Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
cortejo a los nacionalistas

Sánchez ata el apoyo de Podemos e inicia el cortejo a los nacionalistas

El presidente y Pablo Iglesias escenifican un pacto aún insuficiente para sacar adelante los presupuestos

El PNV aguarda al visto bueno de Bruselas al borrador para negociar

Txus Díez - Viernes, 12 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras la firma en el Palacio de la Moncloa del acuerdo sobre el proyecto de ley de presupuestos para 2019.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras la firma en el Palacio de la Moncloa del acuerdo sobre el proyecto de ley de Presupuestos para 2019. (EFE)

Galería Noticia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras la firma en el Palacio de la Moncloa del acuerdo sobre el proyecto de ley de presupuestos para 2019.

Donostia- La fotografía que ayer obtuvo el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, estampando su firma en un acuerdo presupuestario con el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, supone un balón de oxígeno para un Ejecutivo en minoría, acosado por la derecha y que empezaba a dar síntomas de agonía, pero ni mucho menos significa que tenga garantizadas las cuentas de 2019. El PSOE necesita el respaldo de los mismos grupos que, más que aupar a Sánchez a la Presidencia, expulsaron a Rajoy de La Moncloa, los nacionalistas vascos y catalanes;y de hecho ayer mismo la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ensalzaba los beneficios del borrador pactado para la sociedad catalana.

ERC y PDeCAT exigen un acuerdo en torno a los políticos presos y la autodeterminación catalana para negociar, y desde Euskadi, el PNV está a la espera de recibir la llamada del Gobierno para ver el detalle del proyecto presupuestario y negociar en torno al avance sobre la “agenda vasca”, la no invasión competencial y el cumplimiento de los compromisos ya adquiridos. “Ayer -por el jueves- me encontré con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en unas escaleras en el Congreso y dijo: tengo que llamarte urgentemente, pero no tengo más noticias”, afirmó en ese sentido ayer el portavoz jeltzale en la Cámara baja, Aitor Esteban, en una entrevista a RNE.

Esteban no se expresaba así en tono crítico, pues dijo entender que primero se amarre el pacto con la fuerza más representativa, opinión que ratificaron fuentes del grupo parlamentario a este periódico, que en todo caso rechazan entrar a valorar el detalle de un acuerdo que el PNV ha conocido por la prensa. Los nacionalistas saben que Sánchez tendrá que hacer “encaje de bolillos” si quiere satisfacer a los cuatro grupos necesarios para sumar los 175 votos que necesita, son “conscientes de la situación y de las dificultades” y, por ello, llegado el momento, plantearán asuntos que sean “factibles y razonables”. En todo caso, insisten los jeltzales desde el Congreso, a ellos les toca negociar cuestiones “que tengan incidencia en Euskadi”.

Por otro lado, Esteban prefiere ir “pasito a pasito” y esperar a que el borrador de Sánchez pase por el filtro de Bruselas, a cuyo examen se someterá el lunes, antes de sentarse a analizar números concretos. “Entonces habrá que hablar de lo que nos gustaría”, señaló. Ayer, al contrario de lo que ocurrió con Italia, la UE no se pronunció sobre el contenido del acuerdo, lo que de entrada descarta un rechazo tajante del mismo.

El pacto tiene un carácter eminentemente social, con medidas para las rentas más bajas o los pensionistas que ambas fuerzas intentarán capitalizar de cara a unos futuros comicios contra la derecha más fragmentada de las últimas décadas. En ese sentido, señalan desde el PNV, en lo anunciado por Sánchez e Iglesias hay algunas medidas más legislativas que presupuestarias, lo que podría avanzar un pacto de legislatura entre PSOE y Unidos Podemos. Se apartaría así del horizonte más cercano una convocatoria electoral en España, que el llamado a las urnas en Andalucía podría haber llegado a precipitar, y que el PNV no desea.

Tampoco Sánchez, que con la ayuda de Iglesias ha conseguido lanzar el balón al tejado del resto de partidos que le apoyaron para echar a Rajoy. Así, Unidos Podemos preguntaba a los nacionalistas si rechazarán un documento que prevé acuerdos por valor de 2.200 millones de euros para Catalunya, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también invitaba a JxC y ERC a sumarse al acuerdo.

Los aludidos coincidían en ligar su apoyo a Sánchez con la situación política de Catalunya. El líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, advirtió de que “si no hay un movimientos de manera inmediata respecto a la autodeterminación de Catalunya y a la situación de los presos, ERC no tiene nada que negociar”. La formación republicana quiso “dejar claro” así que “la paciencia a nosotros ya se nos ha acabado”. El mensaje del PDeCAT fue igual de contundente que el de ERC desde el partido, pero no tanto desde el Congreso. El diputado Ferran Bel señalaba que “hablar siempre se puede hablar”.

Por su parte, EH Bildu, que también votó junto al PSOE para desalojar a Rajoy de La Moncloa, avisaba a Sánchez de que el acuerdo sellado ayer no saldrá adelante si no hay voluntad convocar de un referéndum y canalizar “lo que demanda la mayoría de la sociedad catalana”.

ELKARREKIN PODEMOS


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902