Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una última jugada fatídica

4ª JORNADA EL EIBAR, SOSTENIDO POR UN ENORME DMITROVIC Y EL GOL DE | Sergi enrich, saboreaba el triunfo hasta que el atlético empató en el minuto 94

Domingo, 16 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El debutante Pablo de Blasis pelea un balón con el jugador del Atlético Lemar.

El debutante Pablo de Blasis pelea un balón con el jugador del Atlético Lemar.

Galería Noticia

El debutante Pablo de Blasis pelea un balón con el jugador del Atlético Lemar.

madrid- El Eibar sacó ayer en su visita al Atlético de Madrid un punto que a priori puede considerarse muy bueno, ya que enfrente estaba uno de los tres equipos más fuertes del campeonato, pero que supo a poco porque al conjunto entrenado por José Luis Mendilibar se le escapó la victoria en la última jugada del encuentro después de que el joven Borja Garcés superara al hasta entonces imbatible Marko Dmitrovic e igualara un marcador que Sergi Enrich había estrenado unos minutos antes. La decepción era evidente en el rostro de los jugadores armeros por cómo se había escapado el triunfo, pero más importante es la imagen de solidez que ha transmitido el equipo, muy mejorado respecto al que comenzó el curso con muchas dudas.

De cara a la visita al Wanda Metropolitano, Mendilibar apostó por fortalecer el centro del campo con un trivote formado por Diop, Sergio Álvarez y Joan Jordán, y por dar entrada a Pablo de Blasis, fichado a pocos días del cierre del mercado y que debutó ayer con la camiseta del Eibar. El objetivo era contener las acometidas de un Atlético que salió a por todas desde el inicio, pero que también hizo alguna concesión. Una de esas estuvo a punto de aprovecharla Cote, cuya volea en el minuto ocho se estrelló en el larguero.

El dominio correspondió al conjunto entrenado por Simeone. Liderado por Griezmann y Lemar, creó tres oportunidades claras en el primer tiempo: una del ex de la Real Sociedad, con una bicicleta en el área y un remate repelido por Dmitrovic;otra servida por Lemar desde la esquina, cabeceada por Saúl con tanta rotundidad como la respuesta, de reflejos y extraordinaria, del guardameta;y una más de Godín, surgida de un córner y también solventada por el portero serbio, ayer muy inspirado y que sostuvo a su equipo con paradas de todos los colores.

Hubo más amagos que apuntaban a mucho y terminaron en nada, ya fuera por la solidez de la zaga armera o por las citadas acciones de Dmitrovic. El Eibar sufrió y nadó a contracorriente durante muchos minutos. Ya no robó tan fácil, ya no tuvo opción de contraatacar y vivió con apuros hasta el descanso. Eso sí, fue capaz de aguantar el empate a cero. Más exigente fue aún para los visitantes el inicio del segundo tiempo. En tres minutos, el Atlético ya había creado cuatro ocasiones. En dos no hubo rematador por milímetros, los que separaron a Diego Costa y Koke del toque definitivo;en otros dos se cruzó de nuevo Dmitrovic, para despejar un cabezazo de Godín y después un derechazo de Costa. El serbio estaba inspirado y parecía insuperable.

Reaccionó el Eibar con un centro de Charles que conectó mordido Jordán, tan amenazante antes del impacto como fácil después para Jan Oblak, y con un trallazo de Arbilla contra el larguero;dos sacudidas del cuadro armero para alterar un rato al Atlético, que recuperó su ofensiva con dos ocasiones más de Griezmann y Costa y dos paradas más de Dmitrovic. Poco después entraron Escalante, para dar mayor consistencia a la medular, y Sergi Enrich, con el objetivo de cazar alguna ocasión.

Simeone recurrió a la cantera, al debutante Borja Garcés para el tramo final, pero quitó a Rodri, con la bronca incluida que recibió del público por tal sustitución. Sin él, el Eibar se sintió más cómodo. Llegó más al área rival y, en una de esos acercamientos, un centro de De Blasis lo aprovechó Enrich para adelantarse a Godín y batir a Oblak: 0-1.

Era el minuto 87 y el Eibar saboreaba ya un triunfo de mucho nivel, pero en el minuto 94, ya en la última jugada del partido, Borja Garcés logró lo que nadie había conseguido hasta entonces: batir a Dmitrovic. Dos puntos que se escaparon en el último suspiro pero un empate que también tiene su valor. - N.G.



COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902