Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A por ellos

Los pájaros disparan a las escopetas

Por Mikel Recalde - Sábado, 18 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Mikel Recalde.

Mikel Recalde.

Galería Noticia

Mikel Recalde.

el verano transcurría por los cauces normales. Es decir, con sus aconteceres habituales como el intento anual del vecino por hacerse con alguna de nuestras estrellas, el repetido y enervante bajo rendimiento de la Real en los amistosos, y sus lentos y desesperantes movimientos en el mercado. Hasta que llegó la noticia del jueves. El Madrid denuncia al Inter por contactar con Modric a sus espaldas cuando tiene contrato en vigor. Sí, Florentino Pérez, el presidente cuyo modus operandi toda la vida ha sido convencer a su objetivo para que se declare en rebeldía y abra la puerta a su salida antes de que entre él con sus millones para finiquitar la operación y llevarse a la presa. ¿Cuántas veces lo habrá hecho? Ahora se pone digno y osa denunciar al Inter, molesto porque el croata, con toda su cara, ha regresado hinchado del Mundial, se ha plantado en el despacho de ACS y le ha pedido en base a la buena relación que mantienen (o mantenían) que le deje irse libre al Inter, donde le aguardaba el contrato de su vida.

Pero vamos a ver, porque esto ya no hay quien lo entienda. En sentido figurado, es parecido a si el Athletic denunciase a la Real porque Oyarzabal no ha aceptado su millonaria propuesta, algo que ya han hecho personajes públicos del entorno rojiblanco, despechados y frustrados porque otra perla de Zubieta les da calabazas. Me preguntaba hace unos días un reputado periodista de Madrid, con sentimiento athleticzale, vía Twitter: “Los aficionados de la Real se tienen que plantear por qué son sus jugadores los que fichan por el Athletic y no al revés”. Se lo vamos a explicar. Única y exclusivamente por dinero. Ninguno se ha ido en los últimos años pensando que va a mejorar en lo deportivo. Iñigo se atrevió a decirlo sin demasiada convicción y meses después comprobó que había finalizado como último equipo vasco de Primera. La pregunta que lanzamos desde el otro lado de la A-8 los giputxis y ñoñostiarras, términos que como el ocurrente e ingenioso Cebras (porque los persiguen los leones), no se dan cuenta de que no nos ofenden ni lo más mínimo, es: ¿por qué sus mejores futbolistas no se lo piensan dos veces cuando les llega una oferta mejor? O, ¿por qué cada vez son más los realistas que les dicen que no? Permítanme añadir, ¿por qué Merino, su gran objetivo de los mercados anteriores, ha optado por recalar en Donostia en lugar de San Mamés? ¿Pur qué?

Vamos a situarnos, ya que esto sí que es importante. Modric, el mejor jugador del pasado Mundial, cobra siete millones de euros en el Madrid. La oferta “no concreta” del Athletic a Oyarzabal era creciente y partía de una cantidad que rondaba los cinco millones. Eso para que se hagan una idea los apasionados aficionados y periodistas vecinos, que todavía tratan de mantener el espíritu romántico heredado de su peculiar y complicada filosofía y de su esplendor en la hierba que quedó muchos años atrás.

Allá cada cual con lo que se crea o quiera creer. No ha sido difícil leer entre líneas al propio Mikel, cuya educación y respeto máximo por todas las partes ha vuelto a quedar fuera de discusión. Lo peor de todo es que cada vez que tratan de embestir nos generan un estado de psicosis y nos hacen dudar de los nuestros. Normal si lo analizamos en la misma clave con la que lo ve Yuri, el mismo que dijo un año antes que nunca volvería para jugar en el Athletic, en una entrevista en la Ser: “Somos productos, hay que dejar los sentimientos aparte”. Me extraña, no sé cómo se tomarán en su propio club este mensaje, con el sentido de pertenencia que dicen tener y que defienden ser tan superior al del resto.

Lo que no me parece de recibo es que la Real se calle y no diga nada. Que sus dirigentes en privado te hablen sin tapujos de la oferta del Athletic y que sean otros los que se partan la cara por ellos. Aperribay suele declarar que le da pereza romper relaciones, porque luego nos pasaríamos todo el día con “posibles acercamientos” y luego tendrían que hacer las paces. Lo reconozco, soy de los que tuve mucho miedo de que se fuera, por lo cual no tendría problemas en escribir cien veces en una pizarra “nunca dudaré de Oyarzabal”, pero el daño que podía haber hecho su marcha hubiese sido simplemente irremediable. No ya solo por dinamitar el proyecto, sino por reventar nuestro amor por este deporte que algunos se empeñan en destrozar. La Real tiene que defenderse y en este caso está obligada a hacerlo con contundencia y a través de un potente altavoz. Aceptamos las reglas del juego, por mucho que nos perjudiquen, pero meses después de que Iñigo hiciera las maletas y, por primera vez, fuera de Euskadi comenzasen a darse cuenta de la dictadura que trata de imponer el que solo atesora más músculo, es el momento de confirmar nuestras denuncias. Las mentiras y gordas ya no hay quién las defienda y, en nuestro caso, las soporte. Empieza la Liga y el producto Oyarzabal, tras lanzar un intachable discurso que se ha convertido en la mejor campaña de marketing para el club, está dispuesto a partirse el pecho por los colores que lleva en su corazón. Pero una vez más, no nos engañan, sabemos que van a volver en el próximo mercado…


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902