Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Ángel López director de onda vasca

Tenemos que tener como seña de identidad, lo cercano, lo nuestro”

Una entrevista de Rosana Lakunza Fotografía Oskar González - Domingo, 16 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Ángel López, director de Onda vasca.

Ángel López, director de Onda vasca.

Galería Noticia

Ángel López, director de Onda vasca.

donostia - Ángel López, director de Onda Vasca, ha comprobado cómo, a lo largo de nueve temporadas, la emisora ha crecido ante sus oyentes y se ha convertido en un referente diario en todos sus programas.
¿Cambios sustanciales en Onda Vasca con el inicio de temporada?
-Los medios están en una época de transformación y la radio es un camaleón. Debemos adaptarnos con pericia y determinación.
¿A qué tipo de adaptaciones se somete la radio?
-Primero, a los recursos limitados y también a los medios digitales, cada vez son más promiscuos y la radio tiene que estar más alerta. La radio está acostumbrada a tener que renovarse periódicamente. Este curso no hemos hecho una gran renovación, pero nos hemos adaptado haciendo ajustes en aquellos espacios que merecían actualizarse y renovando otros que tienen que ver con la planificación del personal.
Las revoluciones de otoño en las redacciones periodísticas, ¿no?
-Se renueva la tarde con un plantel con muchos galones. Se suman dos voces con muchísimo recorrido en la radio, Kike Alonso y Begoña Jiménez formarán trío con Forki. Cambian los conductores del fin de semana, hay un relevo de garantías con otros dos animales de radio como son Julen Arriandiaga y Begoña Beristain. Ellos van a dar su toque, otro sabor, otro bouquet, a las mañanas de los sábados y domingos.
Aunque el fútbol no desaparece nunca de nuestras vidas, estamos en plena temporada de liga. ¿Hay cambios en esta área?
-Cambian las retransmisiones de la Real Sociedad. Ha entrado otro capitán al frente del equipo deportivo de Onda Vasca en Donostia, Juanjo Lusa. Lleva muchos años haciendo radio y es un valor seguro para la emisora, tiene un bagaje enorme y ya se está notando en estas primeras semanas de competición, tiene una impronta diferente y un sello muy personal.
Vamos, que no ha puesto la emisora patas arriba con los cambios.
-Ja, ja, ja... No. Hay una frase que yo repito mucho: "Lo que funciona no se toca". Hemos tenido un año bueno en cuanto a resultados, y no vamos a hacer grandes revoluciones.
Otro año caliente en lo político: elecciones municipales y europeas, son dos citas fijas en 2019, y la posibilidad de un anticipo en las generales.
-Y cuándo no es un curso caliente. Estamos muy familiarizados con los procesos electorales, sobre todo últimamente;no sé si esto devalúa un poco el interés en el ciudadano de a pie. En Onda Vasca tenemos que estar atentos a lo que está ocurriendo y a lo que va a ocurrir. Primero en nuestro entorno, el vasco, que es donde tenemos que marcar músculo nosotros, pero sin perder de vista los otros frentes: el frente catalán y los intereses vascos en el congreso con un Gobierno de Pedro Sánchez cogido con pinzas y que veremos qué deriva tiene.
¿La clave sigue siendo la información de cercanía?
-El otoño es caliente en muchos puntos, pero nuestro foco sigue estando en la agenda vasca y enseguida la empezaremos a notar porque las precampañas suelen ser bastante prematuras y no me extrañaría que pronto se empiece a lanzar desde las clases políticas el típico mensaje de captación de adeptos. En Onda Vasca estamos preparados para lo que venga.
¿No echa de menos tener un programa de radio?
-Todos los días tengo una cita con los micros, ya sea de forma directa o indirecta. Tengo pequeños espacios para quitarme el gusanillo, tengo otros cometidos que hacen que no eche tanto de menos el no tener un espacio diario o semanal. Llevo casi diez años fuera de lo que se llama radio de actualidad, me va a pesar como a la Igartiburu.
¿Qué le pasa a Anne Igartiburu?
-Me refiero a la pregunta que le hizo Mariló Montero sobre si se estaba oxidando;pues a lo mejor, yo me estoy oxidando. Ahora me toca hacer otro cometido. Tengo que liderar una Onda Vasca moderna, versátil y que no pierda comba.
¿Qué temas son los que más le apasionan?
-Soy un enamorado de la participación. Cuando he tenido la posibilidad de hacer radio, me ha encantado poder interactuar con los oyentes. Sí es cierto que hace años los modos de interrelación tenían que ver con las llamadas de teléfono y las cartas manuscritas...
Hace tiempo de eso, ¿no? Sobre todo lo de las cartas manuscritas.
-Ja, ja, ja... Sí, mucho. Sé que esto, a los oyentes más jóvenes les sonará a muy antiguo, pero era la fórmula que permitía la tecnología. Hoy, la radio abre un mundo de posibilidades para interactuar con el oyente: correo electrónico, redes sociales... A mí lo que más me gusta es notar la presencia y la comunicación con los oyentes en tiempo real, es lo que más me apasiona.
¿Y los contenidos?
-Todos. He hecho deportes, he trabajado en informativos, magacines locales, contenedores en los que cabe de todo... He de reconocer que a mí lo que me gusta es hacer radio entretenida, me voy más a los formatos más informales que a la radio de galones informativos. Esa, es una radio que hay que dejarla a los que tienen esa vocación. Me gusta como consumidor estar muy atento a lo que está pasando en el mundo y me cuesta ponerme en el pellejo de Javier Vizcaíno, Txema Gutiérrez o Itsaso Güemes.
¿Es usted capaz de desconectar de la radio?
-Soy un consumidor vocacional, la radio me ha acompañado siempre y durante muchos años ha sido la vía de escape, era una ventana al ocio gratuita que no se podía desaprovechar. Después convertí la radio en trabajo y es un círculo vicioso del que no tengo intenciones de salir.
¿Cree que queda algún rincón sin amueblar en Onda Vasca?
-Estamos cerca del décimo aniversario y debemos decir que no somos unos recién llegados. No queremos perder las ambiciones ni las aspiraciones. Como soy un romántico y un idealista, no quiero perder el concepto mágico de la radio. Pero con los pies en el suelo, cierto que venimos de dos oleadas ascendentes de audiencia, nos ha dado una inyección moral y queremos seguir subidos en esa ola, pero sé que la competencia es dura.
Siempre ha dicho usted que Onda Vasca es una radio artesana.
-Sí, pero eso no quiere decir que no estemos al cabo de la calle de lo que está pasando o que no seamos modernos. Artesano es que está hecha con cariño, con tacto, con corazón y con espíritu de contentar. No digo que no lo tengan otros medios, pero aquí, al ser una plantilla tan reducida, al ser equipos que trabajamos cara a cara permanentemente y en espacios reducidos, te da otro plus. Esta es una casona con encanto.
¿Fácil de mantener?
-Hay que trabajarlo como en las relaciones personales, tiene que seguir la chispa y la magia. Pienso que Onda Vasca tiene su sitio entre los oyentes de radio, estamos en una situación buena, mejorable. Consolidarse en un lugar como Euskadi con un dial tan complejo es un éxito, un éxito que han conseguido los profesionales de Onda Vasca.
¿Cómo va a mantener esa consolidación?
-Haciendo una radio viva. Tenemos que apoyar lo que funciona y descartar lo que no la hace. El día tiene que se flexible e ir adaptándolo a lo que piden los oyentes. Podemos experimentar formatos nuevos, pero siempre tiene que tener Onda Vasca una seña de identidad, la marca de lo cercano, de lo nuestro. Queremos hacer la radio que te cuenta lo que te gusta escuchar y en el tono que te gusta escucharla.

las claves

donostia- Ángel López, director de Onda Vasca, ha comprobado cómo, a lo largo de nueve temporadas, la emisora ha crecido ante sus oyentes y se ha convertido en un referente diario en todos sus programas.

¿Cambios sustanciales en Onda Vasca con el inicio de temporada?

-Los medios están en una época de transformación y la radio es un camaleón. Debemos adaptarnos con pericia y determinación.

¿A qué tipo de adaptaciones se somete la radio?

-Primero, a los recursos limitados y también a los medios digitales, cada vez son más promiscuos y la radio tiene que estar más alerta. La radio está acostumbrada a tener que renovarse periódicamente. Este curso no hemos hecho una gran renovación, pero nos hemos adaptado haciendo ajustes en aquellos espacios que merecían actualizarse y renovando otros que tienen que ver con la planificación del personal.

Las revoluciones de otoño en las redacciones periodísticas, ¿no?

-Se renueva la tarde con un plantel con muchos galones. Se suman dos voces con muchísimo recorrido en la radio, Kike Alonso y Begoña Jiménez formarán trío con Forki. Cambian los conductores del fin de semana, hay un relevo de garantías con otros dos animales de radio como son Julen Arriandiaga y Begoña Beristain. Ellos van a dar su toque, otro sabor, otro bouquet,a las mañanas de los sábados y domingos.

Aunque el fútbol no desaparece nunca de nuestras vidas, estamos en plena temporada de liga. ¿Hay cambios en esta área?

-Cambian las retransmisiones de la Real Sociedad. Ha entrado otro capitán al frente del equipo deportivo de Onda Vasca en Donostia, Juanjo Lusa. Lleva muchos años haciendo radio y es un valor seguro para la emisora, tiene un bagaje enorme y ya se está notando en estas primeras semanas de competición, tiene una impronta diferente y un sello muy personal.

Vamos, que no ha puesto la emisora patas arriba con los cambios.

-Ja, ja, ja… No. Hay una frase que yo repito mucho: “Lo que funciona no se toca”. Hemos tenido un año bueno en cuanto a resultados, y no vamos a hacer grandes revoluciones.

Otro año caliente en lo político: elecciones municipales y europeas, son dos citas fijas en 2019, y la posibilidad de un anticipo en las generales.

-Y cuándo no es un curso caliente. Estamos muy familiarizados con los procesos electorales, sobre todo últimamente;no sé si esto devalúa un poco el interés en el ciudadano de a pie. En Onda Vasca tenemos que estar atentos a lo que está ocurriendo y a lo que va a ocurrir. Primero en nuestro entorno, el vasco, que es donde tenemos que marcar músculo nosotros, pero sin perder de vista los otros frentes: el frente catalán y los intereses vascos en el congreso con un Gobierno de Pedro Sánchez cogido con pinzas y que veremos qué deriva tiene.

¿La clave sigue siendo la información de cercanía?

-El otoño es caliente en muchos puntos, pero nuestro foco sigue estando en la agenda vasca y enseguida la empezaremos a notar porque las precampañas suelen ser bastante prematuras y no me extrañaría que pronto se empiece a lanzar desde las clases políticas el típico mensaje de captación de adeptos. En Onda Vasca estamos preparados para lo que venga.

¿No echa de menos tener un programa de radio?

-Todos los días tengo una cita con los micros, ya sea de forma directa o indirecta. Tengo pequeños espacios para quitarme el gusanillo, tengo otros cometidos que hacen que no eche tanto de menos el no tener un espacio diario o semanal. Llevo casi diez años fuera de lo que se llama radio de actualidad, me va a pesar como a la Igartiburu.

¿Qué le pasa a Anne Igartiburu?

-Me refiero a la pregunta que le hizo Mariló Montero sobre si se estaba oxidando;pues a lo mejor, yo me estoy oxidando. Ahora me toca hacer otro cometido. Tengo que liderar una Onda Vasca moderna, versátil y que no pierda comba.

¿Qué temas son los que más le apasionan?

-Soy un enamorado de la participación. Cuando he tenido la posibilidad de hacer radio, me ha encantado poder interactuar con los oyentes. Sí es cierto que hace años los modos de interrelación tenían que ver con las llamadas de teléfono y las cartas manuscritas…

Hace tiempo de eso, ¿no? Sobre todo lo de las cartas manuscritas.

-Ja, ja, ja… Sí, mucho. Sé que esto, a los oyentes más jóvenes les sonará a muy antiguo, pero era la fórmula que permitía la tecnología. Hoy, la radio abre un mundo de posibilidades para interactuar con el oyente: correo electrónico, redes sociales... A mí lo que más me gusta es notar la presencia y la comunicación con los oyentes en tiempo real, es lo que más me apasiona.

¿Y los contenidos?

-Todos. He hecho deportes, he trabajado en informativos, magacines locales, contenedores en los que cabe de todo… He de reconocer que a mí lo que me gusta es hacer radio entretenida, me voy más a los formatos más informales que a la radio de galones informativos. Esa, es una radio que hay que dejarla a los que tienen esa vocación. Me gusta como consumidor estar muy atento a lo que está pasando en el mundo y me cuesta ponerme en el pellejo de Javier Vizcaíno, Txema Gutiérrez o Itsaso Güemes.

¿Es usted capaz de desconectar de la radio?

-Soy un consumidor vocacional, la radio me ha acompañado siempre y durante muchos años ha sido la vía de escape, era una ventana al ocio gratuita que no se podía desaprovechar. Después convertí la radio en trabajo y es un círculo vicioso del que no tengo intenciones de salir.

¿Cree que queda algún rincón sin amueblar en Onda Vasca?

-Estamos cerca del décimo aniversario y debemos decir que no somos unos recién llegados. No queremos perder las ambiciones ni las aspiraciones. Como soy un romántico y un idealista, no quiero perder el concepto mágico de la radio. Pero con los pies en el suelo, cierto que venimos de dos oleadas ascendentes de audiencia, nos ha dado una inyección moral y queremos seguir subidos en esa ola, pero sé que la competencia es dura.

Siempre ha dicho usted que Onda Vasca es una radio artesana.

-Sí, pero eso no quiere decir que no estemos al cabo de la calle de lo que está pasando o que no seamos modernos. Artesano es que está hecha con cariño, con tacto, con corazón y con espíritu de contentar. No digo que no lo tengan otros medios, pero aquí, al ser una plantilla tan reducida, al ser equipos que trabajamos cara a cara permanentemente y en espacios reducidos, te da otro plus. Esta es una casona con encanto.

¿Fácil de mantener?

-Hay que trabajarlo como en las relaciones personales, tiene que seguir la chispa y la magia. Pienso que Onda Vasca tiene su sitio entre los oyentes de radio, estamos en una situación buena, mejorable. Consolidarse en un lugar como Euskadi con un dial tan complejo es un éxito, un éxito que han conseguido los profesionales de Onda Vasca.

¿Cómo va a mantener esa consolidación?

-Haciendo una radio viva. Tenemos que apoyar lo que funciona y descartar lo que no la hace. El día tiene que se flexible e ir adaptándolo a lo que piden los oyentes. Podemos experimentar formatos nuevos, pero siempre tiene que tener Onda Vasca una seña de identidad, la marca de lo cercano, de lo nuestro. Queremos hacer la radio que te cuenta lo que te gusta escuchar y en el tono que te gusta escucharla.

“Soy un romántico y un idealista, no quiere perder el concepto mágico de la radio, pero con los pies en el suelo”

“Cuando he tenido la posibilidad de hacer radio, me ha encantado interactuar con los oyentes”

“Lo que más nos interesa es lo que está ocurriendo en Euskadi, pero sin descuidar otros frentes”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902