Un abismo ético nos separa del ‘lado oscuro’

Juan Mari Atutxa Mendiola
Presidente del Parlamento Vasco (1998-2005) | Consejero de Interior (1991-1998)

Resulta despreciable todo intento de equiparar la heroica defensa de la democracia que protagonizaron los gudaris, en su mayor parte militantes de EAJ-PNV, con la abominable y sangrienta trayectoria de ETA: los asesinos de la ‘organización’ nunca mataron ni por Euskadi ni en nuestro nombre, nunca fueron ‘de los nuestros’

EAJ-PNV celebra estos días su 125 aniversario. Casi la mitad de esa trayectoria es una historia de resistencia y clandestinidad. Miles de hombres y mujeres persisten, bajo el paraguas de esta organización, en el empeño de mantener viva la personalidad, la cultura, la lengua y las instituciones de una comunidad nacional reconocida desde la edad antigua por su democracia primigenia.

La supervivencia de la comunidad nacional vasca nunca dependió de su capacidad bélica. Es una cuestión de dimensión, pero también de usos, cultura democrática y práctica republicana. Por eso, el régimen foral llamó la atención de pensadores como Jean-Jacques Rousseau o Wilhelm von Humboldt. La primera y gran aportación de EAJ-PNV a la nación vasca fue poner en valor esa tradición, defender su continuidad y reivindicarla como seña de identidad de nuestra comunidad nacional.

Una cosa es un soldado de un Gobierno legítimo defendiendo su territorio de los golpistas, y otra un verdugo que pega un tiro en la nuca de una madre

El camino no fue fácil. EAJ-PNV vivió su primera etapa de clandestinidad durante la dictadura de Primo de Rivera, y la segunda durante la dictadura del genocida Francisco Franco. En 1936, el EBB invocó esos valores para alinearse con la legalidad republicana: “Planteada la lucha entre la ciudadanía y el fascismo, entre la República y la Monarquía, sus principios le llevan indeclinablemente a caer del bando de la ciudadanía y de la República, en consonancia con el régimen democrático y republicano que fue privilegio de nuestro pueblo en sus siglos de libertad”.

Bajo estos principios, el primer Gobierno vasco afronta la organización de un Ejército que pueda responder militarmente a las tropas franquistas (Euzko Gudarostea) y el despliegue de un cuerpo de seguridad en su propio territorio. Gudaris y ertzainas reciben además la impronta social-cristiana de los líderes nacionalistas de la época. Estos valores guían la acción tanto en el frente como en el trato que se dispensa en la retaguardia a los facciosos. Y se graban a fuego, en aquellos terribles momentos, en la cultura de la organización jeltzale. Por eso, décadas después, tras sufrir fusilamientos, exilio, persecución, prisión y marginación, EAJ-PNV rechazó los cantos de sirena de EKIN, la escisión de sus juventudes que acabó fundando ETA.

La actividad de ETA es una de las mayores rémoras éticas, políticas y económicas padecidas por nuestra comunidad nacional. Requirió en el pasado, precisa en el presente y necesitará en el futuro un ejercicio honesto de memoria por parte de impulsores, practicantes y exégetas de la violencia que aún se resisten a asumir la dimensión de sus errores. Hoy, la propaganda de ese movimiento sigue presentando la catarata de delitos que cometió ETA tras la muerte del dictador como un ejercicio de resistencia al franquismo. Y, puestos a manipular el pasado, comparan habitualmente a los asesinos que mataron para la organización con los gudaris que contenían los ataques del Ejército fascista en Intxorta, Udalaitz, Besaide o Saibigain.

Las diferencias saltan a la vista y retratan la catadura moral de quienes abusan de tan burdo recurso. Una cosa es un soldado de un Ejército constituido por un Gobierno legítimo defendiendo su territorio del ataque de unos golpistas; y otra, muy diferente, un verdugo que descerraja un tiro en la nuca de una madre mientras juega con su hijo en un parque, ejecutando una condena a muerte decretada sin leyes, tribunal, juicio o garantías. Estas “gloriosas hazañas” requieren un asesino capaz de matar a sangre fría, pero también un aparato que jalea, señala, justifica, condena, informa, espía, cobija, alienta, miente y, sobre todo, se miente. Así se construye el discurso del odio.

Diferencias Lejos de ese sentimiento destructivo, lejos de ese pasado impresentable, Ramón de Galarza, el autor de Diario de un gudari condenado a muerte, describe así, tras cuarenta años bajo la bota del dictador, el primer Alderdi Eguna del 25 de septiembre de 1977: “Cuando salíamos con nuestros estandartes con el nombre del batallón a aquella explanada, yo no veía. Aquellos aplausos, aquellos gritos, ¿eran para mí? ¿Eran para nosotros? Le tiré dos besos a Guada, la ejemplar emakume de Matiko (qué símbolo), me tapé la cara con las dos manos y lloré de emoción, y pensé en que volvería a darlo todo, y mejor que entonces, por Euzkadi, con la sonrisa en los labios como cuando allá, en diciembre del 37, Ricardo Olabarrieta el de Basauri y José Azurmendi el donostiarra, en nombre de muchos más, en la tapia del cementerio de Derio, nos dijeron agur para siempre sonriendo mientras gritaban Gora Euzkadi Azkatuta”.

La actividad de ETA ha sido una rémora; precisa de un ejercicio de memoria por parte de sus impulsores, que se resisten a asumir la dimensión de sus errores

El autodenominado MLNV, el movimiento de aquí, no produce gudaris, aunque sí ongi etorris. Algunos de los que los recibieron se han atrevido a mirarse al espejo. Uno de ellos me contó un día que hay penas peores que la cárcel. “Siempre recordaré los ojos de aquel viejo. Me acerqué por la espalda. Me oyó. Se volvió, me miró. Lo maté. Cada noche me despiertan aquellos ojos, la vida que arrebaté. Sufro por lo que hice y le agradezco que me haya devuelto la humanidad”.

La dimensión de este abismo ético pone en valor 125 años de trayectoria que son el norte de una organización, EAJ-PNV, que tiene muchas cosas que celebrar. Entre ellas, la de no haber odiado nunca, porque el odio no construye. Por eso nunca abrazamos el lado oscuro. Los falsarios que lo hicieron jamás mataron ni en nuestro nombre, ni por Euskadi. Nunca fueron de los nuestros.

Euskadi askatu eta baketsu baten alde

Itxaso Atutxa
Bizkai Buru Batzarreko presidentea

Sarritan, eta urteak joan ahala gehiago, zail egiten zait ezber-dintzea zer gogoratzen dudan benetan berez, eta zer gehitu dudan nire oroimenean errealitate berri bat sortuz, gerora hainbat informazio jaso eta gero. Eta horixe da, hain zuzen eta besteak beste, 1978ko urriaren 28ko manifestazioarekin gertatzen zaidana. Sarri hitz egin dugu, eta luze entzun eta irakurri, haren inguruko bizipenak, kontakizun eta informazioa. Orduko politika kronikak hemeroteketan ditugu eskuragai. Orduko bizipenak, 11 urteko neskatoarenak, gogoan eta bihotzean bizirik. Garbiak ala apainduak diren ezin jakin argi, baina nik holaxe gorde ditut neuretzat.

EAJ-PNV irmo agertu zen bortxaketa zorrotzaren aurrean eta ETAri aski zela esateko herri manifestazioa deitu zuen

1978ko abuztuan, hilak 28, gure etxean min sakonez jaso zen Ajuriagerra Iratxen hil zenaren berria. Don Juan. Deustuko Uri Buru Batzarrekoentzat, Ajuriagerra geurea zan. Gurean inork ez zekien lehenengo aita eta gerora 11 urteko neskatoa, horrenbeste miretsi eta maitatua zen Don Juanek landutako bide eta irakatsiei jarraituz, bera legez BBBko presidente izango zirela. Garai gogorrak, hutsune itzela, bete ezina. Alderdia berreraikitzen, Leizaola lehendakaria erbestean, Amnistiaren Legearen ostean ere ETA bereak eta bi egiten Euskadiren kaltetan… eta Españan Konstituzioaren eztabaidak beste arma batzuen hotsak ozenki hurrean entzuten zirelarik.

Uda ilun hasi zen Bizkaian. Ekaina amaieran, oraingoan ere hilaren 28an, ETAk Portell kazetaria erail zuen eta Alderdi Komunistak Portugalete kalera atera zuen Estamos hartos de violencia y asesinatos. Askatasuna eta bakea lelopean. Hirurogeitik gora erailketa izan ziran urte horretan. Gizartearen parte zabal batek amorruz, harriduraz eta atsekabez bizi zituen eguneroko berri txarrak. Herri askearen aldeko borroka eta aldarrikapenak nekez onartzen zituen biolentziaren bihotzgabekeria eta bidegabekeria bortitzak. Herri bakezalea da gurea. Bakezaleak gure gudariak herriaren eta herritarren eskubide eta askatasunaren alde borrokatu zirenean. Baina 1978an euskal gizartea beste euskaldun batzuk eragindako terrorismoaren indarpean bizi zen. EAJ-PNV irmo agertu zen bortxaketa zorrotzaren aurrean, eta ETAri aski zela esateko herri manifestazioa deitu zuen. Usoen manifestazioa deitu izan zena, urriaren 28rako deitu zen: Por una Euzkadi libre y en paz. Euzkadi askatu eta paketsu baten alde.

Ulertezina zen Euskadin biolentzia erabiltzen zutenei gudari deitzea; berrogei urte pasa dira eta onartezin egiten zait

Zalantzarik ere egon zen gure alderdikide eta alderdizaleen artean. 11 urteko neskatoak etxean ez zituen gurasoak ezbaian igarri, baina amaren beldurra sumatu bai. Herri Batasunak eta Gestorek egun bererako, urriaren 28rako baita, beste deialdi bat egin zuten: Artxandako martxa, Atzoko eta gaurko gudarien alde.

Gurean gudaria osaba Sabin zen (Zirardamendin eraila 1936an), eta haren aita, aitite Luis, espetxean egon eta erbesteratua izan zena. Ulertezina 11 urteko neskatoarentzat Euskadin biolentzia erabiltzen zutenei gudari deitzea. Berrogei urte pasa dira, eta onartezin egiten zait.

Jendetza izan zen Bilboko kaleetan. Familia osoa bertaratu ginan. Gerora jakin nuen ibilbidea aldatu beharra izan zela eta zenbat buruhauste gertatu zirela. Hurrengo egunean ezagutu genituen Erandio-Goikoa eta Groseko batzokien kontrako erasoak ere izan zirela: 21 tiro eta harrikadak (Punto y Hora-k, bere 112. alearen azala, Euskadi se rasgó handi batekin argitaratu zuen). Eta hurrengo egunean baita, urriak 29an, Iruñean batzartuta, EAJ-PNVko Aberri Batzarrak Konstituzioaren erreferendumean abstentzioaren alde egitea erabaki zuen. Gauza larregi ordu gutxitan 11 urteko neskatoarentzat. Erabaki politiko ausartak, gogoetaren ostean kemenez eta erantzukizunez hartutakoak, beste behin, alderdiaren baitan, Euskadi askatu eta baketsu baten alde.