EH Bildu dice que hay “manga ancha” en Luisa Enea para que no haya VPO

Acusa al Gobierno local de admitir unas cargas de urbanización irreales para que no sea obligatoria la vivienda protegida

16.09.2020 | 23:56
Parcela en la que se prevé construir 48 nuevas viviendas. Foto: I. Azurmendi

donostia – El concejal de EH Bildu de Donostia Ricardo Burutaran criticó ayer la "sospechosa manga ancha del Gobierno municipal" a la hora de autorizar la operación de Luisa Enea, donde se prevé la construcción de 48 viviendas, ninguna de protección oficial, además de espacios libres y 115 plazas de aparcamiento cerca del paseo de Mons en Intxaurrondo.

Burutaran manifestó ayer que todas las promociones de vivienda están obligadas por ley a construir un 40% de pisos protegidos si las cargas de urbanización superan el 5% del coste total de la obra. Según dijo Burutaran, en este caso las cargas de urbanización tienen un coste de 280.000 euros, solo 6.000 euros menos de lo que sería el 5% establecido y, según él, algunas partidas se han calculado muy a la baja precisamente para no llegar al límite fijado. "Solo el derribo de las villas Luisa Enea y Mi Capricho se calcula en 2.242 euros cuando habitualmente el derribo de un inmueble le cuesta al Ayuntamiento unos 15.000 euros", manifestó. Además, añadió que "hay varias partidas que deberían estar incluidas en el presupuesto de urbanización y que no aparecen en el informe, como la obligación de soterrar una línea de alta tensión".

"No es raro que un promotor privado se quiera saltar la obligación de construir VPO, pero sí que el Ayuntamiento lo autorice", dijo el corporativo, que pidió que el asunto no se lleve al próximo Pleno y se vuelva a analizar.

Para EH Bildu, dijo, "no es una cuestión baladí porque detrás de esto está eximir o no de que haya que construir viviendas de protección oficial en la zona y dar soluciones al problemas de la vivienda es una prioridad absoluta".

El concejal soberanista criticó al alcalde, Eneko Goia, y aseguró que "tanto en su primer mandato como durante el comienzo del segundo, su política de vivienda deja mucho que desear". "El problema de acceso a la vivienda sigue empeorando", concluyó.