Más que palabras

Cansinos pandémicos

03.05.2021 | 01:10
Cansinos pandémicos

Sonrío entre la resignación y el cinismo ante las imágenes de las movilizacones del primero de mayo. Si servidor fuera un abogado de esos juicios de serie de Netflix o HBO, entonaría el clásico: no hay más preguntas, señoría. Como banda sonora, Chimo Bayo. Esta multitud arracimada sí, esta otra, no. O al revés. Qué mal, las concentraciones ante el autobús del equipo de nuestros amores, pero qué bien si se trata de pasarse por el arco del triunfo la distancia interpersonal y los cierres perimetrales para menesteres dizque reivindicativos. Todo justísimo y de lo más necesario, seguro, pero abiertamente contradictorio con lo que se proclama a voz en grito. ¿No estamos tan horriblemente mal por culpa de la autoridad (in)competente que no nos ha encerrado en casa como el año pasado? ¿Qué hacen entonces los espolvoreadores de tal matraca arengando a la peña a echarse al asfalto en alegre y promiscua biribilketa? Ni siquiera espero una respuesta. Todo esto va de la feroz hipocresía que es seña de identidad del siempremalismo rampante. No oculto, en todo caso, que esa querencia desparpajuda por la ley del embudo empieza a resultarme cansina hasta el borde de la náusea. Supongo que es mi versión personal e intransferible de la cacareada fatiga pandémica. Qué hartura de ventajistas que siempre ganan.