El euskera, aliento vital de un pueblo ancestral

Gotzon Lobera
Miembro de Euskaltzaindia

El euskera es parte del código genético del PNV. Conforma y caracteriza al país vasco como tal, a la vez que lo distingue respecto de los demás. Es el euskera el fuelle que vivifica nuestro país. Mientras el país vasco siga hablando euskera, seguirá siendo lo que ha sido y lo que es hoy

El euskera, a la par que el país vasco, ha experimentado numerosas vicisitudes, las cuales han determinado su situación actual, y durante los últimos 125 años la acción del PNV ha sido clave para que el euskera pueda mirar al futuro con garantías.

Cuando Sabino Arana toma consciencia de que sin saber euskera su vasquidad no es completa, toma la decisión de aprenderlo y de favorecer su aprendizaje; la situación del euskera y del país vasco no se hallan en su mejor momento. Así, Sabino se pone manos a la obra.

El éxito del nomenclátor de Sabino Arana ha sido rotundo: muchos de los nombres que creó han trascendido el espacio natural del país vasco

Pone negro sobre blanco sus conocimientos: escribe numerosas obras sobre el euskera, tanto gramaticales y lexicales, como onomásticas, intentando que el euskera supere la situación en la que se encontraba entonces. Sabino alcanza un objetivo que pocos podían imaginar.

Su ansia por vasquizar los nombres castellanos que se imponían en el bautismo (no debemos olvidar que estaba prohibido poner nombres en euskera) le llevó a escribir su famoso nomenclátor. El éxito de este nomenclátor ha sido rotundo: muchos de los nombres que creó Sabino Arana han trascendido el espacio natural del país vasco: Iker, Iñaki… Este nomenclátor, a su vez, ayudó a otorgar una característica especial a la identidad vasca; se trata de mucho más que una cuestión estética: insufla alma y remueve conciencias.

Sabino también tuvo influencia en lo que con el tiempo, en 1918, será la fundación de Euskaltzaindia. Ya en el año 1886, escribe un artículo sobre la cuestión, nada menos que 32 años antes de la creación de aquella. Además, en 1901, en la reunión que mantiene Euskaltzaleen Biltzarra en Hendaia, proclama las bases precisas para que el euskera perdure: que sea necesario para la vida cotidiana y que sirva para responder a las necesidades de los vascohablantes.

Sabino no verá la constitución de Euskaltzaindia, pero los autores que escriben en euskera posteriormente a su fallecimiento dejarán constancia en sus obras de las premisas establecidas por él.

Dando un salto en el tiempo, el Gobierno vasco liderado por José Antonio Agirre y Lekube edita el primer diario oficial bilingüe de este país. El euskera adquiere carta de naturaleza en el ámbito oficial, deja de ser una lengua limitada al espacio privado.

Indudablemente, la semilla plantada por Sabino Arana germina. Desgraciadamente, la intolerancia, la intransigencia, la incivilidad, el odio a lo distinto arrancan de cuajo esa planta nueve meses después.

Durante ese tiempo negro los escritores vascos, muchos de ellos vinculados al PNV, siguen escribiendo en euskera fuera del País Vasco y mantienen viva la antorcha del euskera con grandes costos personales y económicos. No se dan por vencidos ante aquella noche tenebrosa que duró 40 años.

Hoy la tasa de vascohablantes es la más alta de su historia y el PNV sigue liderando en el conjunto del país esta labor ingente

Es más, Euskaltzaindia celebra en 1968 un congreso que traerá consigo la formulación del euskera unificado, labor en la que se distingue un militante del PNV, que fue condenado a muerte y sufrió la cárcel después de aquella lastimosa guerra incivil: Koldo Mitxelena. Él es el artífice de las bases que conformarían el euskera unificado del futuro.

Con la llegada del Estatuto de Gernika, se abre un nuevo tiempo para el país vasco y para el euskera. En 1982 se promulga la Ley Básica de Normalización del Uso del euskera, pilar sobre el cual se edificará el porvenir de nuestra lengua. Es una ley pergeñada por el Gobierno vasco dirigido por el PNV, el cual, consciente de su trascendencia, consigue la aprobación de todos los partidos que en aquel entonces acudían a las sesiones del Parlamento Vasco.

Merece recordarse cuál era la situación de entonces: salvo las ikastolas, que venían impartiendo la enseñanza en euskera desde 1964, el resto del sistema educativo funcionaba únicamente en castellano. Se precisaban enseñantes que supieran euskera y que supieran impartir sus asignaturas en euskera. Estaba casi todo por hacer. No obstante, el PNV apuesta decididamente por que el euskera sea el eje vertebrador de nuestra sociedad y destina los fondos necesarios para conseguir tal fin.

Sin embargo, los territorios vascohablantes no gobernados por el PNV muestran una realidad totalmente distinta; es más, sus propias realidades son distintas entre sí. La situación de oficialidad en función del territorio, como ocurre en Navarra, o la falta de oficialidad, cual es el caso de Iparralde, son muestras de que el espíritu de Sabino marca la diferencia.

Hoy la tasa de vascohablantes es la más alta de su historia, el euskera se halla en una posición que le permite mirar con fundadas esperanzas al futuro, y el PNV sigue liderando, en el conjunto del país, esta labor ingente: ayudando desde las instituciones a las ikastolas de Iparralde, firmando convenios con el Gobierno de Navarra para que ETB pueda ser vista en el territorio foral… y, actualmente, Euskaraldia.

Euskaraldia: esta iniciativa está promovida desde el Gobierno vasco liderado por el PNV, para que el euskera esté cada vez más presente en la vida cotidiana de todas las gentes del país. Esta era la intención de Sabino Arana y este es el objetivo del PNV. No lo debemos olvidar: el euskera forma parte del código genético del PNV desde su nacimiento.

Egin ditzagun euskararen lurralde guztiak ‘arigune’

Miren Azkarate
Kultura sailburua (2001-2009)

Lerro hauek irakurtzen hasi zaretenotako batek baino gehiagok kantatuko zenuten inoiz “Geure arima hiltzen uzteko / bezain odolgalduak ez gara. / Hizkuntza gabe esaidazue / nola irtengo naizen plazara, / geure arima hiltzen uzteko / bezain odolgalduak ez gara. (…) Ez al dakizu euskara dela euskaldun egiten gaituena? / Zer Euskal Herri litzake bere / hizkuntza ere galtzen duena. / Ez al dakizu euskara dela / euskaldun egiten gaituena?”.

Oskorrik 1982an plazaratu zuen Euskal Herrian euskaraz kanta ezaguneko hitzak dira. Euskara da gure arima, hizkuntza da euskaldun egiten gaituena: horixe aldarrikatzen da ozen eta indartsu. Eta gogotsu kantatu dugu askotan eta kantatuko ere etorkizunean.

Euskararekin lotura ia bakartzat eskola durtenei ez zaie hain erraza hitz eta jolas euskaraz egitea, lagunekin euskaraz egitea

Ez da, baina, mezu berria Oskorrik orain dela ia berrogei urte ekarri ziguna. Oso ezagunak dira Xalbadorren Herria eta Hizkuntza izeneko bertsoak: “Herria da gorputza, hizkuntza bihotza; / bertzetik berextean bitarik bakotxa, / izaite horrendako segurra hil hotza”.

Euskararik gabe ez gara ezer. Eta nola ez gogoan izan Lizardiren Asaba zaharren baratza poema: “Lehena zegoen orainaz / ele gozoka. Bitzuok / mintzo beraz ziharduten. / Ene asaben lokarri zaharra / Jaunari zor, ez zen eten”. Eta horrela amaitzen du: “Lehenaren muinak aldatu beza / baratz zaharra baratz berri”.

Mende oso batean zehar iritsi zaizkigun mezuak dira, euskal giroan hazi eta hezi garenotako askok barru-barruan iltzaturik darama-tzagunak. Baina, zer egin behar da euskara gal ez dadin, lehenaren muinak alda dezan baratze zaharra baratze berri? Euskaraz bizi, horixe da gakoa: “Euskal Herrian euskaraz / nahi dugu hitz eta jolas / lan eta bizi euskaraz eta / hortara goaz, / Bada garaia noizbait dezagun / guda hori gal edo irabaz” (Oskorri).

Lanean, kalean, lagunartean, etxean... Inguruan ditugunekin euskaraz aritzeko guneak sortu behar ditugu

Zein da, ordea, gure oraina? Errotik aldatu dira azken berrogei urte hauetan euskaldunen, euskaraz dakitenen ezaugarriak. Gaur, 35 urtetik beherako euskaldunen erdiak baino ondotxo gehiagok bigarren hizkuntza dute euskara, eta errazago moldatzen dira gaztelaniaz euskaraz baino; euskaldunak %40ra iristen ez diren hiri eta herri handietan bizi dira gehien-gehienak. Badugu aukera euskaraz ikasteko, euskaraz irakurtzeko, egunetik egunera gehiago euskaraz lan egiteko; zailtasunak zailtasun, orain dela urte batzuk baino errazagoa da euskaraz bizitzea. Baina, euskararekin lotura ia bakartzat eskola dutenei ez zaie hain erraza hitz eta jolas euskaraz egitea, lagunekin euskaraz egitea. Euskaldunok ere ez dizkiegu kontuak errazten; gu ere inertziak garamatza askotan gaztelaniaz edo frantsesez hitz egitera. Gaur ez dute balio ez Oskorriren eta ez Xalbadorren mezuek XXI. mendeko euskaldun gehienak euskaraz hitz egitera bultzatzeko. Orduan zer? Euskararen lurralde guztiak arigune bihurtu. Euskaraldia izan da azken urteetako egitasmorik erakargarriena, bestelako diskurtso eta mezuak ekarri dizkiguna. Auzolanean, erakunde eta elkarte, auzolanean; ahobizi eta belarri prestak elkarri lagunduz, ohiturak eta inertziak hautsi eta euskaraz egiteko konpromisoa hartu. Nahi dugulako, hala erabakitzen dugulako; hizkuntza, azken batean, bi-tarteko bat baino ez delako askorentzat. Eta euskaraz ari direnean gozatzen badute, erabiltzen jarraituko dutelako. Konpromiso horretan pauso bat aurrera egin da aurtengo edizioan: ariguneak. Lanean, kalean, lagunartean, etxean… Inguruan ditugunekin euskaraz aritzeko guneak sortu eta horietan, natural, euskaraz bizi hamabost egunean zehar.

Kike Amonarrizi entzun nion hurrengo erronka Gipuzkoa arigune bihurtzea zela. Baina, luzarora begira, amets egiten hasita, guda hori irabaztea urrun dagoela jakinda ere, bihur ditzagun euskararen lurralde guztiak arigune. Ez dut ikusten modu hoberik atzokoa finkatuz, gaur biharkoa bultzatzeko.