Hong Kong suspende sus tratados de extradición con Reino Unido, Canadá y Australia

El portavoz de la cancillería considera que estos tres países “han politizado” la cooperación judicial, una “acción errónea”

29.07.2020 | 01:15
El portavoz de la cancillería, Wang Wenbin. Foto: Efe

pekín – Hong Kong suspenderá sus tratados de extradición y sus acuerdos de cooperación judicial con el Reino Unido, Canadá y Australia, como respuesta a las medidas en la misma línea adoptadas por los citados países, aseguró ayer el Ministerio de Asuntos Exteriores de China.

Durante una rueda de prensa, el portavoz de la cancillería Wang Wenbin indicó que esta decisión se debe a que "Canadá, Australia y el Reino Unido han politizado la cooperación judicial, una acción errónea que ha dañado la base de la cooperación judicial" con Hong Kong. Asimismo, Wang consideró la suspensión de esos acuerdos por parte del Reino Unido, Canadá y Australia una "grave injerencia en los asuntos internos de China".

Londres, Ottawa y Canberra decidieron recientemente suspender sus acuerdos de extradición con Hong Kong a raíz de la aprobación, por parte de Pekín, de una controvertida ley de seguridad nacional que, en opinión de abogados, activistas y un amplio segmento de la sociedad civil limitará las libertades de las que hasta el momento gozaba la región administrativa especial.

Respecto a la suspensión de estos acuerdos por parte de Nueva Zelanda, anunciada ayer, Wang adelantó que "se debe a una interpretación incorrecta de la ley de seguridad nacional" y que "China se reserva el derecho a responder" a esa decisión.

La polémica ley entró en vigor el mes pasado y estipula penas de hasta cadena perpetua para supuestos de "secesión, subversión contra el poder estatal (cargo habitualmente usado contra disidentes y críticos del régimen comunista), actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional". La ley llegó después de más de un año de protestas prodemocráticas, que también registraron incidentes violentos entre la Policía y algunos manifestantes radicales, y cuyos efectos han lastrado la economía local.