Nuevo golpe a la ‘red Gürtel’: hasta 15 años de cárcel por la visita del papa a Valencia en 2006

La AN cifra en 3,2 millones el sobrecoste de los contratos y condena, entre otros, a Crespo, Correa y ‘El Bigotes’

26.11.2020 | 01:43
Álvaro Pérez, Francisco Correa y Pablo Crespo, en el juicio. Foto: Efe

madrid – La red que dejó en la lona al PP recibió ayer una nueva sacudida judicial. La Audiencia Nacional impuso penas de hasta 15 años y 5 meses de cárcel a los principales responsables de la trama Gürtel por la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en 2006 en una sentencia donde rechaza deducir testimonio contra el expresidente valenciano Francisco Camps, como solicitó la Fiscalía. En su resolución, de 556 páginas, el tribunal fija la mayor condena (15 años y 5 meses) para el exdirigente del PP gallego Pablo Crespo. Al líder de la red, Francisco Correa, le impone 13 años y 7 meses; y a Álvaro Pérez, el Bigotes, 6 años y 9 meses. Los tres estaban ya condenados por otras piezas del caso. También condena a 6 años y 9 meses al exdirector de la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) Pedro García Gimeno, y a 11 y 7 meses al vicepresidente de la empresa Teconsa José Luis Martínez Parra, en un fallo que impone penas de prisión a 19 de los 23 acusados. Al exdirector de Repsol y asesor de la red Ramón Blanco Balín le impone, por su parte, un año y medio de prisión. Dos de las procesadas fueron absueltas tras retirar la Fiscalía la acusación contra ellas, mientras que otros dos fallecieron: el expresidente de las Cortes Valencianas y ex director general de la Policía Juan Cotino; y Luis Sabater, exdirectivo de RTVV.

La Audiencia Nacional ha juzgado en esta rama del caso Gürtel la adjudicación ilegal al grupo de Correa del contrato de suministro de pantallas, sonido y megafonía para la visita del Papa a Valencia en julio de 2006. El tribunal concluye que el director general de la RTVV adjudicó directamente a Teconsa, empresa interpuesta por el grupo Correa, un contrato con finalidad de enriquecimiento ilícito por el sobrecoste de 3,2 millones de euros pagado. El contrato se firmó por un precio excesivo, con la colaboración de los empleados públicos de RTVV, y se dotó de apariencia de ilegalidad; después, el dinero que cobró Teconsa se canalizó hacia los distintos beneficiarios a través de un entramado de facturas ficticias e irregulares. El fallo dice que los acusados participaron en una ficción al servicio del fraude y sostiene que Correa, Crespo, Pérez Alonso y García Gimeno se concertaron para que se contratase a Teconsa y lograron que la fundación, que organizaba la cita, sellara un convenio con RTVV por el que le cargaron el coste de una contratación que no le correspondía.