2011

La noticia más esperada

El histórico 2011 comenzó con el mensaje de ETA reforzando su alto el fuego con estos tres términos: “Permanente, general y verificable. La esperanza de que la paz definitiva se abría paso en Euskal Herria tras décadas de violencia empezaba a tomar cuerpo entre los vascos. Era una esperanza contenida todavía, escarmentados como estábamos por tantos intentos frustrados. Faltaba el paso definitivo, el más difícil, el que debía certificar el abandono de la estrategia violenta sin condiciones y para siempre. Hasta la famosa cita de Aiete, los meses transcurrieron con pequeñas píldoras que iban alimentando ese anhelo, como el nacimiento de Sortu acatando la legalidad y los derechos humanos o el respaldo electoral que obtuvo Bildu en las urnas; el refrendo de sus bases a las vías exclusivamente políticas. La pista de aterrizaje se desplegó en la conferencia internacional de paz que organizó el equipo del mediador Brian Currin. Asistieron los líderes de los partidos y los representantes de las principales organizaciones sociales del país, aunque con la notable ausencia del lehendakari Patxi López. Tampoco el PP quiso avalar la cita. Los dirigentes internacionales Kofi Annan, Pierre Joxe, Gro Harlem Brundtland, Gerry Adams, Bertie Ahern y Jonathan Powell suscribieron la Declaración de Aiete en la que, entre otras cosas, emplazaba a ETA a anunciar el cese definitivo de la actividad armada. La respuesta positiva vino tres días después. La paz era un hecho. En este tiempo, se ha escenificado la entrega de las armas y se ha anunciado la disolución de la organización. Punto y final. Pero las consecuencias de tantos años de violencia perduran en las víctimas que reclaman verdad y reparación, en las carcéles con medidas de excepción anacrónicas o en una convivencia todavía convaleciente de tanto dolor. Además, el relato se ha convertido en campo de batalla para una izquierda abertzale reacia todavía a una mirada crítica de su pasado y para una derecha española obsesionada con mantener viva a ETA. Es tiempo de construir un futuro asentado en una memoria para la convivencia.

MMXI

Fukushimak izu nuklearra piztu zuen

2011ko martxoaren 11n, Japonian sufritutako lurrikarak eta ondorengo tsunamiak utzitako irudi izugarrien eraginpean geundela, munduari bihotza gelditu zitzaion, Fukushimako zentral nuklearrak kutsadura erradioaktibo kopuru handiak askatu zituen istripu oso larri bat izan zuela jakitean. Istripuaren ondorioz, erradioisotopoak isuri ziren atmosferara. Haizeak lagunduta, gehienak ekialderantz garraiatu ziren, Ipar Ozeano Barean metatu eta bertan sakabanatuz. Ameriketako Estatu Batuetako Harrisburg edo Ukrainako Txernobyl bezalako beste ezbeharren oroitzapena, berriro itzuli zen gure oroimenera, eta energia nuklearra zalantzan jarri zen ostera, bere arrisku kontrolaezinagatik, edozein arrazoi medio, istripu bat gertatzen denean.

DOSMILONCE

Fue el año de la venganza por el 11-S

donostia – Fue el año de la venganza. En contra de lo que dice el dicho, no fue un plato servido en frío. Por el camino pateó el avispero afgano e invadió y destrozó Irak hasta que dio con el ideólogo de los atentados del 11-S en Pakistán, donde un comando militar de EEUU acabó con él, arrajando su cuerpo a las profundas aguas del océano. Osama Bin Laden era historia.

Ya en casa, en 2011 se celebraron elecciones municipales y forales con el telón de fondo del esperado anuncio del final de ETA, una circunstancia que impulsó el voto a Bildu, la nueva coalición que formaron Sortu, EA y Alternatiba. El vuelco fue radical y situó al frente de la Diputación a Martin Garitano y en la alcaldía de Donostia, a Juan Karlos Izagirre. Este resultado significó el adiós de Odón Elorza tras 20 veinte años como alcalde. Elorza endulzó su inesperado adiós del Ayuntamiento con la designación de Donostia como Capital Europea de la Cultura, acontecimiento que celebró acompañando a Izagirre pero que le tocó ejecutar a Eneko Goia en 2016.

2011 fue un año importante, porque fue cuando se fraguó Kutxabank con el apoyo de la abrumadora mayoría de la Asamblea de Kutxa, o cuando Irizar sacó al mercado su primer autobús eléctrico. También se inauguró el Basque Culinary Center y a comienzos de año entró en vigor la ley que vetó el tabaco en la hostelería.

2011 también fue el año en que se rompió el tabú de la reforma constitucional. Pero fue posible porque lo impuso Europa para poner el tope al déficit.

VETO AL TABACO. Con el nuevo año, los locales de hostelería se convirtieron en espacios sin humo.

Caso Urchueguía. La alcaldesa de Lasarte-Oria, en aprietos por sus propiedades en Nicaragua.

BIN LADEN EJECUTADO. El líder de Al Qaeda fue ‘cazado’ por EEUU en su refugio de Pakistán.

BILDU, EN EL TRONO FORAL. Markel Olano pasó el testigo Martin Garitano en la Diputación.

DONOSTIA, CAPITAL CULTURAL. Europa bendice el proyecto presentado por Donostia.

SE ROMPE UN TABÚ. PSOE y PP modifican la Constitución para poner un tope al déficit.

UN GIGANTE DEL MAR. Espectáculo con el cachalote que varó en Zarautz para morir en su playa.

KUTXA DICE SÍ A KUTXABANK. La asamblea de la caja guipuzcoana se integra en el banco vasco.

LA COCINA ENTRA EN LA UNIVERSIDAD. Los grandes chefs bendicen el Basque Culinary Center.

LA LLUVIA INUNDA GIPUZKOA. Agua a mares con especial incidencia en Hernani y Astigarraga.

Hemeroteca

año a año

-----