la vuelta al cole

El reto de mantener la seguridad dentro de las aulas

la salud como prioridad

06.09.2020 | 00:35
Rosan dispone de mascarillas de diferentes colores y tallas. ROSAN

El curso escolar 2020-2021 se presenta como uno de los más complicados de los últimos tiempos. Tras el confinamiento, los alumnos de todos los colegios de Gipuzkoa tuvieron que finalizar el curso desde casa, un hecho inédito. Ahora, y con el desafío de mantener el coronavirus a raya, el departamento de Educación del Gobierno Vasco ha adoptado una serie de medidas con el fin de garantizar la seguridad en las aulas.

Las mascarillas se convertirán en un elemento indispensable a partir del 7 de septiembre, ya que su uso será obligatorio a partir de los seis años; es decir, a partir de 1º de Primaria. Tanto los estudiantes como los profesores las deberán llevar puestas en todo momento, incluso cuando se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros. Asimismo, Educación enviará mascarillas quirúrgicas y geles hidroalcóholicos a los centros cada mes y repartirá termómetros a los colegios de mayor tamaño.

Mascarillas personalizadas

Al tratarse de espacios cerrados, el uso de una mascarilla adecuada será clave para mantener la seguridad sanitaria. ROSAN, una empresa familiar de Donostia con más de 60 años de experiencia en venta de material escolar y de oficina, comenzó proveyendo mascarillas y batas a Osakidetza y a Quirón durante el confinamiento y actualmente cuenta con protectores de todo tipo, tanto para niños como para adultos.

Con un precio de salida de 6,90€, las mascarillas de ROSAN cuentan con la homologación del Ministerio de Sanidad que aseguran una eficacia que ronda el 97%. Las prendas, a la venta en el establecimiento de la calle Prim 13 de Donostia y a través de Internet con envío gratuito a domicilio, están fabricadas con material de polipropileno que evitan que pase la humedad y pueden lavarse hasta en 40 ocasiones.

De cara al inicio escolar, ROSAN ofrece la posibilidad de personalizar las mascarillas con el nombre y el número de aula de cada alumno por 1,20€ más, una medida que algunos centros de Gipuzkoa ya están implantando para evitar confusiones. Los protectores, que están teniendo una muy buena aceptación entre la clientela, pueden adquirirse con el clásico formato de la cinta sobre las orejas o sobre la cabeza, una opción más cómoda de cara a las largas jornadas lectivas.