Copa

El campeón se queda fuera (2-1)

Dos goles de soldado, el segundo en el descuento y de penalti vía var, meten al granada en semifinales

05.02.2020 | 06:30
Soldado, autor de los dos goles del Granada, celebra el tanto de penalti que dio al conjunto andaluz la clasificación para las semifinales.

Granada2

Valencia1

GRANADA Aarón; Foulquier, Vallejo, Germán, Carlos Neva; Gonalons (Yan Eteki, m.85), Yangel Herrera, Antonio Puertas, Vadillo (Víctor Díaz, m.46); Carlos Fernández (Machís, m.69) y Soldado.

VALENCIA Jaume Domenech; Wass, Diakhabi, Paulista, Jaume Costa; Coquelin, Parejo, Carlos Soler, Ferrán (Guedes, m.68); Rodrigo (Florenzi, m.87) y Maxi Gómez.

Goles 1-0, m.3: Soldado. 1-1, m.40: Rodrigo. 2-1, m.94: Soldado, de penalti.

Árbitro González González (C. Castellano-leonés). Amonestó a los locales Gonalons y Soldado.

Estadio Los Cármenes, ante 16.551 espectadores.

Granada - El Granada se clasificó ayer para las semifinales de la Copa del Rey al vencer en el estadio Nuevo Los Cármenes por 2-1 al Valencia, que no pudo hacer valer su condición de actual campeón.

Un doblete de Roberto Soldado, con el primer gol al inicio del partido y el definitivo en un penalti pitado por el VAR en el tiempo añadido, hizo inútil el tanto de Rodrigo Moreno al filo del descanso y permitió al conjunto andaluz hacer historia al volver a meterse en las semifinales coperas 51 años después.

A diferencia de anteriores eliminatorias, los dos conjuntos salieron con onces iniciales formados por muchos jugadores titulares habituales y con pocas novedades respecto a los encuentros ligueros jugados el pasado sábado.

El Granada salió como un tiro al partido y Soldado marcó el 1-0 en el minuto 3 tras una buena acción personal, después de haber fallado ya antes otra clara ocasión entre él y Carlos Fernández. La primera media hora fue frenética, con los dos conjuntos llegando con suma facilidad a las áreas contrarias y contando con opciones de marcar. El francés Dimitri Foulquier y el venezolano Yangel Herrera mandaron sendos tiros al palo, mientras que Jaume Domenech evitó goles de Álvaro Vadillo y de Antonio Puertas.

En el bando contrario, con Dani Parejo mandando y Rodrigo haciendo mucho daño, el que perdonó fue Maxi Gómez, primero al mandar el balón fuera en franca posición y después al toparse con Aarón Escandell.

Además, el VAR anuló un gol a Rodrigo por fuera de juego que en principio había concedido el colegiado. Insistió el atacante y, cuando el partido estaba más tranquilo y el Granada parecía haber pasado los mayores agobios, llegó el tanto del empate (m.40) obra del mismo protagonista.

La segunda parte tuvo poco que ver con la primera y el partido parecía abocado a la prórroga hasta que el árbitro señaló penalti, tras consultar con el VAR, en el tiempo de descuento. Y Soldado se erigió en el héroe al convertirlo. - Efe