Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mikel Oyarzabal delantero de la real

“Nosotros somos los que vivimos en Zubieta y no hay nada de lo que preocuparse”

Oyarzabal ya habla como un capitán. Molesto por los rumores aparecidos en torno al equipo y a Garitano, se expresa a la defensiva. Reconoce su discreto comienzo, desmiente que reaccionara mal al cambio del sábado y ahora solo piensa en ganar el derbi

Una entrevista de Mikel Recalde Fotografía Ruben Plaza - Jueves, 4 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Mikel Oyarzabal posa en el Peine del Viento.

Mikel Oyarzabal posa en el Peine del Viento.

Galería Noticia

Mikel Oyarzabal posa en el Peine del Viento.Mikel Oyarzabal posa en el Peine del Viento antes del derbi de mañana, uno de los partidos que más motiva a los realistas.

donostia- Usted es nuevo en una comida de capitanes. ¿Y cómo funciona eso?

-Es una charla más. Vamos allí a hablar de la situación, a reunirnos, a ponernos al día de todo e intentar ayudar en lo que podamos. Estamos para eso todos y es nuestra intención.

¿Una conversación en plan informal?

-Hay momentos para todo, como en cualquier conversación, pero no es nada crítico ni nada de lo que preocuparse. Se trata de una reunión más, como las mil que hay cada día en Zubieta. Una charla más para intentar ayudar en lo que se pueda y sacar todo lo positivo escuchando la opinión de todos.

También serviría de conjura para el derbi.

-Muchas veces eso es lo que menos importa, porque todo el mundo sabe de la importancia del partido y que ganarlo es especial. Los derbis se viven de manera diferente.

Y en un momento así, ¿también para calmar las aguas?

-Para eso está el míster, el cuerpo técnico… Que son los que están todos los días contigo, te ven entrenar y las cosas que haces. Su trabajo y labor también es esa aparte de dirigir, y la están cumpliendo. Estamos teniendo apoyo por parte de todos, los compañeros también estamos para arropar al que sea. Lo más importante es que el grupo sigue unido y cree que las cosas se pueden hacer bien.

¿Está pasando algo raro en Zubieta?

-Si la gente piensa que está pasando algo raro es porque ellos lo creen, no porque nosotros hayamos demostrado nada, todo lo contrario. Nosotros somos los que vivimos en Zubieta, sabemos la situación en la que estamos y no hay nada de lo que preocuparse por ninguna parte. Estamos tranquilos, sabemos que no estamos haciendo las cosas del todo bien y que el principio de temporada no ha sido el que nos hubiera gustado, pero, aparte de lo deportivo que se ve cada fin de semana, en lo extradeportivo no hay nada de qué hablar.

La fuerza de la Real siempre ha sido la unión en el vestuario.

-Lo sabemos y si cualquiera estuviese un día aquí dentro metido lo vería claramente, por mucho que la gente luego diga lo que quiera. Los que estamos dentro sabemos lo que pasa y seguimos muy tranquilos. Esto para nosotros es una familia, todos vamos en la misma dirección y todos remamos hacia lo mismo.

Asier Garitano ha llegado con un estilo de juego muy diferente.

-Cada entrenador tiene su estilo, su modo de jugar y de hacer las cosas. Es un proceso de adaptación, tanto por nuestra parte hacia él como de la suya hacia nosotros. Él ha llegado aquí, para nosotros es un entrenador y un cuerpo técnico nuevo y, quieras o no, eso lleva su aclimatación tanto para coger lo que ellos quieren y ellos lo que nosotros mejor sabemos hacer. Al final es cosa de todos, de estar unidos, de ir todos en la misma dirección, que es lo que estamos intentando hacer y ya está.

Ahora es el juego el que genera dudas.

-El último partido, sobre todo, sí que tuvimos más balón, llevamos más la iniciativa. El Valencia es un gran equipo y pasó lo que pasó, pero ya se empiezan a ver cosas que llevábamos haciendo otros años. También es verdad que si juegas a eso y no ganas, las críticas y las quejas van a venir igual;y si sigues jugando así y llegan los resultados, todo el mundo va a estar contento. Poco a poco nos vamos adaptando. Él va cogiendo de sus ideas, que las tiene, cosas que nos pueden venir bien de nosotros para su estilo y poco a poco ir todos juntos.

¿Qué le parece Garitano?

-Es una persona cercana, de aquí, que siente la Real como la gente que estamos dentro y eso es importante. Se nota tanto en el día a día como en el fin de semana. Cuando las cosas no salen bien se nota en sus sensaciones. Tiene sus cosas, ve el fútbol a su manera y hará las cosas que crea.

¿Tienen más ganas de que le vaya bien por ser como de la casa?

-Si cada entrenador sigue es porque las cosas se están haciendo bien y la culpa de eso la tenemos nosotros. Cuando sales al campo y las cosas no salen bien la culpa es de los jugadores. Somos nosotros los que salimos al verde y siempre queremos que las cosas salgan bien para nosotros, para el entrenador, para la afición y para todo el mundo. Cuando las cosas no salen bien en el campo la repercusión cae sobre otros también, pero somos los primeros que queremos hacer las cosas bien.

Pero varios de sus compañeros han reconocido que no se encuentran cómodos.

-Lo que hacíamos el año pasado era completamente diferente a lo de ahora. Lo que tenemos que hacer es que el periodo de adaptación sea lo más beneficioso posible. Tarde o temprano, nosotros empezaremos a coger lo que el míster quiere, también cosas que nosotros le podemos dar aparte de lo que él piensa y, uniendo todo eso y juntando las dos cosas, que potencial hay, las cosas pueden salir bien.

¿Pero ya lo han comentado con él?

-Aquí todos somos uno. Todos intentamos sacar cosas positivas, hablar, comentar sin crear polémica ni discusiones. Lo único que queremos es que las cosas vayan bien y eso se logra así.

¿Les molesta que se insinúe que puedan querer ‘hacerle la cama’ y esas cosas?

-Aparte de a nosotros, creo que a ningún futbolista le gusta escuchar que están queriendo hacer eso porque la gente, el 99% de los jugadores, van a querer hacerlo lo mejor posible, salen a ganar, y no va a haber situaciones en las que pienses este entrenador no me gustao este partido no lo voy a ganar. Decir eso no tiene ningún sentido. La repercusión directa siempre es sobre nosotros, somos nosotros los que hacemos las cosas bien o mal.

Dicen que miró con mala cara al banquillo cuando le cambiaron ante el Valencia.

-Cuando vas perdiendo 0-1 en Anoeta, te cambian, no estás haciendo las cosas bien y eres consciente de ello, obviamente no te vas a ir contento, ni sonriendo, ni haciendo gestos de alegría a la afición ni a nadie. Yo sentí que no estaba haciendo las cosas bien, que no me estaban saliendo cosas, que no había hecho un buen partido y estaba enfadado conmigo mismo por no haberlo hecho bien. Luego no creo que hiciese nada especial como para creer eso.

Ocho puntos en siete partidos

-Nos hubiera gustado tener alguno más, pero el número de lesionados nos ha cogido de golpe, nos han venido muchas bajas juntas… Pero en ningún partido hemos estamos totalmente perdidos o superados. Hemos podido sacar algo más en todos. Aunque sea difícil verlo porque no han salido así.

¿Se está exagerando con el pesimismo?

-Es inevitable. El fútbol es así, resultadista y siempre va a haber gente que tirará hacia el pesimismo… A nosotros nos hubiera gustado sacar más puntos, pero en todos los partidos hemos dado la cara y ya está. Nos habrán podido salir las cosas mejor o peor dentro del campo, pero la actitud y las ganas no se le pueden reprochar al equipo.

Parece que no hay mayor punto de inflexión que un derbi.

-Tienes que pensar que si ganas el partido, la situación cambia por completo. Casualidad o no, es antes de un parón. Es la situación idónea para darle la vuelta y empezar a mirar arriba. Todo pasa por ganar mañana.

Dicen que los suelen ganar los más necesitados. ¿Y quién lo está mas?

-Algunos equipos están haciendo un fútbol muy bonito y están por debajo, y otros están haciendo un fútbol menos vistoso y están por encima. Cada partido es un mundo y el de mañana es un mundo totalmente diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Ellos también plantean un partido distinto a lo que estamos acostumbrados. Ya veremos.

También es un Athletic en obras.

-El entrenador tiene su forma de ver el fútbol y eso se nota. El estilo que estaban jugando el año pasado incluso o hace unos años era diferente a lo que están haciendo ahora. No sé si mejor o peor, pero sí distinto.

A los jóvenes usted les conoce bien...

-Aparte de futbolísticamente, les conocí como persona en la selección de Euskadi sub’18. Con algunos he tenido la suerte de compartir hasta la sub’21. Mantengo una gran amistad con todos ellos. Es verdad que en el campo no hay amigos, que cada uno tirará por su interés, pero, una vez que acabe el partido, las amistades son más importantes.

Mucho guipuzcoano y exrealista. ¿Duele?

-Es una situación no sé si dura, pero sí rara. Estas cosas muchas veces no se suelen dar, pero el fútbol es así. Cada uno aprovecha las circunstancias que se dan para cada uno y ya está. Aparte de lo que pase dentro del campo, la relación que tenemos fuera es muy buena.

Otra vez se topa con Óscar de Marcos.

-Sabemos cómo es, las cualidades físicas que tiene son muy buenas y ya le conocemos. Ya le sufrí el primer año que jugué allí. Pero centrarse en un solo jugador no vale de nada porque si dejas a uno pero el otro está libre… La plantilla que tiene el Athletic es muy buena y ellos van a aprovechar sus recursos.

Motive a su gente. El vestuario está caliente en las horas previas al derbi.

-La gente tiene ganas de ganar, de que las cosas salgan bien. Las cosas fuera cuando se ponen así de rumores e historias no ayudan, pero nosotros no nos centramos en eso sino en lo que tenemos dentro. Somos una familia, sabemos qué queremos, que si hacemos las cosas bien vamos a poder ganar y en eso estamos centrados.

¿Es el triunfo que más le gusta?

-Es un partido especial, diferente, y ganar en San Mamés siempre es una situación distinta. Vale tres puntos como cualquier otro, pero la motivación es grande tanto por nuestra parte como por la de ellos.

¿Teme que le reciban con hostilidad?

-No creo que tengan nada que decir ni nadie nada que reprocharme. Yo estoy tranquilo por mi parte. Me reciban como me reciban, no le voy a dar la importancia que no necesita.

Esta Real parece más combativa que la de años anteriores, de más carácter.

-No creo que el año pasado nos faltara eso. Por otras circunstancias no fue como queríamos, pero no creo que al equipo le faltara actitud ni responsabilidad. No por pegar tres patadas vamos a ser más agresivos. Creo que al equipo le faltaron otras cosas, pero es verdad que este inicio de temporada es diferente a lo que hemos vivido hasta ahora y podemos ser distintos en este apartado.

Otro verano movido en lo personal. Nunca ha reconocido que ha tenido ofertas del Athletic. Al final pone en evidencia a los que más le defienden.

-Yo no hago las cosas para que la gente me defienda. Yo sé lo que pasó y estoy tranquilo, sabía lo que quería, sabía dónde estaba y sabía lo que era mejor para mí. Cuando las cosas se enredaron yo decidí quedarme aquí, porque quería hacerlo, porque es el club que desde el principio ha estado conmigo. Para mí esto es una casa y yo no tengo ni un reproche a ninguno de los que están aquí. Para mí, para mi situación, lo mejor era quedarme aquí, quedarme en la Real, en el equipo que siempre he querido. Lo que la gente quiera decir o no decir… a mí me da igual. Yo, la situación que tuve y la decisión que tuve que tomar, la tomé, y estoy muy tranquilo por mi parte.

Si eligió es que tuvo ofertas.

-No voy a decir nada de lo que no he dicho hasta ahora. Me voy a quedar con lo que he comentado, que es lo que pienso.

¿Había equipos extranjeros interesados?

-No voy a contar más… (risas).

Dice que no dudó y pone como ejemplo a Xabi Prieto y sus palabras de que aquí también se pueden hacer grandes cosas.

-Sí, aunque la gente no lo crea la decisión puede no ser fácil, aunque para mí sí lo fue porque es lo que quería. Si la gente se pusiera en mi situación quizá no lo tendría así de claro. Pero yo tenía las ideas muy claras, sabía lo que quería. A mí, el día de la despedida de Xabi me marcó. El haber vivido aquí con él tres años, todos los días, verle todo lo que hacía, ser un líder como era él, sin alzar la voz, sin ser el prototipo de líder que tenemos en la cabeza, también te marca. A mí me ayudó a crecer cuando las cosas no iban bien, me ayudó cuando más lo necesitaba y, ya te digo, como bien dijo él, se puede ser feliz aquí y se pueden hacer cosas importantes aquí.

¿A día de hoy, es ese su planteamiento, seguir en la Real hasta el final de su carrera?

-En el fútbol nunca se sabe lo que puede pasar. Pero yo ahora estoy aquí, tengo contrato con la Real muchos años, estoy feliz donde quiero estar y no me planteo ninguna otra situación más que ésta.

Acábeme la frase: Ser el capitán de la Real y llevar el 10 a la espalda es…

-Un orgullo. Todavía soy joven y espero hacer una larga historia aquí, pero para mí haber cogido el 10, heredándolo de la persona que lo ha dejado y ahora mismo ser el tercer capitán, para mí es un orgullo, pero sin darle muchas vueltas. Para mí lo que vale no es llevar el brazalete ni llevar el número, sino lo que haces en el verde. Y si ahí no haces las cosas que tienes que hacer o no te salen las cosas como tú quieres, no te vas a ir nunca contento a casa.

Marcar en San Mamés, besar el escudo de la Real e ir a celebrarlo con mil aficionados es…

-Y ganar el partido, primero ganar el partido. Las circunstancias que se den son lo de menos, que sea yo o que sea el que sea, pero ganar. Es lo que quiero, los tres puntos porque puede ser un cambio anímico muy importante, puede ser un salto, aunque aún estamos todos muy apretados, puede ser ese punto de inflexión. Lo importante es ganar.

¿Siente presión por su cambio de estatus en la plantilla?

-Yo soy como soy y la gente que me conoce sabe cómo soy. No creo que mi pensamiento ni mi personalidad, ni mi forma de ser vaya a cambiar porque las cosas hayan cambiado en mi estatus o en el vestuario. Yo estoy tranquilo. Tengo una responsabilidad, pero no me pesa.

Perdió tres balones seguidos contra el Valencia y se oyó cierto runrún en la grada...

-Yo no me rallo porque la gente me diga cosas, sino porque no me salen bien. Yo soy lo suficientemente consciente de cómo hago las cosas y sé cuándo las hago bien y cuándo mal. Ya sé que no estoy haciéndolas bien. El primero que quiere que las cosas me salgan bien soy yo porque eso será bueno para el equipo. Cuando las cosas no salen bien para mí, el primero que se va rallado a casa y comiéndome el tarro, soy yo. Eso es inevitable y es lo que pasó el día del Valencia.

Empezar con dudas y no marcar goles, ¿le está marcando?

-Si las cosas no te salen bien, da igual. Puedes marcar seis goles en las primeras seis jornadas y salirte un asco de partidos, que vas a estar igual de mal. Y también te puede pasar todo lo contrario. Así es el fútbol, por eso nos gusta tanto y a veces es tan bonito y a veces es tan feo.

¿Pero está preocupado o no?

-No, preocupado no. Quiero que las cosas me salgan mejor de lo que me están saliendo, obviamente. Lo quiero yo y lo quiere todo el mundo. Que ya sé que las cosas me pueden salir mejor y que no estoy haciendo los partidos que yo quisiera, lo sé y soy el primero que quiere cambiar esta situación. Pero no me voy a volverme loco ni obsesionarme con ello.

Escuchando la entrevista que le ha hecho Radio Marca a Garitano, decía que le estaba volviendo loco con tanto cambio de posición.

-Por la situación dentro del equipo, con muchos lesionados, me ha tocado cambiar de bandas, pero para eso estoy. El míster decide cada fin de semana donde estoy y yo intento hacerlo lo mejor posible, intento ayudar al equipo, ofensiva y defensivamente. Lo que me pida.

Mendilibar dice que el Atlético es un equipo grande que juega como uno pequeño. Usted es una figura, pero que juega como un peón.

-Un jugador grande, sin jugar de peón, tampoco va a ser un jugador grande. Yo lo creo así. El talento y la calidad la puedes tener, pero si luego no pones trabajo, sacrificio y esfuerzo, creo que tarde o temprano las cosas no te van a salir, no te van a ir bien. Yo siempre he dicho que lo importante siempre es lo primero y si luego en un partido estás más acertado por tu calidad, pues ya dependerá. Pero lo primero es inevitable y lo segundo, consecuencia de lo primero.

¿Se ha reforzado poco el equipo?

-Yo no lo creo. Creo que si miras la plantilla, es una muy buena plantilla. Ha dado la casualidad de que se nos han lesionado siete jugadores en dos jornadas y eso es un punto de inflexión, pero yo no creo que el equipo se haya reforzado mal, sino todo lo contrario, se han realizado buenas inversiones. Esperamos que se vayan recuperando poco a poco todos.

¿Le da vértigo haber conseguido tantas cosas en tan poco tiempo?

-No, siempre se puede dar un paso más, siempre se puede mejorar. Quiero trabajar cada día para lograr eso. Aunque el fin de semana no me estén saliendo las cosas, durante la semana estoy trabajando bien, haciendo las cosas que el entrenador me pide y creo que esto hará que el fin de semana me terminen saliendo bien.

Le molesta el típico comentario “está un poco crecido”.

-La gente está para eso. Yo sé cómo soy, sé cómo me ve la gente desde fuera. En el equipo me conocen y saben como soy y no creo que sea este mi caso.

¿Se siente arropado por la afición;cree que ha valorado su decisión de quedarse?

-Sí, sé que la gente me tiene cariño. Yo también les tengo mucho aprecio. Cuando hace dos años las cosas no me iban bien me estuvieron arropando y me ayudan. Cuando no te encuentras en tu mejor momento, en vez de sentir el enfado de los más cercanos, sentir el cariño te ayuda y te hace ver las cosas de otra manera.

¿En qué cree que puede y debe mejorar?

-No me quedaría con una cosa especial. El camino en el fútbol es un aprendizaje y quiero conocerme poco a poco, todo lo que tengo dentro de mí como jugador de fútbol y como persona para afrontar todas las cosas que te pueden ir pasando de cara o mal dadas. Muchas veces se ve solo la parte bonita del fútbol, que es jugar el fin de semana y luego no se ve lo que un jugador o una persona puede sufrir cuando juega. En ese sentido quiero tener una versión diferente de ver las cosas y creo que ese proceso de ir conociéndome más a mí puede ser bonito.

¿Se siente maduro a los 21 años?

-Yo creo que para la edad que tengo, mi forma de pensar y de ver las cosas, sí que considero una persona madura de pensamiento. Lógicamente con 21 años no puedes ser una persona del todo madura porque todavía tienes todo un camino por vivir y aprender. La vida te va a dar tortas, de las que tienes que extraer lecciones, y alegrías, que las tienes que disfrutar pero sin volverte loco.

La campaña pasada, en un mal año grupal, marcó 12 goles. ¿Se plantea superarlo?

-El año anterior marqué cuatro goles y el equipo entró en Europa League, y en cambio el pasado no estuvimos a la altura pero yo anoté 12. Prefiero que las cosas vayan bien para todos, que es cuando realmente te encuentras bien y permite que el día a día y el venir aquí se convierta en mucho más ameno, que las cosas me vayan bien en lo individual.

¿Podemos seguir hablando de Europa?

-En los últimos seis años hemos entrado tres veces en Europa, si contamos la de Krasnodar. Hay que tener en cuenta que ha pasado eso y que se puede mejorar, y tirar de ahí. No es fácil conseguirlo. Pero ya sabemos que si hacemos las cosas bien podemos lograrlo. Es en lo que nos tenemos que centrar.

¿En lo personal, aparte de la Real?

-Crecer en lo personal y aprender. Va a ser un año bonito en el que vamos a poder descubrir muchas cosas tanto de fútbol en el campo como cuando las cosas se pongan crudas y tengamos que estar unidos y hacer piña.

Le teníamos como superdotado en el vestuario, pero Sangalli le ha adelantado por la derecha con su carrera de ingeniero.

-Sí. A mí me queda el último año de carrera. Estoy en cuarto y tengo nueve asignaturas. A ver si logro acabarla y aparco el tema durante un buen tiempo.

La última, tranquilice a la afición, ¿la Real está en buenas manos?

-Creo que a la gente hay que mandarle un mensaje de tranquilidad. Por mucho que salgan rumores y que se diga que están pasando cosas los que estamos aquí dentro sabemos que el cariño que le procesamos al club y los que sentimos realmente este escudo vamos a hacer todo lo posible para que esté lo más alto posible. Cuando empecemos a hacer las cosas bien seguro que todo va a ir a mejor en el club.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902