“Es un mal mensaje que se planteen congelaciones”

El secretario general de UGT Pepe Álvarez, de visita en Euskadi, recuerda que los salarios “son bajos” en España

11.09.2020 | 02:17

dOnostia – El secretario general del sindicato UGT de España, Pepe Álvarez, de visita en Euskadi señaló en relación a una posible congelación de los salarios de los funcionarios en 2021, que "es un mal mensaje que el Gobierno español plantee congelaciones salariales" porque, según recordó el sindicalista, "España es un país con salarios muy bajos en relación con el entorno europeo".

En todo caso, Álvarez dejó una puerta abierta a tal posibilidad al afirmar que "UGT demandará un aumento de salario en relación con el coste de la vida" y no hay que olvidar que la evolución del IPC puede ser negativa, con lo que con una congelación salarial se podría llegar a ganar poder adquisitivo. En todo caso afirmó que "la economía necesita que se suban los salarios, porque eso es lo que va a dar lugar a la creación de empleo".

En ese sentido, instó al Ejecutivo de Pedro Sánchez a que "no mire tanto a lo que hacían los gobiernos de derechas" porque "hoy, la política de izquierdas, pasa por reforzar los servicios públicos y los empleados públicos".

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que se reunió ayer en Barakaldo con el secretario general de UGT-Euskadi, Raúl Arza, y representantes de la organización en Euskadi también advirtió al Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos de que "no se puede aprovechar" la pandemia del COVID-19 y la "base económica del momento que estamos viviendo" para "intentar colocar un reforma de recorte de las pensiones", porque eso es "hipotecar el futuro del sistema".

El secretario general de UGT lamentó "profundamente" que el Gobierno "haya ido a hablar de pensiones y no haya situado encima de la mesa" la derogación de la reforma de las pensiones de 2013, que es "un compromiso electoral" de los dos partidos que comparten tareas de gobierno.

"Seguramente se les ha olvidado. A nosotros no se nos va a olvidar y quiero advertir muy seriamente de que para UGT es una condición necesaria que se derogue la reforma de 2013 para poder hablar de un nuevo pacto, un nuevo acuerdo en materia de pensiones", señaló.