Andoain ajusta sus cuentas a la nueva situación económica

El Ayuntamiento aprueba una modificación de créditos de 570.085 euros para este año

01.08.2020 | 00:08
Edificio del ayuntamiento de Andoain.

Andoain – El Ayuntamiento también se ha visto obligado a ajustar sus cuentas aprobando una modificación de créditos por valor de 570.085 euros. La crisis del COVID-19 ha llevado al equipo de gobierno a posponer algunas de las grandes inversiones previstas, pero siguen en la agenda la rotonda Rikardo Arregi, los programas de empleo y comercio de Beterri-Buruntza o la rehabilitación y equipamiento de viviendas municipales.

La modificación de créditos salió adelante con el apoyo del PSE-EE, PNV, Elkarrekin Podemos y la abstención de EH Bildu. La alcaldesa, Maider Lainez, destaca la incidencia negativa que ha tenido la bajada en la recaudación, motivada por el COVID-19. En primer lugar está la reducción de la aportación del Fondo Foral de Financiación Municipal de un 20%, valorada en 2.115.362,34 euros. Dicha reducción ya se ha hecho patente en la cuota de mayo y posteriormente se aplicará en las cuotas de agosto y noviembre. A dicho importe, hay que añadir la reducción en la recaudación de los tributos municipales (basuras, agua, deportes, cultura, etc.). Todo ello ha provocado que el Consistorio cuente con una previsión de casi 2.600.000 euros menos, lo que obliga a posponer algunas de las grandes inversiones de este año.

La situación generada tras el COVID-19, obliga a apretarse el cinturón, reduciendo el gasto corriente, para poder afrontar los gastos más urgentes. En esta línea, se ha realizado también una reorganización y reajuste presupuestario dentro de los departamentos por importe de 349.990 euros. Se destinarán 141.990 euros a la obra de la rotonda Rikardo Arregi, 67.900 euros a procesos informáticos, 49.000 euros a programas de empleo y comercio de Beterri-Buruntza y 34.000 euros a rehabilitación y equipamiento de viviendas municipales, entre otros.

Lainez destaca que su prioridad al declararse el estado de alarma fue "centrarse en las familias, las personas trabajadoras autónomas de Andoain, la hostelería y afines, de forma que la ciudadanía de Andoain sintiera que su Ayuntamiento estaba a su lado a la hora de superar esta crisis de forma conjunta y sin dejar a nadie atrás".