Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Andreu BuenafuenteDirector y presentador de ‘late motive’ en #0

“Lo políticamente correcto no es bueno ni en el humor ni en la vida”

Andreu Buenafuente y su ‘troupe’ de ‘Late motiv’ han aterrizado en #0 de Movistar+. El humor es su código de conducta y en él entra todo o casi todo

Una entrevista de Rosana Lakunza - Sábado, 15 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Andreu Buenafuente.

Andreu Buenafuente.

Galería Noticia

Andreu Buenafuente.

donostia- Buenafuente destaca la labor de su equipo como clave del éxito. “Ya no soy un jefe, soy alguien que da la cara en un proyecto y sin esa gente no se puede hacer”, dice.

¿Cómo está el paraíso del humor?

-Parece que cíclicamente se pone en el ojo del huracán, sale de él, se vuelve a meter…

¿Debe ser políticamente correcto?

-Políticamente correcto suena muy mal en el humor, en la vida y en todo. El humor no es controlable, no es manipulable… Es como el agua o como el aire, siempre se escapan por alguna rendija. La naturaleza del humor es la incorrección, romper los esquemas y sorprender;cuando quieres acotar todo eso, mal vamos. Si no hay rendijas por las que escaparse deja de ser humor y pasa a ser algo más simpático o confortable,

Usted se ha instalado en la comedia. ¿Es una buena vivienda?

-De lujo. A mí me encanta vivir en la comedia, no se me ocurre un sitio mejor donde estar. Me gusta pensar que el humor es un país en el que vivimos los que lo hacemos y los que disfrutan con el humor… Este concepto es como darle una forma de territorio más allá de la ficción.

¿Un país con derecho de admisión?

-En ese país estamos gente que nos reímos de las mismas cosas, que en distintos aspectos pensamos parecido;es un país que tiene sus códigos. Vivir en la comedia es muy cómodo.

“Silvia Abril es testaruda y muy respondona, me lo discute todo, pero luego cumple con las indicaciones”

No es hombre de grandes cambios en su programa.

-No me canso de repetir que la novedad es constante. Late motiv es como un avión que no aterriza nunca y que hay que arreglarlo en vuelo, darle gasolina en vuelo;que no aterrice no significa que no funcione.

¿No se cansará de hacer televisión?

-A veces lo pienso, pero no me canso;lo que ocurre es que para los que llevamos tanto tiempo haciendo televisión, esta es nuestra vida y de tu vida no te puedes cansar;si eso pasa, tienes un problema muy grave. Me gusta ir todos los días a un lugar donde hay 80 compañeros pensando en la misma dirección, construyendo un show.

Inasequible al desaliento.

-Me cansaría si me obligaran a hacer un programa determinado, si no tuviera un proyecto personal, pero como hago lo que me gusta…

Y lo que le da la gana.

-Ja, ja, ja… No creas, eso es una gran responsabilidad. Hay que quitarle un poco de épica a lo de hacer lo que te dé la gana.

¿No es el estado ideal?

-Por un lado es perfecto, pero por otro, te mete a ti una presión acojonante. Cuando tú decides y falla algo, el máximo responsable eres tú. Hay momentos, muy pocos, en los que envidio al que le encargan algo y tiene la capacidad de decir a modo de pataleta: No me gusta mucho lo que me piden, pero lo voy a hacer igual.

“Colar a Chikilicuatre en el sistema fue una de las cimas de nuestra carrera;me emocioné al verlo”

¿Está donde quiere estar?

-En cierta forma sí. Pero como soy yo el que me dirijo y me exijo a mí mismo, cuando no me gusto es terrible y me digo: Joder, soy el culpable de mí mismo. Pero no voy de víctima porque eso no es grave.

¿Nunca tiene dudas?

-Siempre. Sé lo que quiero y es una gran ventaja, pero tienes la incertidumbre de hacia dónde vas o hacia dónde va lo que tú haces. Es bonito ser tu jefe, pero también es jodido y te mete mucha presión.

Es su propio jefe y el de todo su equipo. ¿Es usted muy autoritario con sus subordinados?

-No. ¡Qué va! Lo he dicho muchas veces y va a parecer que hago marketing de mí mismo, pero creo que puedo decir a estas alturas que soy muy buen jefe.

Un poco de marketing sí que es.

-¡Qué graciosa! Soy buen jefe, sí señora. Además, creo que es una obligación ser buen jefe…

Uy, me parece que va a tener que dar unas cuantas clases de cómo ser un buen jefe.

-Seguro que tú también tienes buenos jefes…

“A estas alturas puedo decir que soy un buen jefe. Además, ser un buen jefe es una obligación”

No hablo de mí en particular, hablo en general. Dígame, ¿por qué es una obligación?

-Porque el trabajo siempre va a ser mejor. He repartido un póster que hice para todos los miembros del equipo y donde pone con un dibujito mío: Late motivha renovado tres años más y es gracias a ti. Y está personalizado con cada uno del equipo. La reacción fue muy emocionante, yo no quiero ser mejor que nadie, pero a estas alturas entiendo muy bien el trabajo del equipo, valoro lo que hace… Y ya no soy un jefe, soy alguien que da la cara en un proyecto y sin esa gente no se puede hacer.

Va a tenerlo que explicar muy bien a todos los jefes que andan sueltos por ahí.

-Te veo escéptica, no te lo crees, ¿verdad? Cuando era más jovencito no lo entendía muy bien, pero ahora me preocupa que tengan un buen recuerdo mío, que la convivencia sea agradable… No entiendo otra manera de trabajar que no sea generando el trato humano, normal y amable.

Silvia Abril, su mujer, me ha confesado que le discute muchas decisiones de trabajo.

-Ja, ja, ja… Lo hace, porque Silvia Abril es muy tozuda, mucho.

Como se entere que le ha llamado tozuda.

-Ojo, se lo digo a la cara. Es muy orgullosa de sus ideas, las defiende mucho y con los años tiene muchos conocimientos. Es respondona, muy respondona;es de las compañeras que más me cuestiona las cosas, no sé si es por eso de ser la pareja.

Pues la tiene que aguantar en el trabajo y en casa, vaya suerte la suya.

-Ja, ja, ja… Tengo mucha suerte de aguantarla, de verdad. Pero es respondona y tiene carácter. Siempre quiere saber por qué le encargas algo o le das una indicación. Por otro lado, hay que decir aunque te lo discuta todo o casi todo, luego ejecuta todo con una maestría maravillosa. Te puede discutir una indicación y después lo hace de una forma perfecta. Es muy suya.

Hace diez años colaron a Chikilicuatre, dieron el golpe.

-Momentazo. Aquello fue una de las cimas de nuestra carrera. Un error del sistema permitió que nos coláramos y que una caricatura representara a un país. Yo me emocioné, la gente se ríe cuando lo digo. Recuerdo que, estaba yo en un bar con los compañeros viéndolo y noté cómo los vellos del cuello se me erizaban y pensé: La que hemos liado.

A los más conservadores y patrios se les revolvió el estómago.

-José Luis Uribarri, no le gustaba nada aquella movida…

Era de suponer.

-Por supuesto, a él y otros muchos. Y él dijo algo así como: Ya que estamos aquí, habrá que apoyar a Chikilicuatre. Era un hombre derrotado desde su ortodoxia eurovisiva y debió pensar: Esto no tiene remedio.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902