Activate 2021 :: Grupo Noticias

Aprender euskera, más allá de la obtención de un título

Oihana Prado

Urumea Euskaltegia, que este mismo año ha inaugurado las nuevas instalaciones de Altza, cuenta con una oferta muy amplia

Cuando hablamos de aprender euskera a menudo lo relacionamos con la necesidad de obtener un título que nos abra las puertas a nivel laboral. Pero lo cierto es que el proceso va mucho más allá de lo que supone aprender un idioma. "Muchos de nuestros alumnos y alumnas nos dicen que aprender euskera les ha reportado mucho más que aprender un idioma, y subrayan que les ha dado acceso a una cultura que les era prácticamente desconocida, y que, en ese sentido, ello les ha creado un sentimiento de arraigo más profundo que el que ya tenían antes de conocer nuestro idioma. Aprender euskera les permite acceder a una parte de la cultura que hasta ese momento les ha sido ajena: literatura, cine, teatro, música, y, además, les proporciona un conocimiento sobre aspectos de nuestra cultura a los que no habían accedido", afirman desde Urumea Euskaltegia.

Además de la sede ubicada en la calle Prim, Urumea Euskaltegia ha inaugurado este mismo año unas nuevas instalaciones en la calle Txapiñenea del barrio de Altza (en la imagen).

Este euskaltegi, que cuenta con dos centros en Donostia (uno en la calle Prim y otro en la calle Txapiñenea del barrio de Altza inaugurado este mismo año), fue pionero hace 25 años creando la primera aula de autoaprendizaje de Euskal Herria. Colaborar estrechamente con el alumno o alumna es la clave, según Urumea Euskaltegia, para que el formato de autoaprendizaje sea exitoso: "Le asesoramos en su proceso, siempre, eso sí, conscientes de que es el propio alumno o alumna el protagonista de su proceso de aprendizaje y de que, por lo tanto, es él o ella quien marca el ritmo. En nuestros módulos de autoaprendizaje el alumno o alumna no trabaja con un programa que cuenta aciertos y errores, sino que trabaja en comunicación con un tutor o tutora".

Urumea Euskaltegia cuenta con una oferta muy variada de cursos y horarios. Tiene grupos presenciales de mañana y tarde, en horario ininterrumpido de 8.00 horas a 21.30 horas, con cursos que van desde 5 horas diarias, hasta cursos de 6 horas semanales. No obstante, insisten desde el euskaltegi que su oferta académica es totalmente personalizada, ofreciendo una amplia gama de módulos con unos resultados muy satisfactorios: desde módulos de conversación o escritura, a módulos que engloban las cuatro destrezas (comprensión oral, comprensión escrita, expresión oral y expresión escrita) más gramática. También ofrecen cursos específicos para personas físicas y empresas, tales como módulos de actualización de euskera.

Con el compromiso por ofrecer sus servicios a un espectro lo más amplio posible de la población, adaptándose a los cambios que se producen en la sociedad, las nuevas tecnologías de la comunicación e información están presentes en sus aulas. "Además de los libros y apuntes de siempre, utilizamos también material on line. Contamos con pantallas de TV en nuestras clases que se utilizan tanto para visionar material como para contar con la presencia de otros alumnos y alumnas de forma virtual", aclaran.

Por otra parte, la conversación cobra gran importancia en nuestra metodología, conscientes de que es una de las destrezas que más dificultad supone al alumnado, y, por ello, en algunos de nuestros módulos, ofrecemos sesiones de conversación de manera complementaria a las clases.

Eso sí, asistir a las clases no es la única clave para dominar el euskera. "Si la persona que comienza a aprender euskera trabaja el idioma fuera del euskaltegi, y aprovecha las situaciones corrientes de cada día para intentar reforzar su aprendizaje, avanzará mucho más rápido y mejor que otra persona que se limita a trabajar el idioma en el aula", advierten.

¿Objetivo? Desintoxicar el organismo

Laura Carboneres

Los alimentos depurativos ayudan a nuestro cuerpo a liberarse de toxinas

El cuerpo humano ya tiene de serie un sistema depurativo natural. Los riñones son los encargados de eliminar las toxinas del organismo y, aunque no suelan necesitar ayuda para realizar su función, si descuidamos nuestra dieta puede que el organismo necesite un pequeño apoyo nutricional.

Existen alimentos y bebidas que realizan una función depurativa que facilita a los riñones la realización del proceso de eliminación de sustancias innecesarias. La lista de productos es interminable, pero, entre ellos, destacan los siguientes alimentos.

En primer lugar, el apio es altamente depurativo. Se trata de una hortaliza rica en aceites esenciales y antioxidantes y muy apreciada por sus propiedades antiinflamatorias y diuréticas. Se recomienda consumirlo para combatir la hipertensión, problemas articulares y retención de líquidos. Se puede tomar en crudo, en puré o, incluso, su jugo es muy común para elaborar batidos verdes.

El diente de león es otro de los imprescindibles. Es una hoja silvestre de una planta amarga que activa todos los sistemas de depuración del organismo. Estimula el hígado, el tránsito intestinal y los riñones. Además, remineraliza y es rica en las tres vitaminas antioxidantes A, C y E. Se debe recoger de forma tierna, antes de que salga la flor. Se suele comer en ensalada, licuado o junto con otras hortalizas.

La papaya, el pomelo y la piña son las frutas más diuréticas. El pomelo es rico en limonoides, unos antioxidantes que ayudan a reducir el colesterol LDL y activa la enzima glutatión-S-transferasa, lo que el hígado utiliza para eliminar tóxicos.

Plantas saludables

Además de estas frutas y verduras, las infusiones que podemos elaborar con diferentes plantas contienen alto valor medicinal, que también ayuda a depurar el organismo.

El té verde se considera la infusión depurativa con mayúsculas. Tiene altas propiedades diuréticas que facilita la micción y reduce la presencia de toxinas. También contiene antioxidantes, flavonoides y en especial un componente de este té llamado galato de epigalocatequina, que protege el corazón y reduce la acumulación de grasa.

La cola de caballo también tiene su efecto diurético, pero destaca por su acción antiinflamatoria, ayuda a tratar la retención de líquidos y las infecciones urinarias.

Y, por último, la infusión de tomillo también destaca por su efecto depurativo. Mejora sobre todo los problemas de indigestión y flatulencias. Su efecto diurético contribuye al correcto funcionamiento renal y a la depuración del cuerpo.

Claves para sacar el escritor que llevamos dentro

Oihana Prado

Curiosidad, creatividad y leer mucho son fundamentales a la hora de lanzarnos a escribir

Escribir puede ser un fantástico vehículo de introversión, una manera de bucear hacia nuestro interior y espantar aquellos fantasmas que nos habitan. Pero también puede ser una maravillosa forma de dar rienda suelta a nuestra imaginación creando situaciones y personajes de ficción que nos permitan plasmar aquello que queremos contar. Escribir puede convertirse así en una afición altamente gratificante, que además tiene una serie de ventajas con respecto a otros hobbies como que no hay límite de edad, apenas supone gasto y no hay que partir de unas condiciones físicas determinadas para practicarla.

Ana Merino (serescritor.com), donostiarra y apasionada de la literatura, lleva años "contagiando" su afición por la lectura y la escritura e impartiendo talleres de escritura creativa y tertulias literarias. Sobre cómo hacer aflorar el escritor que llevamos dentro, Ana lo tiene claro: "A escribir se aprende escribiendo, pero también leyendo bien y, sobre todo, bueno. Cuantos mejores libros buenos leas, mejores maestros tendrás y mejor escritor serás", afirma categórica.

La clave antes de lanzarnos a escribir, aclara Ana, es observar cómo lo hacen los escritores consagrados. "En mis clases tiendo a utilizar textos de autores consagradísimos porque son sus técnicas y su forma de crear las que se utilizan en la narrativa de hoy en día. ¿Los imprescindibles? Los cuentos de Ignacio Aldecoa, los relatos del noruego Kjell Askildsen, las descarnadas historias de Eider Rodríguez, las realistas y tiernas de Chéjov… Partiendo de esos ejemplos, trabajamos el estilo narrativo, las técnicas para describir un personaje, etc.". No es casualidad que Ana recomiende la lectura de relatos cortos, un género denostado hasta hace unos años, que actualmente está en auge.

A partir de la lectura y comentario de la misma, Ana plantea ejercicios de escritura a sus alumnos, partiendo de la idea de que lo mejor es "intentar salir de la zona de confort": "Utilizar una técnica que nunca hayan utilizado, abordar un determinado tema o describir un personaje que no hubieran elegido. Cuando se enfrentan a una situación de este tipo y el resultado obtenido es bueno, es muy satisfactorio, porque uno mismo se sorprende de su capacidad".

Otra de las máximas de esta profesora de creación literaria es dejar reposar el escrito. "Siempre aconsejo dejar reposar el texto al menos durante 15 días; es realmente importante tomar una distancia desde que lo escribes hasta que lo vuelves a leer, porque ahí es donde aprecias si se entiende bien el mensaje, si hay repeticiones, etc. A partir de ahí es cuando pules el texto".

Finalmente, el proceso se completa mediante la exposición pública del texto. "Una vez pulidos los textos, los leemos en voz alta para después comentarlos. Esta parte resulta bastante dura, sobre todo para quienes no comparten habitualmente lo que escriben. El momento en el que tus compañeros opinan sobre lo que les ha transmitido tu texto es muy bonito, pero también muy duro porque no siempre te van a decir lo que esperabas. En cualquier caso, es así como mejor se aprende, ya que el objetivo es que los demás entiendan lo que quieres contar", concluye.

La práctica que ayuda a conectar cuerpo, mente y emociones

Laura Carboneres

El yoga es una disciplina que camina entre la actividad deportiva y la meditación

El yoga podría definirse como la práctica ideal para mejorar el estado físico, mental y emocional. Es el camino entre una actividad deportiva y un método de meditación. Su historia es muy curiosa y muchos, los denominados yoguis, reconocen estar totalmente enganchados a esta disciplina milenaria.

Nació hace más de 4.000 mil años en la India y se ha extendido de tal manera que hay una versión distinta para cada necesidad. Así, existen diferentes modalidades como el denominado Bikram yoga (se realiza a altas temperaturas y es idóneo para eliminar toxinas), el aeroyoga (que consiste en colgarse del techo sintiendo la ingravidez), o el Sivananda yoga (fundado por Swami Sivananda) o el Hatha yoga, este último uno de los más extendidos en todo el mundo. En cualquier caso, todos ellos se centran en conectar cuerpo, mente y emociones utilizando la respiración con diferentes posturas corporales.

Menos ansiedad

En líneas generales, esta disciplina ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Según un estudio realizado por Ronald C. Kessler, sociólogo y profesor en el Harvard Medical School de Massachusetts, la práctica habitual del yoga disminuye el estado de ansiedad y el estrés parecido al de una terapia médica convencional. Además, también aumenta la calidad del sueño y ayuda a dormir mejor. Asimismo, otro estudio, realizado, en esta ocasión, por la fundación para la investigación del Yoga Swami Vivekananda, demostró que las personas que hacían yoga tardaban 10 minutos menos de media en conciliar el sueño.

Si se realiza de manera progresiva y adaptada, el yoga también evita que el ácido láctico se acumule en el cuerpo y ayuda a reforzar los huesos y músculos, evitando la pérdida de masa ósea y potenciando la flexibilidad de las articulaciones. Además, contribuye a aliviar otros dolores crónicos y posturales como el dolor de cuello, la artritis reumatoide, dolor de rodillas, lumbalgia, ciática, etc.

Aunque pensemos que el yoga es un ejercicio sin mucho movimiento, estamos equivocados. Quema calorías y muchas. La práctica del Vinyasa implica un gasto calórico promedio de 7kcal/min, lo que equivale a quemar unas 507 calorías por hora. Por tanto, es ideal para complementarlo con una dieta de adelgazamiento.

Además, esta disciplina es, sobre todo, una terapia antiaging. Hay estudios que defienden que el yoga y la meditación nos protegen de los daños provocados por nuestro estilo de vida, o por el paso de los años. Realizarlo de manera constante puede revertir el proceso de envejecimiento, ya que tiene una incidencia sobre la telomerasa, la enzima clave para proteger los telómeros, los extremos de los cromosomas que se acortan en cada división celular, que cuantos más largos son, más vida nos auguran.