Un futuro prometedor y repleto de retos

29.05.2021 | 01:05
Varios alumnos de FP en un taller de gráficas. Foto: Unai Beroiz

La tasa de desempleo es superior entre las mujeres, ya que su presencia en familias de mayor inserción es mínima

las instituciones llevan tiempo tratando de impulsar una Formación Profesional cuyo punto fuerte es la alta tasa de inserción laboral. Con el objetivo de ofrecer un exhaustivo marco general de la situación de la FP a nivel del Estado, el Observatorio de la Formación Profesional publicó en noviembre de 2020 un amplio informe al respecto.

Según datos recogidos en dicho documento elaborado por la Fundación Bankia, el alumnado de enseñanzas de FP no ha parado de crecer en los últimos años. Si en el curso 2015-2016 los estudiantes de FP representaban el 28% del alumnado matriculado en enseñanzas posobligatorias, en el 2018-2019 ya era el 30%. A pesar de ello, no es oro todo lo que reluce, puesto que el aumento de jóvenes titulados en FP es inferior al de matriculados. La tasa de matriculación fue del 61,6% durante el curso 2017-2018, lejos del 74,8% del Bachillerato. Es evidente que el sistema de enseñanza debería plantearse ciertos cambios técnicos y metodológicos con el fin de aumentar el compromiso de los estudiantes y garantizar así la finalización de sus estudios.

Asimismo, el informe revela que existe una distribución desigual de estudiantes por familias profesionales, así como un importante desequilibrio de género entre ellas. A nivel del Estado, prácticamente el 40% de los alumnos del curso 2018-2019 estaban apuntados en algún ciclo relacionado con las familias de Sanidad, Administración y Gestión e Informática y Comunicaciones.

La diferencia en la proporción entre hombres y mujeres es evidente en ciertos sectores. Mientras que las mujeres representan más del 75% de los estudiantes de Sanidad o Servicios Socioculturales, su presencia en familias científicas técnicas e industriales apenas es del 11%. Por ello, es más necesario que nunca desarmar ciertos arquetipos culturales de género a través de la educación y campañas de información.

Por otro lado, el Estado destina a Secundaria y FP cerca del 30% del presupuesto en educación no universitaria. En comparación con la media europea, la inversión en FP Básica y Grado Medio es superior al de la OECD y la UE-23, aunque el gasto en Grado Superior es inferior. Con el objetivo de solucionar los problemas expuestos anteriormente, sería necesario que el Estado siguiera aumentando su inversión en el sistema FP y apostar por un ecosistema colaborativo entre organismos públicos y privados.

modelo dual

El modelo Dual sigue siendo una de las principales bazas para impulsar la FP. El informe revela que la matriculación ha subido en los cuatro últimos cursos, situándose en el 3% del alumnado total de Formación Profesional. Este incremento, en cambio, resulta insuficiente teniendo en cuenta que prácticamente un cuarto de los centros de FP del Estado ofrecen algún ciclo dual. Además, el crecimiento es desigual en según que niveles y comunidades autónomas. Mientras los estudiantes de Grado Medio dual han aumentado en cuatro puntos entre 2015 y 2019 en el Estado, los de Grado Superior han descendido cinco puntos. En Euskadi, en cambio, el número de alumnos matriculados en ciclos duales es cercano al 4,5%, mientras que la presencia en el Grado Superior es del 7%. Al ser un modelo muy ligado a la industria manufacturera y a la empresa privada, las familias de carácter tecnológico e industrial acaparan más del 80% de la oferta formativa dual en el Estado. Por ello la presencia de la mujer también es baja en este tipo de ciclos, puesto que optan más por sectores como los servicios o asistenciales, con escasa oferta dual.

la fp vasca

Enfocando la vista en Euskadi, el panorama de la FP cambia considerablemente. Tal y como indican los datos del informe del Observatorio de la Formación Profesional, cada año son más los jóvenes vascos que optan por estudiar algún ciclo. Si en el curso 2014-2015 eran cerca de 37.000 los alumnos de FP, durante el 2018-2019 la cifra ya era de 42.000. A diferencia del Estado, los estudiantes vascos son más propensos a finalizar sus estudios. Mientras que en el Estado el 6l,61% de los estudiantes terminaron sus estudios de FP durante la 2017-2018, en Euskadi el porcentaje fue un 10% mayor, algo superior al 72%.

En cuanto a las familias profesionales, la matriculación de los centros vascos refleja el potente tejido industrial de la economía. Mientras en el Estado apenas el 23% de los alumnos de FP cursan algún grado industrial, en Euskadi el porcentaje es del 43%. Por ello, los ciclos de Mecánica, Electricidad y Electrónica son los más demandados entre los alumnos vascos. Todo esto no se traduce en una mayor presencia de la mujer en los ciclos industriales, ya que tanto en Euskadi como en el Estado apenas supera el 11%.

Respecto a las ofertas de empleo que requieren alguna titulación de FP, en Euskadi casi el 30% de ellas piden al menos un Grado Superior, mientras que la exigencia de un Grado Medio se da en el 15% de los casos. En el Estado, el porcentaje de ofertas que exigen un Grado Medio es similar al de Euskadi, pero el de Grado Superior no llega al 24%, lo que evidencia una calidad de empleo inferior. Asimismo, el Gobierno Vasco invierte de media 104 euros en Formación Profesional por trabajador, por encima de los 77,5 euros que se da de media en el Estado.

noticias de noticiasdegipuzkoa