Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Luces y sombras

la real alcanza el primer parón liguero de la campaña con cuatro puntos en tres partidos y sensaciones encontradas: ha dejado motivos para la esperanza, y también varias dudas

Marco Rodrigo - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La primera plantilla de la Real, durante un entrenamiento la semana pasada en las instalaciones de Zubieta.

La primera plantilla de la Real, durante un entrenamiento la semana pasada en las instalaciones de Zubieta. (Gorka Estrada)

Galería Noticia

La primera plantilla de la Real, durante un entrenamiento la semana pasada en las instalaciones de Zubieta.

donostia- ¿Más luces que sombras? ¿O más sombras que luces? Resulta imposible calibrar las fortalezas y debilidades mostradas por la Real de Asier Garitano hasta la fecha para, poniéndolas en una balanza, analizar si hay más motivos para el optimismo que para la decepción o viceversa. Lo cierto es que las tres primeras jornadas, resultados al margen, han ofrecido en clave txuri-urdin esperanzas y preocupaciones cuya evolución en el medio y largo plazo determinará la suerte final del equipo esta temporada. Cualquier análisis debe partir de la base de que la Real inicia un nuevo proyecto, tras un verano de muchos cambios en todos los estamentos deportivos del club (dirección, staff técnico y plantilla). Y esto supone la obligación de asistir con paciencia al proceso de mejoría que hay que presuponerle a la escuadra blanquiazul durante las próximas semanas y los próximos meses.

con balón hay ideaEl repliegue intensivo, intencionado o no, que la Real ha llevado a cabo durante fases de los tres partidos disputados ha dibujado en la mente de muchos aficionados la imagen de un equipo reservón en exceso. Sin embargo, los de Garitano han saltado al campo en Vila-real, Leganés y Eibar con ideas muy claras sobre qué hacer con el esférico. Y ninguno de los planteamientos ha implicado de salida defender cerca de Rulli. En la primera jornada, Illarra se escoró a la derecha para dar altura a Zaldua y atraer ambos a sendos rivales, aprovechando Oyarzabal la espalda del lateral zurdo Pedraza. Así generó la Real su superioridad inicial ante el Villarreal. Una semana más tarde, también fue mejor en el arranque, contra el Leganés, con un funcionamiento distinto. Illarra se fue en esta ocasión a la izquierda en salida, y el equipo cargó allí sus ataques posicionales para buscar luego en la banda contraria a Zaldua y Oyarzabal, mano a mano con sus pares y con espacio a la espalda de estos. Por ahí llegaron los dos goles. Finalmente, el viernes en Eibar también surtió efecto la idea inicial de escorar a la izquierda a Willian para atraer el fútbol directo txuri-urdin y a su vez dejar vía libre hacia el área a Juanmi y Oyarzabal. Esta exitosa variedad de registros y soluciones invita al optimismo, aunque, por una razón o por otra, ha deparado fases de superioridad poco duraderas.

¿repliegue intencionado?No estábamos acostumbrados a ver a la Real achicando balones en su área. Y sin embargo se trata de una circunstancia a la que hemos asistido en las tres primeras jornadas. Cabe preguntarse si esas fases de repliegue han resultado intencionadas. Parece evidente que la primera, la de Vila-real, sí lo fue. El equipo ganaba 1-2, el rival pasó a buscar el empate con tres delanteros (más Raba) y Garitano apostó por un 5-4-1 de altura muy baja. Niguno de los atacantes amarillos era especialista en el juego aéreo, y la Real logró tapar así al adversario todas las vías de entrada, sin sufrir por arriba. Los movimientos del entrenador en Leganés, mientras, invitan a pensar que, como dijo él mismo tras el partido, el repliegue fue allí más forzado que voluntario. Sus dos cambios de la segunda parte (el primero lo hizo antes del descanso, tras la lesión de Llorente) implicaron retoques en la primera línea de presión. En ella se fueron turnando Juanmi, Zurutuza, Mikel Merino y Pardo, apretando en paralelo a Willian José, pero ninguna de las combinaciones sirvió para que el equipo ganara altura. En el derbi guipuzcoano, por último, la salida por lesión del propio Willian y la superioridad en zonas interiores que generó el Eibar centrando a Orellana (también se lesionaría) atrincheró a la Real durante una larga media hora. Pero en cuanto el rival dejó de encadenar ataques y los txuri-urdin tomaron oxígeno, pudieron alejar el juego del área propia.

débiles con el bloque bajoY es que defender por convicción cerca de Rulli es para esta Real algo muy parecido a un suicidio. El equipo no domina el mencionado repliegue intensivo que ha efectuado en las tres primeras jornadas, por mucho que ante el Villarreal le permitiera conservar su ventaja. Y este es un problema de toda la escuadra txuri-urdin, no solo de sus centrales, que también. Es cierto que Aritz y Moreno ofrecen la sensación de defender mejor a campo abierto que en el cuerpo a cuerpo con un delantero, pero el sufrimiento txuri-urdin cuando ha actuado encerrado ha venido también de otros sectores. Cabe destacar a este respecto los citados movimientos de piezas de Garitano en Leganés, donde el 1-2 de El Zhar se produjo tras deshacerse Gumbau de la presión de Juanmi con excesiva facilidad. En Ipurua, mientras, Arbilla y Pere Milla superaron a Sangalli y Zaldua en el dos contra dos para fabricar el empate. Y el 2-1 de Charles, en cuya foto sale un criticado Héctor Moreno, llegó también como consecuencia de un envío sin casi oposición de Joan Jordán. Los rivales están cargando el juego ofensivo en su sector derecho, quizás conscientes de algunas dudas que ha ofrecido Theo Hernández en la contención, pero ante el Eibar quien se encargaba del centrador era Oyarzabal. Llamado a jugar en punta los minutos finales, el 10 txuri-urdin, visiblemente cansado, se vio obligado a intentar tapar la banda tras la lesión de Merquelanz.

lesiones claveCualquier repaso a las tres primeras jornadas ligueras de la Real que no haga referencia a las lesiones resultará incompleto. Los problemas físicos de Diego Llorente, Willian José y Merquelanz no van a deparar únicamente ausencias de mayor o menor peso durante los próximos encuentros, sino que también han tenido una incidencia directa en los partidos de Leganés y Eibar. El duelo de Butarque no cambió desde la lesión del central madrileño, porque los pepineros tardaron en empezar a basar sus ofensivas en una marcada apuesta por el juego aéreo. Pero sí es cierto que, llegado ese momento, se echaron en falta los centímetros y la envergadura de Llorente. El viernes en Ipurua, mientras, la baja de Willian José dejó al fútbol txuri-urdin sin el faro destinado a iluminar el planteamiento, basado principalmente en la puesta en práctica de un juego directo. Y también tuvo su importancia la salida del campo de Martín Merquelanz, cuando la Real llevaba toda la segunda parte instalada en la zona media del terreno de juego, incluso más cerca de Dmitrovic que de su propia portería. Terminar con diez hombres sobre el césped obligó a dar un paso atrás, y a poner en práctica ese repliegue que tantas vías de agua había mostrado solo una semana antes en el campo del Leganés. Siempre quedará la incógnita sobre cuántos puntos tendría ahora el equipo de Asier Garitano de no haberse producido las tres lesiones mencionadas.

a título individualRulli está siendo la apuesta para la portería. Zaldua y Theo, los indiscutibles laterales. Mikel Oyarzabal es otro fijo. Pero, en cuanto a lecturas tácticas, tres nombres sobresalen en clave realista. Por un lado está el doble pivote que forman Zubeldia e Illarramendi. El mutrikuarra se está escorando en fase de salida para crear superioridades en los costados. Cuando se integra en una línea de tres con los centrales, siempre se ubica en un lateral, y casi nunca entre ambos. El encargado de compensar el movimiento es el propio Zubeldia, quien en la fase defensiva, mientras, adopta el rol móvil, con Illarra guardando la posición. El de Azkoitia está saltando a la presión adelantada del pivote rival más retrasado, con el 4trabajando más cerca de la zaga. Por otra parte, el tercer nombre referido es el de Willian José. El brasileño, con Garitano, está conservando ese carácter polivalente que tenía con Eusebio. Cuando ha compartido punta con Juanmi, se ha convertido en un sobresaliente lanzador: generó el 1-2 ante el Villarreal, dejó solo al malagueño (con 0-0) en Leganés, e inició la jugada del penalti en Eibar. En Ipurua también ejerció de puerta de salida al juego directo del equipo, un papel que desempeñó a la perfección durante el cuarto de hora inicial. Y el gol que marcó en la primera jornada demuestra que no se le ha olvidado definir ante la meta rival cuando tiene oportunidad.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902