Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Dime cómo encajas...

la real ha recibido siete goles en la presente liga, cuatro de ellos tras envíos directos a su área

Marco Rodrigo - Domingo, 16 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Juanmi se lamenta de una ocasión fallada dando una patada al poste, con Ter Sergen al fondo.

Juanmi se lamenta de una ocasión fallada dando una patada al poste, con Ter Sergen al fondo.

Galería Noticia

Juanmi se lamenta de una ocasión fallada dando una patada al poste, con Ter Sergen al fondo.

donostia- Resulta frustrante que un adversario plagado de futbolistas de primer nivel mundial, capaz de generar goles en cualquier instante, termine remontándote gracias a dos acciones en las que, sobre el papel, menguan las distancias que separan a unos y otros. La Real perdió contra el Barcelona víctima de sendos goles tras saques de esquina. No fue casualidad. Primero, porque los culés ya habían provocado peligro a balón parado en acciones previas. Y segundo, porque la propia Real se está mostrando muy frágil en una faceta del juego tremendamente susceptible de marcar diferencias, para bien y para mal: la defensa de su área. En cuatro partidos, los txuri-urdin han recibido siete goles durante la presente Liga. El modo en que lo han hecho supone ya una pista fiable sobre dónde residen gran parte de sus déficits.

¿transiciones dominadas?La Real de Eusebio sufrió mucho la temporada pasada cuando le tocaba correr hacia atrás. El sistema del pucelano exponía mucho al equipo en su retaguardia, y exigía elevadas dosis de precisión técnica y concentración para evitar los contragolpes del adversario, ya fuera con buenas posesiones o ya fuera con una presión agresiva tras pérdida. Se trata de un problema, sin embargo, que parece erradicado del fútbol txuri-urdin. El equipo no lo padece en forma de gol desde el tanto que marcó el delantero del Villarreal Gerard Moreno en la primera jornada. Fue una pérdida de Mikel Merino que los amarillos aprovecharon para buscar de forma veloz la espalda de Theo, haciendo el 1-0 que la Real terminaría remontando. Desde entonces, la Real ha demostrado dominar esta faceta del juego, tal y como subrayó su propio director de fútbol, Roberto Olabe. Sin ir más lejos, ayer contra el Barcelona, salidas relativamente rápidas del conjunto culé se saldaron con situaciones de hasta siete camisetas blanquiazules defendiendo cerca del área propia.

la defensa posicionalPoco a poco, la Real se adapta al bloque medio que propone generalmente su entrenador en la contención. El proceso le ha supuesto en varias fases de los primeros partidos atrincherarse en exceso, muchas veces de forma involuntaria, pero los txuri-urdin están respondiendo globalmente bien ante situaciones en las que el adversario inicia ataques estáticos. Han recibido dos goles tras ver cómo el contrincante supera sus líneas y bate a Rulli, el 1-2 de Leganés y el 1-1 de Eibar. En Butarque, Gerard Gumbau dejó atrás con excesiva facilidad a Juanmi, que ocupaba la primera línea de presión, y sirvió al avance de El Zhar por el carril interior. El disparo de este permitió a los pepineros recortar distancias. En Ipurua, mientras, los armeros atrajeron a la Real iniciando una jugada desde su banda diestra para acelerarla cambiando el juego a la izquierda. Una pared entre Arbilla y Pere Milla la remachó a la red Marc Cardona.

defensa del áreaLos otros cuatro goles que ha recibido al equipo de Garitano han denotado falta de contundencia en la defensa del área propia, lo que apunta a una circunstancia del juego en la que la Real debe mejorar. Un balón frontal colgado por el Leganés en el último minuto no pudo rechazarlo Aritz en el cuerpo a cuerpo con el delantero. En el derbi guipuzcoano, un centro lateral de Joan Jordán (el catalán convirtió en un envío directo lo que primero era un ataque posicional) sirvió a Charles para adelantarse a Héctor Moreno dentro del área. Y ayer sendos córners significaron los dos goles del Barcelona, achacables principalmente a la falta de contundencia de Rulli. Todo se entrena y se trabaja. Pero hay facetas futbolísticas en las que el nivel de intervencionismo del técnico baja enteros. Habrá que preguntarle al entrenador cuánta mano puede intentar meter para corregir estas equivocaciones, muy próximas ya al terreno de la calidad individual.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902