Pandemia de salud mental

01.03.2021 | 00:32

A raíz de esta pandemia vírica, hay datos del aumento de consultas en los servicios de salud mental, lo cual demuestra que la mayoría de trastornos no se genera por un desequilibrio cerebral, sin otra razón que la herencia genética o la predisposición personal, sino que tiene un gran peso la situación socioeconómica. Las estadísticas aseveran que los sectores sociales más aquejados de estrés laboral o estrecheces vitales son más propensos a afecciones mentales. Por otro lado, el confinamiento severo que sufrimos todos en 2020 debería servir para comprender los perjuicios que acarrea encerrar a las personas con desequilibrios mentales. A cualquiera de ellas que se le pregunte te dirá que prefiere diez confinamientos en su casa con la posibilidad de ir a comprar o sacar al perro, antes que un solo ingreso de quince días en agudos y seis meses en media estancia. Imaginen lo que cuesta retomar el ritmo de la vida después de esta experiencia traumática. Todas las personas somos susceptibles de trastornos mentales, pero analizar las causas socioeconómicas y los tratamientos que hoy se aplican nos ayudará a comprender a quienes sufren el estigma por ser etiquetados con la creciente lista de trastornos mentales (más de 500) que las industrias farmacéuticas están interesadas en medicar de por vida, con la anuencia de los psiquiatras que creen que la principal causa de una enfermedad mental se encuentra en un desequilibrio químico en el cerebro.La necesaria reforma del sistema de salud mental pasa por dotarlo de recursos para que deje de ser la hermana pobre de la Sanidad y así se aumente el ratio de profesionales de la Psicología. Sin olvidar la mejora de las condiciones sociolaborales. Alberto Pecharroman Ferrer

noticias de noticiasdegipuzkoa