Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Manuel Valls, un tránsfuga profesional

Por Iosu Perales - Viernes, 12 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Candidato a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos. Acusado por una mayoría del electorado francés como de “un hombre sin honor”, Valls se agarra a una nueva oportunidad de seguir en la política profesional.

Su historial político es un cúmulo de fracasos. Abandonó el Partido Socialista cuando la mayoría socialista le abandonó a él, derrotado por Benoit Hamon en las primarias del partido para elegir candidato a las presidenciales. Hamon logró un 6,20% frente a Emmanuel Macron, lo que da idea de la magnitud de la derrota de Valls. El diario Le Monde, se hizo eco de “una humillación mordaz”: la mano derecha de Françoise Hollande, abatido por uno de sus exministros más contestatarios. Por supuesto Valls no votó al candidato Hamon, sino a su nuevo referente, Macron.

Hamon había sido el ministro más izquierdista en el gobierno de Hollande, mientras que Valls defendía ajustes brutales en la dirección de atacar al estado del bienestar. De modo que su derrota en el partido fue realmente la de un proyecto político conservador.

Entonces consideró la posibilidad de salir diputado en el grupo de La República en Marcha, el partido del ahora jefe del Estado, aunque también estaba dispuesto a sumarse a los radicales de izquierda, pero a condición de formar parte de la mayoría presidencial. Salió reelegido diputado el 18 de junio de 2017. Valls supo ver que Macron tiene un recorrido político exitoso y quiso situarse a su lado a cualquier precio. “Me gustaría incorporarme al movimiento La República en Marcha”. Justificó su decisión por la importancia de “dar a Emmanuel Macron una mayoría amplia y coherente para que pueda gobernar”.

A Valls le da igual pasar de ser militante socialista durante más de tres décadas a encabezar una candidatura de derechas, tras ser menospreciado por Macron

Sin embargo, en declaraciones al semanario Le Canard, el emergente líder francés habría descartado tal eventualidad con una frase feroz: “No me fío de Valls. Es capaz de cualquier mala jugada”. Las revelaciones de Macron sobre Valls fueron una estocada, presentándolo como un arribista capaz de cualquier mala jugada para seguir trepando. Las filtraciones de Le Canard, recuerdan la incómoda soledad política absoluta de Valls, tras abandonar a su segunda esposa para “rehacer” su vida, por tercera vez, con una tránsfuga de la derecha reconvertida en diputada del partido de Emmanuel Macron.

Valls siempre ha pensado que el fracaso electoral del Partido Socialista frente a Macron tiene que ver con el hecho de que la izquierda no asumió la coherencia de las reformas hechas por los gobiernos del presidente François Hollande (2012-2017) en los que él participó, primero como ministro del Interior y luego como primer ministro.

Es así que en tiempo récord Valls se cambió de chaqueta y de partido. Perdió las primarias socialistas y corrió a buscarse una nueva vida política elogiando a Macron. Pero este último debió opinar como el 61% de los franceses que, según una encuesta, consideraron a Valls un traidor a su partido al negar su apoyo al candidato Hamon. Dicho de otro modo, Macron no se fía ni un pelo de Valls y no le ha otorgado confianza. “Si hay un traidor, si alguien ha acabado con Hollande, ese es Valls”, dice Macron. Visto lo cual Valls ha dicho sí a ir de candidato en Barcelona, atendiendo al ofrecimiento de Ciudadanos. Pero lo hará en una plataforma que llama transversal bajo el nombre de “Barcelona, capital de Europa”.

Manuel Valls, nacido en Barcelona en 1962, no conoce la gran ciudad catalana. Pero da igual. Como le da igual pasar de ser militante socialista durante más de tres décadas a encabezar una candidatura de derechas, tras ser menospreciado por Macron. El caso es ser alguien en la vida política a consta de marketing y oportunismo. Hubo un tiempo en que la política era una dedicación de servicio, de vocación, de entrega a la comunidad. Hoy la política-espectáculo, es frívola, una profesión rentable y, al parecer en algunos casos funciona como en el fútbol: se trata de fichar estrellas o estrellitas para competir en condiciones de ganar. Ciudadanos se ha fijado en Valls, como se fijó en Vargas Llosa, gran perdedor de elecciones en su país, Perú. Y es que Ciudadanos es eso, un invento aupado por inyecciones económicas del IBEX-35 y por medios de comunicación. Aunque el invento de los fichajes no es nuevo. En la España de finales del XIX, entre los años 1871 y 1873, reinó Amadeo de Saboya, nacido en Turín en 1845. No había condiciones para un rey español y se trajeron a un italiano. En esos tiempos el reino de España era un país que había sido llevado al empobrecimiento y a un estado convulso. Y le dieron el papelón al italiano. Al menos, Amadeo, no estropeó más la España que encontró, tal vez porque sólo estuvo dos años.

Si Valls ganara la alcaldía, yo no le veo como alcalde dando seguimiento a los problemas reales de la gran ciudad, lo veo como un gobernador colonial vigilando a quienes aspiran a la independencia de Catalunya. Ciudadanos no quiere un alcalde, quiere una figura autoritaria partidaria del 155, que radicalice la confrontación contra el proces. Con Valls, Barcelona ciudad saldría perdiendo. Tendría a un mercenario de la política al mando de una ciudad que desconoce y resultaría políticamente maltratada. Pero sospecho que hay más: para Valls, Barcelona es la plataforma para ganar Catalunya en un futuro. No es casual que exija ir como líder de una plataforma transversal y no de un partido concreto. Lo que quiere es manos libres de un lado, y un liderazgo unipersonal del otro. Busca ser un nuevo caudillo. Algo que Ciudadanos tendrá que aceptar pues pagaría electoralmente caro una marcha atrás.

Espero que este mercenario de la política salga derrotado como en Francia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902