Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
gizartea

La plantilla de Ibaiondo califica de “calumnias” las acusaciones

Un vigilante de seguridad denuncia relaciones íntimas entre menores y personal del centro

Alex Zubiria Ruben Plaza - Sábado, 15 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Varios trabajadores dirigiéndose al centro de menores de Zumarraga.

Varios trabajadores dirigiéndose al centro de menores de Zumarraga.

Galería Noticia

Varios trabajadores dirigiéndose al centro de menores de Zumarraga.

donostia- El último episodio saltó ayer. Un vigilante de seguridad del centro de menores Ibaiondo de Zumarraga denunció relaciones íntimas entre menores internos y personal educativo, una acusación que los propios trabajadores calificaron como “calumnia” y “tan dañina como fantasiosa”. Esta nueva denuncia se une, no obstante, a una larga lista de protestas en la historia del centro en la que figuran las constantes quejas de los empleados por la falta de seguridad y los problemas que se originan ante un aparente exceso de internos.

A través de un comunicado, los trabajadores, educadores y el resto de personal del centro calificaron ayer de manera conjunta como “difamación” y una “calumnia” la acusación vertida sobre ellos por un vigilante de seguridad de una empresa externa al centro.

El vigilante señaló una serie de irregularidades en Ibaiondo, como la existencia de relaciones íntimas entre los internos y el personal y el tráfico de estupefacientes.

Unos hechos que los propios trabajadores desmintieron catalogándolos como “tan dañinos como fantasiosos”. “Estas acusaciones son aberrantes y solo intentan hacer creer a la sociedad que en el centro ocurren actividades ilícitas”, indicaron en el texto.

Para los empleados, la denuncia del vigilante “ha provocado casi tanto estupor como rabia en la plantilla”, además de suponer “una desvalorización absolutamente fuera de la realidad en el grupo”.

Los trabajadores recordaron, asimismo, que su actividad “está constantemente supervisada por diferentes elementos públicos” entre los que se encuentran el Ararteko, el Defensor del Menor y los juzgados.

un centro en dudaNo es la primera vez que el centro de menores de Zumarraga está en el ojo del huracán. El de Ibaiondo es el único centro de toda Euskadi con régimen de internamiento cerrado y en él están recluidos en torno a 40 menores que han cometido delitos muy graves, pero que por su edad no pueden ingresar en una prisión convencional.

Cerca de 50 trabajadores, entre los que se encuentran educadores, guardias y psicólogos, tienen la labor de mantener a los menores bajo un férreo control las 24 horas del día. Un objetivo que, desde hace años, los propios empleados denuncian no poder cumplir por falta de medios.

Las agresiones por parte de los jóvenes son habituales. En marzo de este mismo año el grupo de trabajadores afirmó que al mes pueden llegar a contabilizar hasta cinco agresiones graves y varios intentos más.

Esta situación se debe en parte a que, aunque el centro está dividido en cinco módulos para separarles según el nivel de peligrosidad de cada uno de ellos, la presencia de casi 40 menores impide que esto sea así.

Precisamente el exceso de internos es otro de las habituales quejas de los trabajadores, quienes en numerosas protestas han asegurado que el centro está al límite de su capacidad.

Entre los jóvenes que cumplen condena allí se encuentran los tres acusados del asesinato al matrimonio octogenario de Otxarkoaga en Bilbao, uno de los implicados en la muerte de una anciana de 83 años en Donostia en 2012 y el autor de la muerte de Ibon Urrengoetxea en las calles bilbainas tras intentar robarle.

Los últimos menores en ser recluidos en el centro han sido el supuesto violador de una joven en la pasada Semana Grande donostiarra y los cuatro autores de otra agresión sexual a una adolescente en Barakaldo.

Además, en Ibaiondo fue internado Ander Etxeberria, quien se entregó a la Justicia un día antes de cumplir los 18 años confesando haberle quitado la vida a Amaia Azkue en 2011.

En el centro de Zumarraga, todos estos condenados realizan diferentes clases tanto por la mañana como por la tarde, así como talleres grupales y actividades deportivas.

El control sobre ellos es constante, ya que ningún menor puede hallarse fuera de su habitación sin vigilancia y a las 22.30 horas deben estar ya acostados.

Los menores que no cometan ninguna falta pueden recibir ciertos privilegios de cara a su futura puesta de libertad.

Además, quienes tengan un buen comportamiento a lo largo de la semana cuentan con una paga el fin de semana que pueden gastar en las diferentes máquinas de golosinas y aperitivos situadas en el centro.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902