un paciente "con variante británica ingresado en reanimación", pero el galeno quiso transmitir un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, ya que "la variante británica no genera una dificultad ni en el diagnóstico, ni en el nivel de cuidados".

El facultativo recordó que en la primera ola Euskadi tuvo "la tasa de supervivencia más alta de España", porque se supieron adaptar espacios como unidades de críticos, lo cual influyó en que la "mortalidad estuviese en torno a un 20%".