Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Cintura en el banquillo

garitano cambió el dibujo táctico hasta en tres ocasiones para sellar el triunfo en el derbi

Marco Rodrigo - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

4-4-2 con Pardo como enganche

Galería Noticia

4-4-2 con Pardo como enganche
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

donostia- Habían transcurrido 26 minutos y nueve segundos de derbi en San Mamés, cuando se produjo una de las jugadas clave del encuentro. Iñigo Martínez cometió un claro penalti sobre Luca Sangalli, pero el juego continuó durante 43 segundos. El colegiado Hernández Hernández pareció esperar a que el contragolpe del Athletic se viera frenado para interrumpir el juego y ver la jugada conflictiva en la pantalla del VAR. El partido se detuvo por espacio de un minuto y 25 segundos, tiempo que Asier Garitano empleó para modificar la estructura de su equipo en el centro del campo. Llamó a Sangalli, Illarramendi y Zubeldia y diseñó un rombo en la medular para contener los ataques de un rival centrado entonces en presionar al colegiado. Así se gestó el primer cambio de dibujo de un encuentro en el que el cuadro txuri-urdin mostró hasta cuatro disposiciones tácticas distintas, prueba irrefutable de que en su banquillo se sienta un entrenador con mucha cintura.

Posiblemente el técnico de Bergara esperara otro comportamiento por parte del Athletic en el comienzo del partido. Berizzo apostó por la misma alineación que inició hace tres semanas el encuentro de San Mamés contra el Real Madrid. Pero aquel día los rojiblancos buscaron hacer daño al cuadro merengue explorando vías distintas. Atacaron entonces empezando sus ofensivas desde el sector zurdo, a donde desplazaron siempre a un pivote o a un central para dar vuelo a Yuri y centrar a Muniain. El viernes, por contra, la zona diestra de De Marcos y Susaeta fue la que ganó peso en el comienzo de los ataques rojiblancos, una circunstancia que seguro sorprendió al entrenador de la Real. Su equipo logró por sí mismo y con el dibujo del arranque (un 4-4-2 con Pardo como enganche) superar los primeros minutos del Athletic, pero Garitano aprovechó el mencionado parón del VAR para terminar de ajustar la colocación de sus futbolistas.

en estado puroAunque sus movimientos al respecto también se habían visto limitados por la nutrida lista de bajas, el técnico de Bergara se había mostrado flexible con los esquemas hasta el derbi del viernes en San Mamés. En la primera jornada, por ejemplo, la Real culminó con tres centrales su victoria ante el Villarreal, igual que el triunfo de Huesca semanas después. Contra el Rayo en Anoeta también cambió sobre la marcha, del 4-1-4-1 inicial a un claro 4-4-2 en los últimos minutos. Pero no ha sido hasta la visita al Athletic cuando Garitano ha protagonizado uno de esos giros de tuerca que caracterizaron su exitosa trayectoria en el Leganés.

Mientras Hernández Hernández comprobaba en la banda si Iñigo Martínez había cometido penalti, la Real cocinaba un cambio de sistema que implicó dibujar un rombo en la zona ancha. Los txuri-urdin se escalonaron de forma eficiente, con Illarramendi ejerciendo de pantalla por delante de la zaga, con Zubeldia escorado a la derecha vigilando de cerca a Iker Muniain, con Sangalli como mediapunta apretando al pivote rojiblanco de turno, y con Pardo en la izquierda ayudando a Oyarzabal en la presión al lado fuerte del Athletic. El de Eibar continuó como extremo zurdo, mientras Garitano dejó vacía la banda diestra, estimando que daba tiempo a bascular de forma colectiva cuando el rival cambiara de orientación su juego buscando a Yuri.

Así dispuesta, la Real controló medio partido, antes de que la apuesta final de los locales por el juego directo obligara a Garitano a dos nuevas modificaciones: del 4-5-1 al 5-3-2 para sellar un triunfo de quilates.

CAMBIOS TÁCTICOS

4-4-2 CON PARDO COMO ENGANCHE. La Real inició el partido con dos líneas de cuatro por delante de Moyá, con Jon Bautista en punta y con Rubén Pardo ejerciendo de enganche. Cuando el Athletic atacaba, el riojano se situaba prácticamente en paralelo con el errenteriarra para iniciar la presión. En la imagen se aprecia la posición del propio Pardo, así como las intenciones ofensivas de los de Berizzo, basadas en convertir el sector derecho en su lado fuerte, vaciando el izquierdo para Yuri e intentando aprovechar con Muniain la espalda de Zubeldia e Illarramendi.

ROMBO EN LA MEDULAR Y UNA BANDA ‘VACÍA’. El entrenador dibujó un rombo en el centro del campo. Illarramendi actuó de cuatro, por delante de la defensa. Zubeldia fue el interior diestro, ocupándose de Muniain. Sangalli presionó a Beñat o Dani García (el pivote rival que pisara su zona) desde la demarcación de mediapunta. Y Pardo, interior zurdo, ayudó a Oyarzabal a la hora de apretar el inicio por derecha del Athletic. El eibartarra actuó como extremo izquierdo, dentro de un dibujo asimétrico sin ala en el otro costado.

CON JUEGO DIRECTO DEL RIVAL, AMBAS BANDAS OCUPADAS. Seis minutos antes del 1-3 de Oyarzabal, el entrenador del Athletic había dado entrada a Aritz Aduriz por Raúl García, y había apostado también por oxigenar la banda diestra sustituyendo a De Marcos en beneficio de Capa. Todo apuntaba a que los de Berizzo empezaban a renunciar a buscar superioridades en zona interior con Muniain, y a que confiaban la remontada a un juego directo, de centros laterales al área, que Garitano intentó contrarrestar poblando con dos hombres cada banda. Sentó a Sangalli, incluyó a Sandro (extremo diestro) y dibujó un claro 4-5-1.

EL VAR COMO TIEMPO MUERTO. Iñigo cometió penalti sobre Sangalli, pero Hernández Hernández no detuvo el juego hasta 43 segundos después. En primera instancia, Garitano reaccionó con un gesto de sorpresa por la interrupción. Inmediatamente después, se desgañitó para llamar a Luca Sangalli, Igor Zubeldia y Asier Illarramendi. En la imagen superior derecha del fotograma se aprecia cómo el técnico da instrucciones a los tres centrocampistas, cuya disposición sobre el césped quedó modificada a partir de entonces.

CONTINUIDAD TRAS EL INGRESO DE ZURUTUZA. En la segunda parte, el primer cambio de la Real supuso el ingreso de Zurutuza por Pardo. Fue una sustitución hombre por hombre, sin retoques tácticos. Zubeldia siguió ocupándose principalmente de Muniain. Oyarzabal no perdía de vista a De Marcos, desde cuyo sector empezaba a atacar el Athletic. Y a la estructura txuri-urdin casi siempre le dio tiempo a bascular hacia el otro costado para contener los avances de Yuri Berchiche, a quien Berizzo concedió todo el carril.

LOS ÚLTIMOS MINUTOS, CON TRES CENTRALES. El Athletic intensificó en los últimos minutos el envío de balones colgados al área txuri-urdin, y Garitano apostó entonces por el cuarto dibujo del partido. Tras el 4-4-2 inicial en fase defensiva, el rombo posterior de la medular y el 4-5-1 con Sandro por la derecha, el equipo terminó asentado en un 5-3-2, a raíz del ingreso al campo de Héctor Moreno por Oyarzabal. El trivote formado por Illarramendi, Zubeldia y Zurutuza se mantuvo intacto, mientras que Bautista y el propio Sandro acabaron el encuentro compartiendo ataque. Navas, Aritz y Moreno eran los tres centrales.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902