alerta mundial por el coronavirus

Santander ultima con el ICO un plan de vivienda para jóvenes

Botín avanza que permitiría a los beneficiarios conseguir una hipoteca de hasta el 95% del valor del inmueble

18.05.2020 | 00:06

madrid – La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, indica que está trabajando con el sector de la construcción y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para lanzar un programa de compra de vivienda dirigida a jóvenes que permitiría conseguir una hipoteca de hasta el 95% del valor del inmueble.

En una entrevista con El País publicada ayer, Botín explica que este programa supondría la creación unos 500.000 puestos de trabajo, la construcción de 150.000 viviendas y ayudará "a miles de jóvenes a independizarse".

Según informa Botín, el programa consistiría en una colaboración público-privada con el ICO y empresas del sector inmobiliario. Los jóvenes solo tendrían que aportar el 5% del valor del inmueble y el Santander concedería una hipoteca con el 95% restante. De su lado, el ICO avalaría hasta el 20% del préstamo.

Por otro lado, con respecto al programa de avales públicos puesto en marcha por el Gobierno, Botín subraya que es un modelo "testado" y que está "funcionando bien en general", aunque reconoce "algún problema puntual". "Santander tiene una cuota total del crédito del 18%, pero en empresas es del 27% y nos han dado el 18%", critica Botín. "Los bancos y el Gobierno estamos colaborando de una manera muy positiva, aunque quizás hubiera sido más efectivo si se hubieran atendido las peticiones por orden de llegada, como se ha hecho otras veces en las líneas ICO y en países como Alemania, y no por un sistema de asignación de cuotas", apostilla.

Botín también confía en que la entidad pueda recuperar en octubre el dividendo. A recomendación del Banco Central Europeo (BCE), tuvo que suspender el pago de dividendos hasta, al menos, ese mes con el objetivo de mantener el mayor nivel de capital posible.

A nivel político, Botín dice que, aunque la Unión Europea tiene que entender que "solidaridad no es caridad", los países miembro también tienen que asumir que hay que "hacer todo lo necesario para que las empresas sobrevivan". "Necesitamos gobiernos responsables (...) que entiendan que si no se apoya a las empresas, si no se generan beneficios empresariales, no podemos tener una economía social", asegura".