Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A por ellos

A por ellos: Solo quiero estar contigo

Por Mikel Recalde - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Aficionados realistas, en el partido del pasado jueves.

Aficionados realistas, en el partido del pasado jueves. (Ruben Plaza)

Galería Noticia

Aficionados realistas, en el partido del pasado jueves.Mikel Recalde.

minuto y resultado del improvisado partido organizado por unos chavales no mayores de 10 años en la playa de Ondarreta el pasado jueves bajo un sol radiante. Cuatro o cinco camisetas de la Real, con y sin número, una de ellas con el 10 de Xabi Prieto. Una del PSG (Di María), una del Bayern (Lewandowski), una de la Roma (Totti), la habitual del vecino… De Osasuna, no sean mal pensados, con la disculpa encima de que su mochila era txuri-urdin. Todo iba viento en popa. Por momentos pensé que había esperanza, que la dictadura del binomio Madrid-Barcelona y su abrasiva influencia en los medios televisivos y radiofónicos no estaba afectando a nuestros chavales. Pero mi gozo en un pozo ya que, cuando ya estaba paladeando ese triunfo menor, aparecieron como salidos de un hoyo en la arena dos, uno alto y otro bajito, con el 10 de Messi a la espalda en sus casacas azulgranas.

Los que me conocen saben que, aparte de las txuri-urdin, obvio, me hizo especial ilusión la de la Roma. No sé muy bien por qué, pero siempre he relacionado a mi Real con el conjunto gialorrosso. Supongo que será porque la mayoría de sus canteranos estrella decidieron quedarse siempre en el club de toda la vida desoyendo los aún más millonarios cantos de sirena de otros más poderosos. Pero en realidad es otra dimensión, algo lógico si tenemos en cuenta cómo se vive el fútbol en Italia y que en su capital, donde tiene la competencia del Lazio, viven nada más y nada menos que tres millones de personas. Es un equipo curioso, porque pese a haber logrado solo tres scudettos en toda su historia, su exigente afición le pide ganarlo cada temporada. Y un año después de nuestra semifinal ante el Hamburgo, alcanzaron la final en su estadio, que perdieron ante el Liverpool por penaltis en una dramática noche. El destino ha querido servirles en bandeja la revancha en esta edición de la Champions. No, no se parece demasiado, pero no me digan que no les vienen a la cabeza puntos de encuentro con nuestra legendaria Real...

Volviendo a la Liga, ha tenido que llegar el Barcelona de Valverde y su impresionante racha de partidos sin vencer para que cobrase valor la gesta de la Generación de Oro blanquiazul. Tengo que reconocer que para mí ha supuesto un golpe muy duro perder lo que siempre he considerado el Santo Grial de nuestro club. Era el salvoconducto que nos permitía recordar, cuando nos acechaba el olvido, que un día fuimos muy grandes y que nuestra historia es cíclica, por lo que estoy seguro de que, aunque hoy suena a utopía, tarde o temprano, con Aperribay y Olabe o con otros, volveremos a aparecer en escena de la sala noble para disputarles un título. No tengo problemas en reconocer que me estaba poniendo malo con el sinfín de ocasiones y contras falladas por el Sevilla y que, cuando marcó Messi, cogí mi cazadora y me fui a casa pese a que mis amigos con los que estaba tomando algo me persiguieron en mi huida como lo hacían mis padres cuando de pequeño me enfurruñaba cada vez que perdía la Real.

Mi agradecimiento desde aquí a varios medios que se han acordado con tanto cariño y admiración de aquellos héroes txuri-urdin. Sobre todo a un programa de fútbol de culto comoFiebre Maldini, que incluso llevó al plató a López Ufarte. Y mi desprecio a todos aquellos que han menospreciado la gesta de aquella Real o los que han obviado que su récord lo había conseguido con once canteranos. Son los mismos que solo recuerdan a Arconada cuando a un portero se le cuela por debajo un balón y se olvidan de que fue un milagro que esa selección jugase la final. Yo he vivido en Madrid, y son incontables los casos de personas que se me han acercado tras enterarse que soy de la Real para decirme “a mí siempre me ha gustado por Arconada”. O los habituales “yo de pequeño tenía la camiseta de Arconada”... Insisto, cuánto daño hace el mal de la memoria selectiva.

Una pena, estábamos tan orgullosos del récord que cada temporada solo esperábamos las derrotas de los grandes para respirar tranquilos. Cuando ya lo había superado, en el aeropuerto de Gran Canaria nos encontramos con dos niños con la camiseta de la Real y su tío, que les acompañaba, lo primero que me dijo fue “qué pena, el Barcelona ha ganado al Valencia y nos lo ha quitado”. Su decepción era aún mayor, porque pese a la distancia, toda su familia se hizo de la Real en la década de los 80 por aquel equipo. Sin su flamante récord ni el título de esa Liga, el recuerdo de su gesta siempre permanecerá vivo en nuestras memorias.

Eufóricos como salimos nosotros después de destrozar al Atlético, tras el 3-0 al Barcelona, la afición de la Roma regresó a la ciudad por la ribera del río Tíber entonando su nuevo grito de guerra: “Roma alè, forza Roma alè, voglio solo star con te. Voglio vincere e cantar per te, forza, forza Roma alè”. Como nos pasa a nosotros con nuestra Real, “solo queremos estar contigo. Ganar y cantar para ti”. En Málaga, también ¡A por ellos!


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902