Alerta mundial por el coronavirus

Cuatro días vivito y coleando

El COVID-19 puede sobrevivir días en varias superficies y contribuir a la expansión de la epidemia El látex oel aluminio son algunos de los materiales hostiles para el patógeno

23.03.2020 | 01:05
Cuatro días vivito y coleando

DONOSTIA – Un teclado de ordenador puede llegar a contener más de 30.000 bacterias por centímetro cuadrado, y, sin embargo, es ahora, con el COVID-19, cuando nos ha entrado la histeria de la desinfección. La mayoría de los objetos que tocamos a lo largo del día son una fuente de gérmenes potencialmente infecciosos. Bacterias y virus permanecen al acecho en objetos de uso cotidiano como picaportes, barandillas, barras del metro, carritos de aeropuertos o supermercados, botones de ascensor o teléfonos móviles. Pero la irrupción del COVID-19 ha disparado todas las alarmas, ya que su elevado potencial de contagio se debe a que el virus puede mantenerse en algunas superficies durante horas e incluso durante días. Hasta cinco, al parecer.

Aunque la supervivencia del coronavirus depende de factores como la humedad, la temperatura y, por supuesto, el tipo de material –más o menos receptivo–, un reciente estudio publicado en The Journal of Hospital Infection identificó el tiempo que puede permanecer el bicho en las distintas superficies a 20 grados de temperatura. Así, concluyó que sobre acero puede estar activo durante dos días, y sobre vidrio y madera, cuatro días. Los materiales plásticos y la cerámica serían los más acogedores para el patógeno, ya que permiten su supervivencia durante cinco días, mientras que el aluminio y el látex son los más hostiles para el bicho ya que en ese entorno subsiste apenas unas horas. El estudio también encontró que con un aumento de temperatura disminuye en un 50% el tiempo de duración en superficies de acero. "Esto indica que una mayor humedad, temperatura moderada, poco viento y una superficie sólida son buenas condiciones para la supervivencia de un coronavirus y el COVID-19 no es la excepción", explica la epidemióloga de la Universidad de Carolina del Norte, Rachel Graham.

Más en monedas En este sentido y teniendo en cuenta la investigación, las monedas podrían prolongar más la supervivencia del coronavirus que los billetes. Según explicaciones de Graham, "determinar de manera exacta cuánto tiempo puede vivir el COVID-19 en superficies no solo varía respecto al material, sino también por las condiciones de temperatura y humedad encontradas en el lugar". No obstante, la epidemióloga subraya que debe existir una rutina de higiene al tener contacto con cualquier moneda, "ya sea por el temor al contagio de virus o simplemente porque el objeto en sí ya está suficientemente contaminado".

Suspendido en el aire, el patógeno es capaz de aguantar tres horas tras haber sido expulsado en forma de pequeñas gotitas, de entre uno y cinco micrómetros –unas 30 veces más pequeñas que el grosor de un cabello humano–, a través de la tos o estornudos. Las gotas de mayor grosor, en cambio, tienden a depositarse antes sobre las superficies.

Estos resultados proporcionan información clave sobre la estabilidad del coronavirus y sugiere que las personas pueden adquirirlo después de tocar objetos contaminados. No obstante, a pesar de que el análisis de 22 estudios científicos revele que los coronavirus humanos –tanto el síndrome respiratorio agudo severo, el síndrome respiratorio de Oriente Medio o este COVID-19– pueden persistir varios días en algunas superficies, también pueden ser neutralizados con desinfección. El equipo de investigadores señala que los coronavirus pueden "inactivarse eficientemente" en las superficies en un minuto si son limpiadas con soluciones que contengan: entre 62% y 71% de alcohol de etanol, 0,5% de peróxido de hidrógeno o un 0,1% de hipoclorito de sodio (lejía).