Monkeypox. Tximino Pox

28.05.2022 | 00:35
El laboratorio de arbovirus y enfermedades víricas importantes del Centro Nacional de Microbiología

es decir, la viruela del mono o, como le llaman otros más finos, la viruela símica. El primer caso humano de viruela símica se informó en 1970 en la República Democrática del Congo y rara vez se ha producido fuera de los países de África Central y Occidental, según recoge The Lancet. Hasta la fecha, ha habido poca investigación sobre casos de viruela del mono en países europeos o americanos. En 2017 hubo un brote importante en Nigeria, del que resultaron afectados, entre otros, dos viajeros al Reino Unido y otro a Israel. Entre 2018 y 2019, cuatro pacientes observados en este estudio fueron tratados por viruela del mono en unidades HCID en Inglaterra. Tres de estos casos fueron importados de África Occidental. El cuarto caso ocurrió en un trabajador sanitario 18 días después de la exposición inicial al virus y fue el primer ejemplo de transmisión de esta enfermedad en un hospital fuera de África.

En 2019 se detectó un caso en Singapur, de un paciente nigeriano, según recoge The Lancet en noviembre de ese año. En 2021 se confirmaron siete casos en Reino Unido, tres de ellos de una misma familia, transmisión doméstica, que viajaba desde Nigeria. Como se ve, era una enfermedad rara, pariente cercana del virus de la viruela, que se consideraba extinguido gracias a la vacuna y siempre importada desde África. En absoluto privativa del colectivo homosexual.

Fue clasificada como Enfermedad Infecciosa de Alto Impacto (HCID, por sus siglas en inglés) por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido. Actualmente no hay tratamientos autorizados para la viruela símica y hay datos limitados sobre la duración de su contagiosidad, con un período de incubación que oscila entre los cinco y los 21 días. Los pacientes suelen permanecer aislados en un hospital especializado para evitar propagar el virus a otras personas.

Los síntomas informados de la viruela del mono incluyen fiebre, sarpullido e inflamación de los ganglios linfáticos. También se han registrado complicaciones que incluyen inflamación de los pulmones y del cerebro, inflamación de la córnea, que supone una amenaza para la vista, e infecciones bacterianas secundarias. Las tasas de mortalidad publicadas varían mucho, entre el 1 y el 10% en la cuenca del Congo y menos del 3% en Nigeria. La mayoría de las muertes por viruela símica ocurren en niños y personas que tienen VIH.

Los casos confirmados aumentan cada hora y al total de países se suman nuevos. Ya son 84 los casos confirmados en España y 219 en todo el mundo. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte su portavoz de que "la situación actual es preocupante porque no se parece a los patrones típicos que hemos visto antes con la viruela del mono", lanzando un mensaje de tranquilidad al afirmar que "la viruela del mono generalmente no se propaga fácilmente entre las personas, ya que requiere un contacto físico cercano. Este brote es controlable ya que el riesgo para el público en general parece ser bajo. Sin embargo, se requiere una acción inmediata de los países para controlar el potencial de una mayor transmisión".

El contacto físico cercano, profundo añadiría, en hombres que han tenido sexo con otros hombres (HSH). Los pacientes presentan lesiones en los genitales o el área perigenital, y se sitúa en la fiesta de Maspalomas y en la sauna madrileña, aunque se cree que la conexión puede estar en un grupo de italianos que estuvo en ambos lugares. Se ha confirmado el primer caso en una mujer, empleada del establecimiento. Reino Unido, España y Portugal son los que más registran, aunque fuera de la Unión Europea también se han computado positivos en Canadá, Estados Unidos, Australia, Israel y Emiratos Árabes Unidos. Hasta ahora la mayoría de los positivos han mostrado síntomas leves y no ha habido fallecimientos.

Según el Carlos III, el linaje de la viruela del mono que circula por España y Europa es el de África Occidental, el más leve, según se desprende del primer borrador de secuencia del 100% del virus de la viruela del mono tras estudiar el genoma de muestras de 23 pacientes.

Actualmente, no hay una vacuna específica para la viruela del mono, pero los datos muestran que las vacunas usadas para erradicar la viruela son hasta un 85% eficaces contra la viruela del mono, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

 

noticias de noticiasdegipuzkoa