Dos horas para recorrer seis kilómetros

El cierre de la AP-8 y el colapso de la N-634 provocaron retenciones que llegaron hasta Mendaro

07.02.2020 | 06:27

donostia - Dos horas para recorrer seis kilómetros. Concretamente, los que separan Mendaro de Elgoibar. Es lo que sufrieron los miles de conductores que ayer se vieron afectados por el corrimiento de tierras ocurrido en Zaldibar y que dejó a cientos de vehículos bloqueados en la autopista y con la carretera nacional colapsada.

El desprendimiento sucedido a primera hora de la tarde obligó al corte total de la AP-8 entre Eibar y Ermua, así como al cierre de la variante de esta última localidad, lo que provocó que todo el tráfico que circulaba en sentido a Bilbao se desviara a la N -634, una carretera nacional que no tardó en colapsarse.

Según relataron algunos testigos presenciales y afectados por esta situación, los vehículos que estaban siendo desviados desde la autopista se incorporaban a la carretera nacional, topándose con los automóviles que ya se encontraban en esta vía, de forma que la circulación se ralentizó hasta tal punto que llegó un momento en que los coches no podían avanzar ni hacia Eibar ni hacia Ermua. "Estaba todo atascado desde la rotonda de Azitain y no podíamos avanzar", decían algunos de los afectados por el atasco.

La caravana de vehículos no tardó en ganar metros y pronto llegó hasta Mendaro. De hecho, en el momento álgido de estas retenciones, los coches necesitaron de cerca de dos horas para recorrer los seis kilómetros que separan este municipio de Eibar.

En dirección a Donostia, la circulación también fue muy complicada. Los problemas comenzaban en el peaje de Durango, que llegó a acumular hasta cuatro kilómetros de atasco, pese a que las barreras estaban abiertas. Desde este punto, los vehículos ligeros eran desviados a la carretera nacional, mientras que los camiones aguardaban en el arcén.

La situación en la N-634 no era mucho mejor, con mucha densidad de tráfico. El acceso a las ciudades también generó problemas. En Eibar, algunos se cerraron, llenando de tráfico el centro de la ciudad.

El tráfico comenzó a aliviarse ligeramente a partir de las 19.00 horas, aunque la normalidad todavía tardaría en llegar.

Así las cosas, quien circuló a última hora de la tarde entre Bilbao y Eibar tardó más de hora y media en completar un recorrido que habitualmente puede finalizarse en media hora.