Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Larga vida a la lana de latxa

Gipuzkoa recoge la lana de la oveja latxa que ha dejado de tener valor porque las necesidades del mercado han variado. Desde Landaola y las mancomunidades se trabaja para darle nuevos usos, incluso en el sector de la belleza

Un reportaje de Arantxa Lopetegi - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

En la imagen, el punto de recogida de lana del polígono industrial de Iturraldetxiki, en Beasain.

En la imagen, el punto de recogida de lana del polígono industrial de Iturraldetxiki, en Beasain.

Galería Noticia

En la imagen, el punto de recogida de lana del polígono industrial de Iturraldetxiki, en Beasain.

La lana ha venido siendo, históricamente, uno de los materiales sobre los que se sustentaba la economía de los caseríos de Gipuzkoa. Pero las cosas han cambiado y la lana de oveja latxa, que antaño “daba algo de dinero porque tenía gran utilidad”, hoy ya no es fuente de ingresos, ya que prácticamente no se usa.

Por este motivo la Federación de Asociaciones de Desarrollo Rural de Gipuzkoa, Landaola, ha organizado, con el apoyo de las distintas mancomunidades del territorio, recogidas de lana en todas las comarcas.

Este proceso echó a andar el pasado año, cuando se consiguió recoger 700 toneladas, y continúa este, hasta mediados de este mes.

Manex Aranburu, de Landaola, explica cuál ha sido la evolución del mercado de la lana y dibuja un esbozo del porvenir que le espera. “Históricamente siempre han existido tratantes de lana, pero parece que el mercado, en la medida que la fibra y otros materiales se han hecho un hueco, se ha cerrado para la lana de oveja latxa”, señala.

Así las cosas, “la gente que trabajaba con esa lana, los intermediarios, se han dado cuenta de que no pueden darle salida. Antes se pagaba por tenerla, se pasó a recogerla gratis y ahora ni se recoge”, añade Aranburu, que cuenta que en otros tiempos, según rememoran los profesionales que comercializaban este tipo de vellón, esta viajaba hasta Rusia y distintos puntos de Asia, donde entre otras cosas se utilizaba para hacer alfombras.

En la actualidad no existe este tipo de demanda y la lana, en la medida que se amontona, se transforma en residuo. Pero, puntualiza Aranburu, hoy en día no hay en Gipuzkoa ninguna entidad oficial que pueda darle el tratamiento que requiere como desecho, ni tampoco empresa privada alguna que lo puede hacer de forma homologada y reglada.

Con el objeto de avanzar “en dar una salida sostenible y no tratar como residuo” la lana de las ovejas latxas, se está trabajando en otras vías. “Hemos comenzado a hacer algunas pruebas con distintas industrias para hallar nuevas salidas que pongan en valor este producto, por la vía del I+D”, anuncia Aranburu.

Para ello hay distintas posibilidades que se están explorando. Por un lado se ha observado que la lana de la oveja latxa contiene gran cantidad de keratina, por lo que existe cierto interés en la industria química para lograrla y utilizarla, por ejemplo, en productos de belleza.

En el área de la ingeniería se está trabajando, entre otras opciones, en la fabricación de macetas con esa borra y también cuerda, que podría reutilizarse en la agricultura, por ejemplo, para sujetar plantas de tomate, restos de poda o usarse en los invernaderos. Presenta como ventaja que al ser un material orgánico se descompondría solo. Pero, aclara Aranburu, “todavía hay que evolucionar mucho, comprobar cuánta tensión puede aguantar esa cuerda y el tiempo que puede durar”.

nueva industriaDar cuerpo a estas ideas exige generar una industria que desarrolle todo el proceso y que, posteriormente, pueda lanzar el producto al mercado, “sabiendo que la lana la pueden conseguir prácticamente gratis”.

“Entendemos que es posible poner en valor este producto. Ya hay prototipos para sacarlos adelante”, afirma el representante de Landaola.

Pero mientras esos nuevos usos de la lana no sean una realidad, la que se recoge se composta. Se consigue “reciclar y cerrar el círculo”, ya que vuelve a la tierra como abono.

Por eso, la lana que se deposita tiene que estar suelta, sin cuerdas ni bolsas. De lo contrario, explica Aranburu, tendría que haber una persona que se dedicara en exclusiva a cortar las sogas o vaciar sacos.

De momento, ya está en marcha la segunda recogida de lana y han sido las distintas asociaciones las encargadas de invitar a los titulares de los rebaños a tomar parte en la campaña 2018.

etiquetas: lana de latxa


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902