ELA y LAB llaman a la huelga los días 10 y 11

El conflicto laboral acumula 246 jornadas de paro y las trabajadoras llevan diez años sin convenio

30.11.2020 | 23:59

donostia – ELA y LAB anunciaron ayer por separado la convocatoria de dos nuevas jornadas de huelga en las residencias de ancianos de Gipuzkoa, en ambos casos, para los días 10 y 11 de diciembre –próximos jueves y viernes–.

Responsables de ambas centrales sindicales ofrecieron sendas ruedas de prensa en Donostia, en las que anunciaron esos dos días de paro, en demanda de un nuevo convenio colectivo provincial y medidas para garantizar la salud y seguridad de las trabajadoras.

Según informó ELA, sindicato mayoritario en el sector, con estas dos nuevas convocatorias sumará un total de 246 días de paro acumulados denunciando "el bloqueo del convenio" por parte de "patronales y Diputación".

Las trabajadoras vuelven a ser por tanto convocadas a la huelga, después de la jornada de paro que llevaron a cabo el pasado 6 de octubre, y con carácter general en Euskadi y para "todos los sectores de los cuidados profesionales" también el 17 de noviembre.

"La situación es muy dura", denunció el responsable de ELA Txomin Lasa, quien recordó que llevan más de diez años con el convenio "bloqueado" mientras ven cómo "en Gipuzkoa se están firmando" en otros sectores.

Aseguró que las empleadas se sienten "abandonadas" a pesar de ser quienes están "sacando adelante" el servicio de cuidados a la población "más vulnerable de la sociedad".

Por su parte, LAB consideró que "la situación es insostenible" y el conflicto laboral que arrastra este sector desde hace años, aunque enfrente a "trabajadoras, usuarios y familiares" con "empresas e instituciones", afecta "a toda la sociedad".

La crisis del coronavirus "ha puesto de manifiesto de forma brutal las carencias de las residencias de mayores, que no son nuevas", indicó LAB, que denunció una vez más "la precariedad" que padecen las empleadas en estos centros.

LAB reivindicó que, además de un nuevo convenio colectivo y medidas que garanticen su salud y seguridad, aspiran a "cambiar radicalmente el sistema" actual, "basado en la privatización del servicio", lo que permite que "las empresas negocien con el dinero público".