El comercio minorista de Gipuzkoa levanta hoy la persiana

Hasta media tarde del domingo no se habían publicado en el BOE los detalles de las nuevas actividades autorizadas

04.05.2020 | 01:38
Comerciantes y peluqueros ultimaban ayer los preparativos para recibir a los clientes después de un cierre demasiado largo que les ha dejado en una preocupante situación económica. Fotos: Pablo Viñas

donostia – Tras un fin de semana de aglomeraciones y ansiedad por tomar contacto con la calle, comienza a partir de hoy un nuevo periodo de prueba dentro de esta dinámica ensayo-error en la que se ha convertido la vida en tiempos de pandemia. Gipuzkoa va tomando posiciones y ya se ha colocado en el puesto de salida para iniciar la llamada fase 0 de este incierto camino hacia la "nueva normalidad" anunciada para finales de junio. Por el momento, el horizonte se antoja lejano, al menos para el comercio minorista del territorio que levanta hoy por primera vez la persiana después de mes y medio de inactividad.

Sin resolverse ni mucho menos la crisis sanitaria y en un ambiente de creciente confrontación entre las comunidades autónomas y el Gobierno central, al que le reprochan su apego por el ordeno y mando, la vuelta escalonada cede hoy el testigo a nuevas actividades profesionales, como ferreterías, centros de fisioterapia u ópticas.

Todos los comercios de menos de 400 metros de superficie pueden abrir. También lo harán bares y restaurantes siempre y cuando sea para ofrecer servicios de entrega a domicilio o de recogida por parte de los clientes. Nada, en todo caso, volverá a ser lo mismo de lo que era antes.

Uno de los sectores más demandados hoy será el de las peluquerías, que se prepara para una avalancha de citas y el uso obligatorio de mascarillas, toallas desechables, sin revistas ni prensa y con una distancia de seguridad entre personas de dos metros.

Estos locales reabren sus negocios bajo estrictas medidas de seguridad para evitar contagios, lo que suponer atender a los clientes de manera individualizada, con cita previa, y con algo más que dudas sobre la viabilidad económica de unas actividades por el momento muy encorsetadas.

Los quebraderos de cabeza han consumido esta semana al colectivo, al que en un principio se dijo que solo iba a poder abrir con un único trabajador en el local, y con un cliente. Bajo esas condiciones, muchos no estaban dispuestos a levantar la persiana, aunque ayer mismo supieron que un nuevo decreto les permitirá atender a varios.

El desconcierto en la apertura de los comercios minoristas puede ser hoy una constante puesto que hasta media tarde de ayer no se había publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la orden ministerial con los detalles concretos. (Más información en la pag. 13)

A este respecto, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se excusó aduciendo que este tipo de procesos normativos "tienen sus complejidades". "Entiendo la preocupación y las dudas que se pueden suscitar. El Gobierno ha hecho y seguirá haciendo un máximo esfuerzo de comunicación para que todo el mundo pueda conocer todos los aspectos", dijo, a pesar de lo cual muchos profesionales del sector se acostaron sin saber muy bien a qué atenerse.

SEGURIDAD EN EL TRANSPORTE Reabrirán sus negocios durante una jornada, otra más, que ofrecerá la inédita estampa de miles de usuarios del transporte público con su rostro cubierto por una mascarilla higiénica, de obligado cumplimiento a partir de ahora para evitar el contagio del coronavirus. El Gobierno distribuirá a partir de hoy en Euskadi un total de 684.000 tapabocas, de los que 224.000 se repartirán en Gipuzkoa.

En concreto, voluntarios de la Cruz Roja, DYA y Protección Civil facilitarán entre hoy y mañana un total de 92.000 mascarillas en el territorio, que se facilitarán a los pasajeros en las estaciones de autobuses, Euskotren y en las líneas de Renfe-Cercanías. Los ayuntamientos del territorio también recibirán otras 108.000, dentro de un reparto que incluye a otras asociaciones y que concretará hoy la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Arranca así una semana tras una jornada en la que la estadística demuestra que sigue soplando el viento de cola. El territorio no registró ningún fallecido por COVID-19 y solo cuatro nuevos contagiados, al tiempo que en el Estado se contabilizaron 164 muertos, la menor cifra después de mes y medio. En el conjunto de Euskadi son ocho las personas fallecidas en las últimas horas, una menos que el día anterior, y también se constata un descenso del número de casos positivos por PCR, 51 frente a 63.

Desde el inicio de la pandemia el total de muertos con coronavirus en Euskadi ha alcanzado los 1.329 mientras que el número de contagiados ha llegado a los 16.197, según los datos facilitados ayer por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.

Un total de 32 usuarios se han recuperado en las residencias del territorio, que no registran ningún caso positivo por cuarto día consecutivo

Entre hoy y mañana se repartirán 92.000 mascarillas en estaciones de autobuses, Euskotren y líneas de Renfe de Gipuzkoa