Ataque a ucrania

Los atrincherados en Azot resisten el bombardeo ruso y se niegan a rendirse

Mientras Moscú acusa a las tropas ucranianas de utilizar a los civiles como “escudo humano”, Kiev dice que los ataques masivos hacen imposible el repliegue

20.06.2022 | 00:59
Voluntarios ucranianos del Batallón Revancha entrenan en las afueras de Kiev llevados por el deseo de defender Ucrania ante la invasión rusa. Foto: Efe

Kiev/Moscú – Los civiles y combatientes ucranianos atrincherados en la planta química de Azot, en la ciudad de Severodonetsk, resisten a duras penas el bombardeo del Ejército ruso, pero rechazan, por el momento, las demandas de rendirse o deponer las armas. "Les hemos propuesto muchas veces (a los civiles) ser evacuados, pero no quieren", aseguró Serhiy Gaidai, gobernador de la región de Lugansk, según la agencia Unian.

Mientras Moscú acusa a las tropas ucranianas de utilizar a los civiles, como ocurriera en Mariúpol, como "escudo humano", Kiev denunció ayer nuevos bombardeos masivos, lo que convierte en "imposible" un posible repliegue de civiles y militares.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, anunció hace dos semanas el control sobre Severodonetsk, pero este no será completo hasta la toma del polígono industrial, es decir de Azot.

Gaidai estimó en 568 el número de civiles refugiados en la planta, entre ellos 38 niños. Se trata de los trabajadores de la planta, sus familias y algunos vecinos de Severodonetsk que se niegan a marcharse a toda costa. "Salir, ahora, es imposible. Físicamente es posible, pero es muy peligroso debido a los constantes disparos y bombardeos. Si alguien sale, tiene un 99% de posibilidades de morir", dijo el funcionario.

Al mismo tiempo, negó cualquier paralelismo con Azovstal, aduciendo que esta no es una gran zona industrial comunicada a través de túneles, sino varios refugios subterráneos separados unos de otros.

Según las autoridades locales, esos civiles cuentan con suficientes víveres, aunque estos no han sido completados en las últimas dos semanas.

Mientras el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró el viernes que no quiere convertir las ciudades conquistadas en el Donbás "en una especie de Stalingrado", Kiev acusa a Moscú de transformar Severodonetsk y sus alrededores en una segunda Mariúpol.

Los prorrusos acusan al Ejército ucraniano de desplegar morteros en los accesos a la fábrica para impedir la salida de los civiles en dirección a las zonas controladas por las tropas rusas.

Combates en severodonetsk Después de unos días sin grandes novedades en el frente de Severodonetsk, el general ruso Ígor Konashénkov, destacó ayer que "la ofensiva transcurre con éxito". De hecho, en su parte diario anunció que las milicias prorrusas "con el apoyo del Ejército ruso" han conquistado Metiolkine, localidad pegada a Severodonetsk. Además, destacó que las unidades enemigas han abandonado también algunas de sus posiciones en Lisichansk, el último bastión ucraniano en Lugansk.

Las tropas rusas continuaron aplicando la táctica de tierra quemada en el este del país con la destrucción de una fábrica de reparación de tanques en Járkov y de dos lanzaderas múltiples Grad en Donetsk, además de la aniquilación de varios cientos de soldados ucranianos.

"Todas las declaraciones de los rusos de que controlan Severodonetsk son falsas. Sí, controlan gran parte, pero no toda la ciudad", replicó Gaidai. Además, subrayó que la aviación y artillería rusa no deja de machacar la estratégica carretera que une Lisichansk y Bajmut, vía clave para asaltar el distrito fortificado Sloviansk-Kramatorsk, pero matizó que esta sigue bajo control ucraniano.

Para corregir el tiro de su artillería los rusos utilizan drones Orlán-10 de fabricación rusa, según informó el Estado Mayor General ucraniano.

Ucrania no entrega el sur Después de visitar el sábado el frente en las regiones meridionales de Mykolaiv y Odesa, bañadas por el mar Negro, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, proclamó ayer: "El sur no se lo daremos nadie. Lo recuperaremos todo y el mar será ucraniano y seguro". "Rusia no tiene tantos misiles como ganas de vivir tiene nuestra gente", comentó.

Zelenski también aludió al bloqueo de unos 70 barcos mercantes en los puertos ucranianos. Aseguró que solo "la mediación internacional" garantizará un tránsito marítimo seguro, en alusión a las propuestas rusas de garantizar un corredor si Kiev desmina la zona. Aseguró que "Ucrania hará todo lo posible para contrarrestar la crisis alimentaria creada por la guerra rusa en Asia, África y la mayoría de países en Europa".

En ese sentido, las tropas ucranianas han logrado estos días en el sur los mayores progresos desde que el Ejército ruso abriera el corredor terrestre entre el Donbás y la anexionada península de Crimea a través de las regiones de Zaporizhia y Jersón. El alcalde de la ciudad de Melitópol (Zaporiyia), Iván Fédorov, destacó ayer que las tropas ucranianas avanzaron "más de 10 kilómetros" hacia esa ciudad.

Golpe ruso Por otro lado, Rusia dijo ayer haber matado a más de 50 oficiales ucranianos en un ataque perpetrado el sábado con misiles de crucero Kalibr contra un centro de mando en la región de Dnipró, en el este del país. En el centro de mando se celebraba una reunión en la que participaban generales y oficiales del Ejército ucraniano, en particular, de las unidades y tropas aerotransportadas que operan en las regiones sureñas de Zaporiyia y Mykolaiv, según el parte militar ruso.

noticias de noticiasdegipuzkoa