El operario que cayó de la cubierta de Anoeta ya tiene su prótesis en la pierna derecha

El valenciano Antonio Escandón ha sido operado por el doctor Cavadas este martes

03.06.2020 | 02:14
Antonio Escandón. Foto: N.G.

donostia – Antonio Escandón, el trabajador valenciano que cayó el pasado verano desde la cubierta de Anoeta –unos 20 metros de altura– y estuvo tres semanas grave en la UCI del Hospital Donostia, tiene ya su prótesis en la pierna derecha después de la operación a la que fue sometido este martes, que duró más de cinco horas y que salió "muy bien", según cuentan sus familiares, "aunque la pierna tenía más trabajo del que se pensaba en un inicio". La intervención tuvo lugar en el Hospital Nueve de Octubre de Valencia a cargo del doctor Pedro Cavadas, especialista de reconocido prestigio en cirugía reconstructiva.

Fue el 17 de julio de 2019 cuando Antonio Escandón cayó desde la cubierta del estadio de Anoeta hasta el césped, una caída de unos 20 metros de altura que le provocó múltiples daños y que le tuvo tres semanas en la UCI. Llegó al Hospital Donostia con el cráneo aplastado por la parte frontal del golpe, la caja torácica aplastada, costillas rotas –una de ellas le perforó el pulmón–, un codo fracturado y la pierna derecha destrozada. El pasado mes de septiembre los doctores le plantearon la posibilidad de amputarle la pierna, pero las gestiones del sindicato ELA ante la mutua de accidentes, la empresa contratista de las obras de Anoeta y la Real Sociedad dieron sus frutos, y Antonio Escandón acudió al doctor Cavadas.

La primera operación –un vaciado para evitar la amputación– tuvo lugar a finales del pasado año y la segunda, ayer. El valenciano está "animado, contento, con ganas de empezar la rehabilitación", que será larga y exigente. "Pero no le da ninguna pereza ni miedo", aseguran desde su familia.

Antonio, residente en un pequeño municipio valenciano, Paiporta, contaba a este periódico antes de la intervención que el doctor Cavadas le había dicho que recuperará el 80% de la movilidad en la pierna, aunque él se conforma con el 50%: "Eso ya sería mucho". En cualquier caso, se muestra agradecido a las gestiones encabezadas por Igor San José, responsable de la Construcción del sindicato ELA, y a Jokin Aperribay, al que da las "gracias" por haberse "preocupado". Su reto es volver andando a Donostia, comerse un chuletón y visitar el remodelado estadio de Anoeta.