El reto de mantener la seguridad dentro de las aulas

Xabier de la Linde

La elección de una mascarilla adecuada se antoja de suma importancia

El curso escolar 2020/2021 se presenta como uno de los más complicados de los últimos tiempos. Tras el confinamiento, los alumnos de todos los colegios de Gipuzkoa tuvieron que finalizar el curso desde casa, un hecho inédito. Ahora, y con el desafío de mantener el coronavirus a raya, el departamento de Educación del Gobierno Vasco ha adoptado una serie de medidas con el fin de garantizar la seguridad en las aulas.

Las mascarillas de ROSAN cuentan con la homologación del Ministerio de Sanidad y aseguran una eficacia que ronda el 97%

Las mascarillas se convertirán en un elemento indispensable a partir del 7 de septiembre, ya que su uso será obligatorio a partir de los seis años; es decir, a partir de 1º de Primaria. Tanto los estudiantes como los profesores las deberán llevar puestas en todo momento, incluso cuando se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros. Asimismo, Educación enviará mascarillas quirúrgicas y geles hidroalcohólicos a los centros cada mes y repartirá termómetros a los colegios de mayor tamaño.

Al tratarse de espacios cerrados, el uso de una mascarilla adecuada será clave para mantener la seguridad sanitaria. Rosan, una empresa familiar de Donostia con más de 60 años de experiencia en venta de material escolar y de oficina, comenzó proveyendo mascarillas y batas a Osakidetza y Quirón durante el confinamiento y actualmente cuenta con protectores de todo tipo, tanto para niños como para adultos.

Con un precio de salida de 6,90€, las mascarillas de ROSAN cuentan con la homologación del Ministerio de Sanidad que aseguran una eficacia que ronda el 97%. Las prendas, a la venta en el establecimiento de la calle Prim 18 de Donostia y a través de su web con envío gratuito a domicilio, están fabricadas con material de polipropileno que evitan que pase la humedad y pueden lavarse hasta en 40 ocasiones.

De cara al inicio escolar, ROSAN ofrece la posibilidad de personalizar las mascarillas con el nombre y el número de aula de cada alumno por 1,20€ más, una medida que algunos centros de Gipuzkoa ya están implantando para evitar confusiones. Los protectores, que están teniendo una muy buena aceptación entre la clientela, pueden adquirirse con el clásico formato de la cinta sobre las orejas o sobre la cabeza, una opción más cómoda de cara a las largas jornadas lectivas.

Por qué deberían los niños escribir con pluma

Oihana Prado

Desde que el húngaro Ladislao Biro ideara a finales del siglo XIX el bolígrafo, la pluma estilográfica quedó relegada a un segundo plano. Eran muchas las ventajas que ofrecía este nuevo útil, entre otras, la posibilidad de desecharlo y hacerse con uno nuevo debido a su bajo coste. Sin embargo, a medida que la cultura de usar y tirar va perdiendo adeptos, debido entre otros a una mayor concienciación por la sostenibilidad, son muchas las personas que han retomado el placer de escribir con pluma. Además de su alta durabilidad –hay quienes las heredan de padres a hijos-, las plumas estilográficas ayudan a mejorar nuestra caligrafía y evitan malos hábitos como una postura incorrecta de la mano o una excesiva presión lo cual hace que nos cansemos en exceso cuando tomamos notas.

Es por eso que cuanto antes nos familiaricemos con ella, mejor será nuestra experiencia de escritura. Los expertos recomiendan empezar a utilizarla a partir de los seis años de edad. En Tamayo, profesionales de la papelería desde 1914, nos aclaran que “lo ideal es que los niños empiecen con una pluma de iniciación especialmente diseñada para aquellos que aún están aprendido a escribir”. Una de las más interesantes por las cualidades que ofrece es la Lamy ABC que se compone de un cuerpo de madera de arce y que cuenta con un agarradero ergonómico para facilitar a los niños una postura correcta a la hora de sujetarla.

Se trata de una pluma muy ligera, apta tanto para diestros como para zurdos, disponible en rojo o en azul, y cuya plumilla es intercambiable, pudiendo elegir el grosor de la misma. “Hay que tener en cuenta que a mayor grosor de la plumilla, mayor será la cantidad de tinta que expulsa, por lo que en las primeras etapas conviene utilizar plumillas más finas”, explican.

Para escritores más experimentados que aún están en edad escolar nos decantamos por la Safari, una pluma, también de la casa alemana Lamy, que se ha hecho muy popular gracias a su peculiar empuñadura semicilíndrica-semitriangular.

La pluma Lamy ABC está especialmente diseñada para los escolares que están aprendiendo a escribir

Otra de las cosas que nos han llamado la atención de las plumas Lamy es la posibilidad de utilizar tinteros, además de cartuchos de tinta, mediante la inserción de un convertidor en el sistema de alimentación de la pluma lo cual posibilita absorber la tinta del tintero.

Un consejo a la hora de guardar tu pluma: hazlo siempre con la plumilla hacia arriba para evitar que se obstruya.

Razones para apuntarles a música, danza o teatro

Oihana Prado

Las actividades artísticas son esenciales para el desarrollo de las capacidades

Música, danza, pintura, teatro, circo… Cada vez es más amplia la oferta de disciplinas artísticas. Y es que los expertos inciden en los efectos positivos que comportan éstas en el desarrollo intelectual de los niños en edad escolar, puesto que estimulan el aprendizaje de otras materias como la lectura o las matemáticas y favorecen el desarrollo de capacidades como la comunicación, la concentración o la interacción social.

Una de las principales ventajas de la educación artística es que promueve la creatividad, mejorando los procesos de resolución de problemas. Y es que las artes ayudan a analizar las situaciones desde diferentes perspectivas, mostrando que un mismo problema puede tener múltiples soluciones, todas ellas válidas.

La pintura, por ejemplo, además de estimular habilidades como la creatividad y la sensibilidad, mejora la comunicación, al tiempo que aumenta la capacidad de concentración y de expresión. Se trata de una actividad que permite a los más pequeños expresar su mundo interior de manera saludable, en una etapa en la que a menudo aún no son capaces de hacerlo mediante las palabras.

Por otra parte, actividades como el baile, además muy placenteras, fomentan la interacción social entre iguales, además de estimular el desarrollo físico, psíquico y emocional de los niños y niñas. Entre sus beneficios destacan el desarrollo de destrezas sociales, aprendiendo a trabajar en equipo; la mejora de la condición física, aumentando la flexibilidad, fuerza y resistencia en aquellos que lo practican con regularidad; así como el fortalecimiento de la autoestima, ayudando al niño a desarrollar una imagen positiva de sí mismo.

El teatro, por su parte, es una actividad realmente interesante que además de estimular su imaginación, permite mejorar la capacidad de concentración y la comprensión lectora de los niños, puesto que permite trabajar habilidades como la capacidad de crítica, síntesis, análisis, interpretación y expresión. Además, practicar esta disciplina ayuda a los niños a aprender valores fundamentales como el respeto y la tolerancia, puesto que tienen que representar personas y situaciones ajenas a ellos.

Otra disciplina en auge en los últimos años es el circo, muy eficaz para trabajar las habilidades psicomotrices, permitiendo a los niños conocer mejor (y controlar) mejor su cuerpo. Permite trabajar parámetros como la lateralidad, el equilibrio, el tono muscular, incluso, la orientación y coordinación de movimientos.

Idiomas: cuanto antes, mejor

Xabier de la Linde

Familiarizarse con un idioma a una edad temprana es clave para el aprendizaje del mismo

El cierre de las aulas el pasado mes de marzo a causa del COVID-19, supuso un desafío para las escuelas y academias de idiomas, aunque las nuevas tecnologías permitieron finalizar el curso con plenas garantías. Sin embargo, la presencialidad y la interactividad son determinantes a la hora de aprender un idioma.

No cabe duda de que el aprendizaje de nuevos idiomas ha adquirido mayor importancia en el plano educativo en los últimos años. El uso de las nuevas tecnologías, basadas en el inglés mayoritariamente, y la internacionalización de cada vez más empresas vascas hacen de las lenguas un elemento indispensable no solo para el futuro profesional de los alumnos, sino para su propio desarrollo.

Según los últimos datos aportados por el Departamento de Educación, en el curso escolar 2019/2020 el 95% de los alumnos de educación infantil y el 91% de los estudiantes de primaria de Gipuzkoa optaron por el euskera como base de su aprendizaje. El modelo D es, sin duda, el más extendido entre las niñas y los niños del territorio, aunque el Gobierno Vasco pretende que para finales de este año el 75% de los centros de Euskadi cuenten con un proyecto plurilingüe para potenciar el uso del inglés.

De hecho, Euskadi figura como la comunidad autónoma con mejor de nivel de inglés según el informe EPI 2019 de Education First, lo que avala los beneficios de desarrollar el aprendizaje en más de un idioma. Diferentes estudios avalan que los modelos bilingües o plurilingües fortalecen la función ejecutiva del cerebro, lo que permite a los alumnos mejorar en la toma de decisiones y en la resolución de los problemas.

Además del euskera y el castellano, existen diversos centros y escuelas de lenguas extranjeras que ofrecen la posibilidad de aprender un nuevo idioma desde edades tempranas. A diferencia de los adultos, los niños sobresalen en el lenguaje implícito y son capaces de imitar a las personas que hablan un idioma. Por ello, es de vital importancia que los niños escuchen desde pequeños un idioma para que el aprendizaje sea prácticamente natural y sin esfuerzos.