Los afectados por la venta de Inmobiliaria Vascongada dicen no aceptar desalojos

12.02.2020 | 13:10
Los afectados por la venta de Inmobiliaria Vascongada dicen no aceptar desalojos

DONOSTIA - Representantes de las 300 familias de inquilinos afectadas en Donostia por la venta de la Inmobiliaria Vascongada al fondo de inversión Azora han anunciado este miércoles a los nuevos propietarios que no permitirán "ningún desalojo ni incremento especulativo" de sus alquileres.

El portavoz de esta familias, Iñaki Setién, ha hecho este anuncio durante una rueda de prensa organizada por la plataforma Stop Desahucios ante la sede donostiarra de esta inmobiliaria, en la que han participado numerosos afectados y a la que han acudido distintos concejales donostiarras de EH Bildu y Elkarrekin Podemos, así como del sindicato LAB, entre otros colectivos.

Durante la comparecencia, Setién ha leído un comunicado en el que ha sostenido que, con la venta de esta inmobiliaria, 300 familias de Donostia se encuentran "en riesgo de quedar en la calle", al tiempo que ha recordado que Azora es el fondo de inversión "que en 2013 compró 3.000 VPO de alquiler de Madrid y expulsó a la mayoría de los inquilinos al incrementarles más del 100 % las rentas", una práctica que, según ha indicado, "ahora sigue haciendo en Barcelona".



Setién ha recordado que, con anterioridad a la venta, los afectados, residentes en distintos inmuebles de las calles Gran Vía, Zabaleta, Birmingham, Ategorrieta, Igentea y Salud, ya habían detectado "sospechosos cambios de política" en la Inmobiliaria Vascongada, que había pasado de "renovar los contratos con normalidad" a "enviar burofaxes a los inquilinos notificándoles la finalización" de sus compromisos "a todos los efectos" en la fecha de vencimiento correspondiente.

Según ha relatado, paralelamente, los damnificados también se apercibieron de que "decenas de viviendas de la inmobiliaria permanecían vacías, sin volver a ser alquiladas".

"Ahora se corroboran nuestras peores sospechas ante la confirmación de la venta de Vascongada a Azora", ha explicado el portavoz de los afectados, antes de tachar de "fondo buitre" a esta última compañía.

En opinión de los inquilinos, esta situación es "consecuencia de la pasividad y ausencia de regulación del Gobierno Vasco saliente" en materias como "el control de los precios del alquiler, que evite que los fondos buitre aterricen en la Comunidad Autónoma Vasca".

Por ello han abogado por "la movilización de las viviendas vacías y su penalización" mediante un "canon" y por que se regule "la proliferación de pisos turísticos y de plazas hoteleras".

Han lamentado además que "la vivienda en San Sebastián se haya convertido en un negocio lucrativo con los alquileres más caros", algo que ha traído como "consecuencia" un "incremento de los desahucios por impago del alquiler o por la finalización de los contratos".

Por estos motivos, los participantes en la comparecencia han convocado una concentración el próximo sábado en el mismo lugar, para "decir bien alto y claro a Inmobiliaria Vascongada y a Azora" que no permitirán "ningún desalojo ni incremento especulativo de los alquileres para expulsar a los inquilinos".

En otro momento de la rueda de prensa, Marcelino García, uno de los damnificados, ha afirmado que "San Sebastián se ha convertido en un nuevo objetivo de los fondos buitre" que, después de "haber hecho lo que han querido en Madrid y Barcelona, vienen ahora a por el tercer mercado más caro de España para especular".

Por su parte, Laura Fernández, estudiante de Neurociencia que comparte una de las viviendas afectadas con tres compañeras, ha desvelado que abonan un alquiler mensual de 1.600 euros al mes y que no tienen "a donde ir" cuando en mayo se les acabe el contrato.

Esta joven ha opinado que el "problema" inmobiliario de San Sebastián, "no es ya sólo que el precio sea abusivo" sino que "no hay viviendas".

"Ya no es que sea legal o ilegal que nos puedan desalojar, lo que no se puede permitir es que sea legal jugar con la vida de tantas familias", ha insistido, antes de advertir que de esta situación se repetirá "en todas las ciudades" en las que "irá subiendo el precio del alquiler" y las viviendas "se irán quedando vacías".

"¿Entonces, la gente dónde va a ir a vivir? A los pueblos, a los barrios y al extrarradio", ha concluido.