Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El juez ratifica el cierre ordenado a un piso turístico del arzobispado de Toledo

El tribunal dicta que la vivienda, que se alquilaba por una página web, carece de permiso para servir de alojamiento
La institución religiosa presentó una demanda al Consistorio para que no le cobre el IBI

Carolina Alonso - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Puerta de acceso a la finca de El Pinar, el camino de Uba 32, de la zona rural de Leiola

Puerta de acceso a la finca de El Pinar, el camino de Uba 32, de la zona rural de Leiola

Galería Noticia

Puerta de acceso a la finca de El Pinar, el camino de Uba 32, de la zona rural de Leiola

donostia- Los jueces han rechazado las pretensiones del Arzobispado de Toledo y han dado la razón al Ayuntamiento de Donostia, que ordenó hace un año la clausura de un apartamento turístico situado en la calle Txurruka 14, en una finca propiedad de la citada entidad religiosa.

El fallo del tribunal contencioso administrativo número 1 de Donostia desestima “íntegramente” el recurso interpuesto por el Arzobispado de Toledo, propietario de dos viviendas en la citada comunidad de vecinos, y le impone el pago de las costas del procedimiento, que ascienden a 300 euros. La misma institución recurrió el pasado año la clausura del citado apartamento, que estaba siendo gestionado como vivienda turística por un portal especializado, y reclamó que el Ayuntamiento de Donostia no le cobrase el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) con el argumento de que la norma foral que regula los impuestos emana del Concierto Económico Vasco y el propietario de los pisos tiene su domicilio fiscal fuera de la comunidad.

En su reclamación, la iglesia de Toledo sostuvo que no estaba demostrado que el citado piso estuviera siendo utilizado como vivienda vacacional ya que “no existe prueba válida con una sola visita de los agentes” municipales, aseguró. Asimismo, manifestó que el Arzobispado de Toledo es propietario registral de la vivienda, lo que no quiere decir que sea titular de la actividad de apartamento turístico. A pesar de ello, y antes de acudir a los tribunales, admitió en la vía administrativa que la vivienda en cuestión estaba inscrita en el Registro de Empresas y Establecimientos Turísticos del País Vasco, un listado que hasta fechas recientes no tenía en cuenta las normativas de los distintos municipios para estos negocios.

“clandestina”Por su parte, el Ayuntamiento de Donostia respondió en el procedimiento judicial que los agentes municipales comprobaron que el piso estaba siendo alquilado a través del portal inmobiliario booking.com y que, tras denuncias vecinales, analizó la actividad, que era “clandestina y no legalizable”, según las normas dictadas en el Plan General, antes de la aprobación de la ordenanza de pisos turísticos.

El juzgado, finalmente, considera que no puede ser discutido que el piso en cuestión era utilizado como vivienda turística y recuerda que, según las normativas anteriores a la ordenanza de pisos turísticos, para que una vivienda ejerza como alojamiento turístico es necesario contar con la correspondiente licencia municipal de cambio de uso, o licencia de actividad o comunicación previa, lo que no ocurre en el caso en cuestión, según señala.

El pleito por el cierre del apartamento se suma al del pago del IBI que, en el caso del piso clausurado y del que se sitúa junto a él, también del Arzobispado de Toledo, ascendían a 530 y 782 euros en el año 2015. En este caso, la entidad religiosa se dirigió en primer lugar al Tribunal Económico Administrativo Municipal (TEAM) y argumentó que, en su condición de Iglesia católica, la propietaria de los pisos estaba exenta del tributo, tal y como señalan los términos del acuerdo entre el Estado y la Santa Sede, en vigor desde 1979. Asimismo, los abogados de la entidad añadieron que a los dos citados inmuebles no se les debería aplicar el impuesto por no estar “afectos a explotaciones económicas” y estar vinculados con “los fines específicos de la Iglesia”.

En su respuesta, el tribunal municipal señaló que, en la ordenanza fiscal del Ayuntamiento de Donostia, están exentos los templos y las capillas de culto, así como las residencias de obispos y sacerdotes y otros locales y oficinas de las parroquias. Sin embargo, recalcó que las viviendas en general no forman parte del listado de usos libres del IBI.

Ante esta contestación, los abogados del Arzobispado de Toledo presentaron un escrito al juzgado contencioso administrativo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902