Charlot estaría orgulloso del cineclub de Legazpi

El viernes celebró su 50º aniversario, con la proyección de 'El chico' en la plaza

12.10.2021 | 00:26
Los legazpiarras que se dieron cita en la proyección de la película 'El Chico'. Foto: Josean Larrea

legazpi – El cineclub de Legazpi proyectó el viernes la película El chico de Charles Chaplin en la plaza del pueblo, para celebrar el 50º aniversario del cineclub. Toda una declaración de amor al cine. Un acto que reunió a los vecinos, para ver en pantalla grande una película repleta de valores. Imposible celebrar de mejor manera los 50 años que lleva el cineclub trayendo las mejores películas de todo el mundo a un rincón de la Gipuzkoa profunda.

El actual Zine Klub Legazpi Elkartea (ZKLE) es el resultado de una actividad cultural que inició su andadura en el año 1958, en el seno de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio La Salle Buen Pastor. Su inicio lo promovieron un grupo de legazpiarras aficionados al cine, en sesiones de cinefórum.

La realidad política y social imperante fue determinante en su constitución. Las películas programadas trataban de realidades sociales y culturales muy diversas. Mediante la presentación y el posterior coloquio, se difundían los valores que contenían, lo cual permitía reflexionar acerca de lo mostrado en la pantalla y la realidad imperante.

El salón de actos del colegio, reconvertido en sala de proyección, contaba con bancos corridos de madera (bastante incómodos). A pesar de ello, la asistencia era masiva. Los presentadores eran tanto legazpiarras como foráneos y se creó una red de colaboradores muy extensa. Entre ellos, cabe mencionar a Ignacio Arbide, Manolo Salmerón, Jesús Portilla, Jose Ramón Ubarretxena, Juanito Barriola y Pedro Gil. La actividad se mantuvo hasta el año 1970 y fue el germen para la creación del cineclub de Legazpi.

Es en 1971 cuando se le inscribe en el Registro Oficial de Cineclubs y se inicia el proceso de ingreso en la Federación Española de Cineclubs, que se oficializa en 1973.

Aunque durante unos años mantuvo una cierta colaboración con Antiguos Alumnos, finalmente el cineclub inició un camino independiente, proyectando las películas en el cine Ibai Ondo.

La década de los años 70 fue escenario de muchos conflictos laborales y políticos. Fueron momentos de contestación y de apertura, donde los movimientos sociales y culturales propiciaron reivindicaciones y debates de cara a superar el régimen impuesto por la dictadura de Franco.

Dada la rigidez de la censura, el cineclub pasa por momentos difíciles. Muchas películas son prohibidas, pero da al pueblo la posibilidad de debatir temas que no pueden tratarse en otros ambientes.

Debido al cierre en 1973 del cine Ibai Ondo (derribado en 1983), las proyecciones pasan de nuevo al cine Buen Pastor, hasta que en 1975 se comienzan las proyecciones en el cine Eslesa. En ese periodo, y hasta el final de la década, se programaron obras de teatro de grupos independientes. Fueron los inicios de muchos actores profesionales (Ramón Barea, Aitor Mazo, Alex Angulo...). Un lujo haberlos conocido y disfrutado en Legazpi.

La actividad del cineclub se mantiene fuerte hasta 1985, cuando tras el cierre del cine Eslesa, se ve obligado a parar su actividad. Con la apertura de Latxartegi Aretoa en el año 1990, se retoma la actividad. En 2011, a propuesta del Ayuntamiento, un grupo de aficionados asumen el reto de seguir con la actividad del cineclub (con proyecciones cada semana) y de asumir la responsabilidad de dinamizar el cine comercial.

Además, se hace una apuesta por promover películas en euskera y creadas por realizadores de Euskadi, contando con su presencia en múltiples ocasiones.

En octubre de 2018 se inicia un nuevo ciclo. Como peculiaridad respecto a otros periodos, se abre una línea de colaboración con todos los colectivos y asociaciones culturales y sociales de Legazpi. Fruto de esta colaboración, de forma mensual uno de los colectivos propone un documental o película de su interés, recuperando el espíritu del cinefórum.

Los miembros del cineclub quieren dar las gracias a todas las personas que de forma altruista han hecho posible que el cine, "una parte fundamental de nuestra cultura", siga vivo en Legazpi. Seguro que, de seguir vivo, Charles Chaplin hubiera dado las gracias a los miembros del cineclub por la labor realizada a lo largo de estos 50 años y por elegir la película El Chico para celebrar el 50º aniversario.

El cineclub de Legazpi se encarga también del cine comercial, apuesta por el cine en euskera y colabora con otras asociaciones

noticias de noticiasdegipuzkoa